Salario y Bienestar – Un Artículo viejo creyendo en Socialismo sin Dictadura en #Cuba

Destacado

Formación del salario según los Clásicos: Una parte para resolver la reposición de las energías gastadas en la jornada laboral, mediante el acceso a los alimentos necesarios de la Canasta Básica y otra parte dedicada a resolver otras necesidades materiales del ser humano, entre ellas las espirituales. Como se muestra en las anteriores tablas, no queda margen disponible para garantizar la segunda parte de la conformación del salario, ya que prácticamente no alcanza para cubrir las necesidades de la Canasta Básica, ya sea en una u otra moneda o combinación de ambas. ¿Cómo pensar en ropa y calzado, vivienda y equipamiento, esparcimiento y recreación? Existe una realidad y es que los servicios de salud y educación se ofertan de forma gratuita a toda la población, pero si no fuera así ¿quién podría pagarlos con los salarios actuales?, la explosión social sería inminente. ¿Por qué el movimiento Obrero Internacional no se vuelca de forma explosiva contra el Capital que tanto lo explota?. Porque el capitalismo, muy inteligente y cuidadoso, ha sabido manejar con astucia la conformación del salario dentro de esa sociedad de trabajadores explotados. ¿Po

Origen: Salario y Bienestar – Mundo Cultural Hispano

Nota Inicial:

El engaño marxista después de la revolución proletaria: no existe Socialismo desarrollado ni democrático, y menos aún, existirá el Comunismo. Solo mediante una Dictadura Totalitaria, pueden los  nuevos dirigentes burgueses y populistas, mantener sometidos a los pueblos engañados y controlados como reos en sus celdas. Es el fin de las libertades ciudadanas y del libre mercado, por tanto, una profundización de la pobreza social. “El Socialismo quiere tanto a los pobres, que los multiplica”.

…. (artículo)

Formación del salario según los Clásicos:

Una parte para resolver la reposición de las energías gastadas en la jornada laboral, mediante el acceso a los alimentos necesarios de la Canasta Básica y otra parte dedicada a resolver otras necesidades materiales del ser humano, entre ellas las espirituales.

Como se muestra en las anteriores tablas, no queda margen disponible para garantizar la segunda parte de la conformación del salario, ya que prácticamente no alcanza para cubrir las necesidades de la Canasta Básica – en Cuba no se detalla, por el Gobierno, la misma- , ya sea en una u otra moneda o combinación de ambas.


¿Cómo pensar en ropa y calzado, vivienda y equipamiento,
esparcimiento y recreación?

Existe una realidad y es que los servicios de salud y educación se ofertan de forma gratuita a toda la población, pero si no fuera así ¿quién podría pagarlos con los salarios actuales?, la explosión social sería inminente.


¿Por qué el movimiento Obrero Internacional no se vuelca de
forma explosiva contra el Capital que tanto lo explota?.

Porque el capitalismo, muy inteligente y cuidadoso, ha sabido manejar con astucia la conformación del salario dentro de esa sociedad de trabajadores explotados.


¿Por qué nuestra estructura salarial tiene que estar más deteriorada que en una sociedad capitalista, si somos una sociedad humanamente superior?
.

Porque el humanismo social que nos caracteriza implica la no aplicación cabal del Principio Socialista de Distribución “De cada cual según su capacidad a cada cual según su trabajo”, porque en nuestro caso, el trabajo no determina ni garantiza el acceso diferenciado a una mayor cantidad de recursos o bienes dentro de la sociedad, al incumplirse el principio de la conformación del salario, de lo que se deduce que el salario no se constituye en un motor impulsor del desarrollo económico actual, sino un medio de subsistencia como en los albores del capital.

O sea, el salario es el instrumento regulador que decide el nivel de vida de la inmensa mayoría de la sociedad, y al constituirse en ley, el Estado decide hasta donde pueden llegar tus beneficios dentro de la sociedad, cuanto puedes consumir y cuanto puedes disfrutar. Lo que implica que los ciudadanos busquen vías alternativas, fuera de lo considerado legal, que permitan compensar el déficit salarial existente respecto a los precios actuales en el mercado y el estrecho marco destinado al Fondo de Consumo Social dentro del Plus-producto a nivel de la Renta Nacional.

Un grupo de estas vías, a las que pudiéramos llamar Legales son: las Remesas desde el extranjero, los trabajos por cuenta propia genuinos (limpiabotas, albañilería, plomería, costureras, taxistas, etc.), los trabajos en firmas extranjeras, las salidas al exterior en cumplimiento de cualquier tipo de misión.

Dentro de las Ilegales están: El tráfico, desvío y comercialización de recursos provenientes de entidades estatales, la prestación de servicios a la población por cuentapropistas con materias primas y recursos provenientes de dichas entidades estatales, las ventas ilícitas, la comercialización de estupefacientes, entre otras.

Como se puede observar, siempre está el problema Causa-Efecto, por lo que pensamos que muchos de los problemas que presentamos hoy pudieran resolverse si se corrige la Causa, lo cual traería efectos positivos dentro de la sociedad trabajadora, logrando que las diferencias existentes, sean más bien por la correcta aplicación del Principio de Distribución Socialista. Volverían a surgir nuevas causas y nuevos efectos como fruto del propio desarrollo dialéctico de la sociedad, los cuales deben irse aquilatando en su justa medida. Nos corresponde demostrar, que el Socialismo es el sistema político-social superior, al cual puede aspirar la parte mayoritaria y trabajadora de la sociedad actual que vive en los llamados países en desarrollo y capitalistas, que no está reñido con el justo consumo material y espiritual, y que no es sinónimo de penurias y escasez.

No dejemos que se pierda la alegría, la sonrisa y la hospitalidad. Trabajemos en este sentido para que deje de ser un problema: una reunión familiar un fin de semana en casa de los “viejos”, una visita de un familiar lejano, la celebración de un onomástico, un domingo de camping, la visita a un restaurante o a un centro nocturno en la ciudad, la compra periódica de ropas y calzados, la reparación y/o construcción de una vivienda; su equipamiento y confort, el poder: contar con un automóvil familiar. Todo ello conforma la Calidad de Vida del pueblo.

Nota Final: El Totalitarismo (única forma superior después de la revolución proletaria) que se ha implantado matando y ensombreciendo las formas socialistas de organización social, tanto en Cuba como en Venezuela, han demostrado que en la práctica es imposible la aplicación cabal, consciente y voluntaria de Socialismo como forma de Gobierno, criticada por José Martí desde el Siglo XIX cuando escuchó sobre las teorías de Marx. Los Funcionarios se convierten en lo que él planteaba, en una nueva clase burguesa sobre los hombros de  los trabajadores, los cuales son engañados con un discurso populista, pero con escenas de miseria, hambre y pobreza muy superiores a las que se pretendían resolver.

¿Se acerca el “día cero” de la economía cubana? | Juan Triana

https://oncubanews.com/canaldigital/video/se-acerca-el-dia-cero-de-la-economia-cubana/

Un tema recurrente por estos días para la sociedad cubana es la llegada del famoso «día cero», el día en que se elimine una de las dos monedas cubanas que circulan actualmente. Desde el año 2011, cuando se aprobaron los Lineamientos de la Política Económica y Social del Partido y la Revolución, en el IV Congreso del Partido Comunista de Cuba, este era uno de los objetivos a alcanzar para la economía cubana. En el documento aprobado se establecía como necesario «Fortalecer los niveles de coordinación de las políticas macroeconómicas y concluir los estudios para la eliminación de la dualidad monetaria y el perfeccionamiento de la política cambiaria». Esta necesidad ha sido refrendada en cada uno de los planes y las estrategias aprobadas posteriormente. Aunque otras veces ha parecido inminente la llegada del «día cero», ahora muchos economistas, estudiosos del tema, coinciden en que todo parece indicar que el CUC (peso cubano convertible) tiene los días contados. Sobre este tema converso con Juan Triana, Doctor en Ciencias Económicas, especialista en temas de la economía cubana, columnista de OnCuba.

¿Crees que al fin le ha llegado la hora a la unificación monetaria?

Sí, sin dudas, si interpretamos lo reiterado del tema en los medios oficiales. Por eso de que “cuando el río suena es porque algo trae”, pues pareciera que sí. Cierto que no es la primera vez que el río suena; sin embargo, esta vez, al menos yo, percibo una insistencia mayor en la prensa.

Quisiera comenzar diciendo que, sobre los problemas monetarios y cambiarios, hay muchísimos trabajos escritos desde la academia, que se remontan casi al mismo inicio de la dualidad cambiaria y monetaria, incluso con ciertas discrepancias entre ellos respecto a temas específicos de este asunto. Pero lo cierto es que hay un grupo de trabajos que destacan, entre ellos un libro1 y varias tesis de doctorado. También destacan varios autores por su seriedad y por la profundidad con que han tratado el tema, casi todos profesores actuales o exprofesores de la Facultad de Economía de la Universidad de la Habana: Vilma Hidalgo, Yaima Doimeadiós, Pavel Vidal Alejandro, Carlos Pérez-Souto, Carlos Lage Codorniú y Eduardo Hernández. Quiero significar con ello que la academia nunca estuvo ajena a este gran problema de la economía cubana, y casi desde el inicio sistematizó sus características y propuso en más de una ocasión soluciones. Ya en años más recientes, otros académicos han tratado el tema y han publicado trabajos de valía sobre él. Dentro de ellos deseo destacar artículos de Pedro Monreal y nuevamente Pavel Vidal, Omar Everleny Pérez, Julio Carranza, Mauricio de Miranda y Ricardo Torres. Hay otros economistas cubanos no tan relacionados con la academia que también, a través de las redes, han intercambiado y propuesto sobre este tema. Ahí puedo listar a Joaquín Benavides, Humberto Pérez y Fidel Vascós, por ejemplo, pero la lista es mucho más larga.

La dualidad cambiaria y monetaria fue una de las alternativas —en este caso, la que se tomó— a inicios de los noventa, para intentar generar una dinámica en ciertos sectores que ayudara a la economía cubana a salir de la crisis. Sin dudas, había otras opciones, incluida una devaluación drástica del peso cubano frente al dólar. Hay que entender que en el inicio significó permitir la circulación del dólar en un segmento del mercado de la población y mantener el peso cubano en otro.

Luego apareció el CUC a una tasa de uno a uno con el dólar y con una regla de utilización que no permitía más CUC en la circulación que dólares de respaldo. Y creo que es justo decir que durante un tiempo funcionó.

El dinero, dice un historiador de temas monetarios, es confianza inscrita en un papel. Mientras la regla de no emitir más CUC que dólares de respaldo se cumplió, “los mercados” (esto es, tanto la población como las empresas extranjeras y las nacionales) lo reconocieron tan bueno como el dólar. Luego entre el 2003 y el 2004 se tomaron otras decisiones que atentaron contra esa confianza: la desdolarización parcial y la utilización del CUC en todos los segmentos de mercado, el crecimiento de las operaciones en CUC sin respaldo en dólares y la consiguiente pérdida de confianza en dicha moneda, las reiteradas crisis de pago a suministradores y el surgimiento del famoso CL (certificado de liquidez), que garantizaba que las operaciones tenían respaldo en dólares u otra divisa. Luego también el CL perdió la confianza de “los mercados”. Sin embargo, “gracias” a la segmentación existente, en el mercado de la población se mantuvo relativamente sólido hasta hace unos meses.

Las malas políticas económicas, dijo alguien una vez, generalmente han sido buenas políticas que han durado mucho y, por lo tanto, se han quedado fuera del contexto y lejos de las nuevas realidades. Por eso pienso que aun con todos los riesgos que significa esta vez, es la hora y no debiera seguir posponiéndose.

Bienvenido Sr. Día Cero. ¿Vendrán milagros con la unificación monetaria en Cuba?

¿Pudo hacerse antes? ¿Qué crees que ha atrasado tanto esta medida?

Sin dudas. Pienso que en sus inicios fue un recurso de corto plazo entendido como el de menor costo. Luego se prolongó en el tiempo. Nunca ha existido una explicación oficial. Desde mi percepción, ocurrió lo que muchas veces ocurre; la medida dio resultado, la economía empezó a crecer, aunque a tasas modestas. Luego aparecieron apoyos internacionales (Venezuela de un lado y el incremento de las remesas de otro), que permitieron solventar desequilibrios y facilitaron la obtención de ingresos externos.

Ningún momento es verdaderamente oportuno. Cuando en una economía se hace necesaria una reforma monetaria y cambiaria, es exactamente porque está muy lejos de estar bien. Claro que, de existir un grupo de condiciones favorables, los costos de esta medida y de las que la deben acompañar serían menores y pueden ser mejor amortiguados o compensados. Las condiciones ideales serían tener una economía con un sector productivo fuerte y con alta complementariedad, un balance positivo en el comercio de bienes, en la cuenta corriente, la balanza de pagos, una posición en términos de deuda manejable, holgura fiscal suficiente, acceso a fuentes de financiamiento, un prestamista de última instancia y un buen “ambiente de negocios” que haga atractivo el país. Pero en cierto sentido es algo contradictorio, pues si esas fueran las condiciones, entonces lo más probable es que no hiciera falta una reforma cambiaria y monetaria (no digo una devaluación).

Cuba está exactamente en el lado opuesto de esa situación. El entorno internacional no ayuda en lo absoluto: el arreciamiento del bloqueo, una economía mundial en recesión y una pandemia global, con inmensos costos en vidas y en la economía mundial. A ello habría que agregar las dificultades internas. No insistiré en ellas, solo subrayaré que nuestro sistema productivo hoy no está en capacidad de dar una respuesta de corto plazo (hablo de seis meses vista) a los requerimientos que generará la reforma. Ojalá me equivoque.

En estas cosas pasa a veces como en nuestra casa: sabes que debes cambiar algo, pero ese algo no está tan mal y entonces evalúas el costo de oportunidad de no cambiarlo frente al costo de cambiarlo. Acometer un proceso tan complejo es, sin dudas, un gran reto. Las incertidumbres en sus resultados generalmente constituyen la traba mayor para no acometerlo.

Luego debes enfrentar los costos de no hacerlo. Eso es, en parte, lo que estamos enfrentando hoy.

¿Cómo crees que se hará? ¿Cómo crees que debiera hacerse?

Nunca es bueno especular con estas cosas. La información oficial al respecto ha sido bien escueta, como es de esperar, cuando de una reforma cambiaria se trata, aunque en las redes aparecen informaciones no oficiales y hasta listado de precios y posibles escalas salariales.

Las autoridades cubanas han afirmado la existencia de un grupo de personas que por varios años se han dedicado a evaluar cómo llevarla a cabo.

No me gusta hablar de unificación monetaria porque ahora mismo se ha abierto un circuito en dólares que a todas luces permanecerá por un tiempo largo en nuestro país. Cuando ocurra la eliminación del CUC, tendremos dos monedas: el CUP y el dólar estadounidense en un segmento no pequeño del mercado. Por eso prefiero hablar de reforma cambiaria y monetaria.

Espero que sea lo suficientemente profunda para que permita el ajuste necesario. Hoy las condiciones han cambiado drásticamente con respecto a un año atrás, incluso el CUC ha perdido valor frente al dólar. Creo que habrá que tener estas nuevas realidades en cuenta.

Por lo general, se ha preferido preparar a la población para los cambios antes de realizarlos.

¿Cuáles son las consecuencias de esta medida?

Son múltiples las razones sobre la necesidad y también la importancia de acometer la unificación cambiaria y monetaria. Nuestra prensa, en las últimas semanas, ha hecho énfasis en muchas de ellas. Enumero algunas:

  • Hará más transparente el desempeño de nuestras empresas, en términos de costos y utilidades.
  • Ayudará a mejorar la eficiencia y la productividad de la economía.
  • Mejorará los incentivos de las empresas que exportan y permitirá incrementar las exportaciones.
  • Desincentivará las importaciones.
  • Hará también más transparente las relaciones entre los diferentes actores económicos.

Sin embargo, quiero anticipar que todos los anteriores y otros efectos positivos que pudieran esperarse, se lograrán si y solo si, esa reforma cambiaria y monetaria alcanza la profundidad que la economía requiere, en términos de devaluación de la tasa oficial de cambio, que genere los ajustes microeconómicos y de asignación eficiente de recursos que debe implicar, con los costos que ello conlleva. Esos costos no son solo económicos y, aun cuando exista un plan para amortiguarlos, no podrán ser suprimidos. Hablo de un necesario redimensionamiento empresarial, ajuste en el empleo, incremento de costos y amenaza de procesos inflacionarios, si no existiera una respuesta desde la oferta al incremento de los salarios. Sus efectos positivos perdurarán si y solo si se adopta un régimen cambiario que permita conectar nuestra economía con la economía internacional, en tiempo real, para así evitar que se generen nuevas distorsiones y controles de cambio que transmitan certidumbre a los tenedores de saldos en CUP y otras divisas. En cualquier país es difícil lograrlo, aún más en Cuba, por todas las circunstancias que he mencionado antes. No es automático tampoco que se puedan lograr incrementos en las exportaciones, en la productividad del trabajo o en la eficiencia.

Eliminar la distorsión cambiaria y monetaria es necesario, pero para nada suficiente. La exportación, la productividad y la eficiencia dependen también de otros factores estructurales e institucionales que, si continúan sin resolverse, no permitirán aprovechar plenamente la reforma cambiaria y monetaria.

Desde mi perspectiva, es contraproducente que se generen expectativas en la población. Expectativas que parten de razonamientos simplificadores sobre un proceso tan complejo, cuyas consecuencias no es posible anticiparlas en un 100 %, y no por falta de conocimiento, por superficialidad o por débil preparación o mala aplicación de las medidas, sino simplemente porque en economía generalmente la suma de 1+1 nunca es igual a 2. Esto ocurre no solo en Cuba, quiero dejarlo claro.

¿Por qué es imprescindible para la economía cubana eliminar la dualidad monetaria?

Hay una respuesta muy corta. Si miramos lo que está ocurriendo hoy en nuestra economía, si miramos nuestras cuentas externas, si miramos cuántas veces han fracasado las políticas de sustitución de importaciones, o la gran debilidad de nuestro sector externo, pues tenemos una respuesta.

Pero lo cierto es que seguir prolongando en el tiempo la dualidad cambiaria y monetaria multiplicará los padecimientos de nuestra economía hoy y hará aún mayores las distorsiones que entorpecen los esfuerzos por crecer y desarrollarnos.

El reto es tremendo, porque son las condiciones internas y externas más duras para hacerlo.

¿Quiénes pudieran ser perjudicados? ¿Esta medida abrirá más brechas de desigualdad? ¿Qué otras medidas deben acompañar a esta, para evitarlo?

Como dije anteriormente, las consecuencias serán múltiples, algunas previsibles y otras no tanto. Tampoco se circunscriben al ámbito monetario. Serán mejores o peores en dependencia de la preparación para ellas (llevamos en esta última etapa más de cuatro años de preparación), de la coherencia interna de la reforma, de la consistencia y de la capacidad de manejo del gobierno, especialmente para corregir posibles fallas en su aplicación.

Algunas serán el producto directo de la unificación cambiaria y de la consecuente devaluación de la tasa oficial de cambio que debe producirse. Ello generará obligatoriamente ajuste de costos, precios y salarios, casi de forma automática, pues la tasa de cambio es uno de los precios relativos más importantes de cualquier economía. Debería generar también suficientes incentivos positivos para que empresas y personas estén más estimuladas a trabajar más y mejor. A la vez, suficientes incentivos negativos para desestimular el “desempleo voluntario” (para decirlo en términos neoclásicos) que es muy común en Cuba.

La desigualdad en Cuba trasciende el tema cambiario y monetario, aunque se alimenta de él.

Sin dudas, el programa de unificación deberá incluir aquellos instrumentos que permitirían proteger de los efectos negativos a la población pobre y en situación más crítica. En la historia de estos sesenta años, la protección de las familias y las personas más débiles nunca ha sido un tema olvidado o subvalorado, todo lo contrario. Yo espero que esta vez ocurra lo mismo.

Obviamente, las personas que tienen mejores ingresos, acceso a divisas, etc., deben ser las menos perjudicadas, mientras en el otro extremo están aquellas familias de bajos ingresos y sin acceso a remesas u otras fuentes de recursos.

Hay todo un segmento de empresas cubanas estatales que se verá en una situación bien difícil, especialmente aquellas que en su estructura de costos tienen un por ciento alto de importaciones y carecen de (o tienen escasos) ingresos por exportaciones. Esas empresas deberán redimensionarse, reinventarse.

Preferiría que se hubieran operado otros cambios, antes de acometer la reforma cambiaria, pues podrían ayudar a amplificar sus efectos positivos y reducir los negativos. Entre ellos: la publicación de la ya famosa y condenada a muerte lista negativa de empleo por cuenta propia, la legalización de las micro, pequeñas y medianas empresas, un reclamo del propio general Raúl Castro desde finales de la década pasada, mayores facilidades al capital extranjero y, lógicamente, en el plano de la economía real, una profunda reforma del sistema agropecuario cubano. Lamentablemente, estas otras reformas no han ocurrido y, dado el énfasis que la prensa oficial ha puesto en la divulgación de la unificación cambiaria y monetaria, parece que no llegarán antes.

***

Nota:

1 «Políticas macroeconómicas en economías parcialmente dolarizadas», 2011. Vilma Hidalgo y Yaima Doimeadiós

El nuevo papel del CUP en las Finanzas Internas de #Cuba después de la “muerte” del CUC

El nuevo papel del CUP en las Finanzas Internas de #Cuba después de la "muerte" del CUC

¿Cuál debe ser la Tasa de Cambio del CUP frente al dólar una vez eliminado el CUC?

¿Buscará el Gobierno un incremento del Salario Real* de los cubanos?

¿Se mantendrán los Precios Inflacionados en CUP existente hoy?

Aprovechará el Gobierno para realmente sanear las Finanzas Internas en el país, valorizando el CUP a nivel del dólar, o será un rejuego para seguir con un CUP desvalorizado frente a las divisas externas?

Pienso que es una excelente oportunidad para incrementar el Salario Real de los trabajadores, estimular el trabajo y la productividad, si a cada CUP se le establece un valor cercano al dólar, como siempre existió en Cuba.

Las ofertas especiales en MLC pueden continuar como fuente de ingresos de divisas frescas, pero el resto de los precios deben ser ajustados al valor del dólar.

La Tasa de cambio del CUP debe ser la misma que hoy se le aplica al CUC 1×1 +-. De lo contrario el efecto de eliminar el CUC sería solo un problema técnico contable y no una solución para sanear las Finanzas Internas en el país. El objetivo final debe ser un incremento del Salario Real que sirva de estímulo al trabajo y al desarrollo de las Fuerzas Productivas.

Siempre el CUP en Cuba, tuvo un valor Nominal equitativo al dólar norteamericano, y en ocasiones fue superior.

El camino de la Inflación, solo conducirá a la pobreza, los negocios ilegales, y el desestímulo al trabajo. El Gobierno tiene una Alta responsabilidad por el futuro y el Progreso de las Fuerzas Productivas en la Nación.

Debemos esperar cuáles serán las decisiones. Aquí solamente vierto mis criterios y alertas, como economista.

*Salario Real: es la capacidad de compra (bienes y servicios) después de cobrar el salario por el trabajo realizado. Un incremento del salario, sin que se incremente su capacidad de compra, es puramente inflación. Un ejemplo claro ha sido lo ocurrido en Venezuela bajo el Gobierno de N. Maduro. Evitemos esa desgracia al país.

A. Boente

Hacer de tripas corazón | ADN Cuba

https://adncuba.com/opinion/hacer-de-tripas-corazon

Cuando la zafra de los diez millones, se llevó a cabo toda una campaña nacional para convencer al pueblo que era posible, difícil sí, pero posible. Se invirtió tiempo y dinero en que la mentira fuera creíble, en que los participantes se sintieran héroes, necesarios, imprescindibles para lograr aquella gesta que parecía imposible, que era imposible, que no fue posible.

Hubo tristeza, lloros y mea culpas cuando lo vaticinado se hizo presente. Los diez millones no van, no irían, no fueron nunca. De aquella locura solo quedaron como saldo positivo “Los Van Van”, que, si bien nunca cobraron diez millones, sustituyeron bastante bien el “azúcar” que se perdió con Celia Cruz. Pero a medida que ha ido pasando el tiempo y las soluciones se han hecho más desesperadas, la puesta en escena también se ha vuelto chapucera. Se ha perdido el histrionismo, la épica, el heroísmo.

Se ha pasado del “Tengo la seguridad de que en el curso de breves años elevaremos el estándar de vida del cubano por encima del de Estados Unidos y el de Rusia”, de Fidel, al "Hay que borrarse de la mente eso de los siete años, llevamos 50 años diciendo que hasta los siete años. Hay que producir leche para que se la tome todo el que quiera tomarse un vaso de leche y hay tierra para producirlo", de Raúl, al “se ha logrado recuperar, por ejemplo, dos millones de metros de tripas de res y del cerdo”, lo que equivale a 2 000 kilómetros de intestinos para alimentar al pueblo. Y el cubano no reacciona.

Nadie se pregunta dónde está la carne que envuelve a esas tripas. A nadie le interesa saber que para que se recuperen dos millones de tripas de cerdo y res deben haber muerto un número bastante alto de dichos animalitos y que esos animalitos tienen por costumbre envolver sus tripas con una cantidad de músculos, tendones y huesos que suelen ser más nutritivos y sabrosos al paladar que los intestinos, que básicamente lo único que contienen es mierda

Motembo, el pequeño pueblo de Villa Clara que puede convertir a #Cuba en la Dubai del Caribe

https://www.cubacute.com/2020/09/14/motembo-el-pequeno-pueblo-de-villa-clara-que-puede-convertir-a-cuba-en-la-dubai-del-caribe/

Motembo, el pequeño pueblo de Villa Clara que puede convertir a Cuba en la Dubai del Caribe

Compartir

Motembo es un minúsculo pueblo en el municipio de Corralillo, Villa Clara, en el centro de Cuba. Desde hace muchísimos años se sabe que allí existen yacimientos de petróleo y sus vecinos se aprovechan del gas acompañante para cocinar introduciendo tubos metálicos en el suelo de los patios y llevándolo hasta sus casas… Saben que viven sobre una mina de oro. ¿Será Cuba la Isla la Dubai del Caribe?

Algunos – entre los que se cuentan varias empresas extranjeras – afirman que Cuba, como Motembo, también se encuentra sobre un mar de petróleo; pero que todavía no ha encontrado dónde encajar el tubo.

Sin embargo, el día que lo haga se convertirá en la Dubai del Caribe.

La compañía australiana MEO que explota como concesionaria el Bloque de Prospección número 9, una zona de casi 3.000 kilómetros cuadrados que se extiende por varios municipios de las provincias centrales de Matanzas y Villa Clara, cree que el acceso a ese mar de petróleo podría encontrarse precisamente en Motembo, a la vista de todos.

De ser así sería como no haber visto el elefante en el cuarto porque en el central asentamiento se explota comercialmente el petróleo desde 1880.

Ese año un empresario francés de nombre Elías Maigrot abrió pozos artesanales para extraer una nafta de tan buena calidad que en 1900 ganó la medalla de oro en la Exposición Universal de París.

Durante el siglo XX el yacimiento estuvo en producción a veces sí, a veces no, por norteamericanos, soviéticos y canadiense; pero todos llegaron a una misma conclusión: Existían buenas posibilidades de contar con un gran yacimiento, pero no existía seguridad alguna de que así fuera. MEO Australia, por su parte asegura haber ido más allá y estar caaasi segura.

Aún así los directivos de la compañía no tañen campanas, porque en la industria del petróleo suele traer mala suerte y la prensa cubana y el Gobierno de Cuba prefieren mantener un perfil bajo al respecto después de tantas decepciones precedentes.

Sin embargo, de confirmarse que Cuba yace sobre un mar de petróleo las perspectivas económicas del país cambiarían de la noche al día.

Más cuando en alimentos y combustible la Isla gasta las tres cuartas partes de sus escasos fondos. Si sólo se cumpliera una pequeña parte de lo que afirma SEO sería un avance descomunal: Se crearían miles de empleos e infraestructura, se invertiría la balanza comercial y se podría invertir en la actividad económica y social.

Uno de los residentes en Motembo, Raúl Ochoa, lo tiene claro: su pueblo es la puerta por la que de la tierra brotará el maná que cambiará el destino del país: “No puede ser que en todo el Golfo de México el único país sin una reserva grande de petróleo sea Cuba”, dice mientras sueña en que la Isla se convierta en la Dubai del Caribe.

¿Quiere vivir en Canadá? El país abre convocatorias laborales | El Comercio

https://www.elcomercio.com/actualidad/convocatoria-laboral-canada-residencia.html las autoridades del país canadiense proyectan la admisión de hasta un millón extranjeros entre el 2019 y 2021. Y no solo incluye al trabajador, sino que podrá viajar con su familia, pues el beneficio se extiende a todos los miembros del hogar. Si usted desea acceder a este iniciativa de reclutamiento internacional, debe hacerlo en la plataforma digital Mon compte Québec en tête. Allí podrá informarse sobre los empleos que se ofertan. Entre los más comunes, por ejemplo, se encuentran labores de arquitectura, administración de empresas, análisis financiero y desarrollo digital. El requisito para llenar el formulario es realizarlo en francés, pues es un idioma común en la nación.

Este contenido ha sido publicado originalmente por Diario EL COMERCIO en la siguiente dirección:https://www.elcomercio.com/actualidad/convocatoria-laboral-canada-residencia.html. Si está pensando en hacer uso del mismo, por favor, cite la fuente y haga un enlace hacia la nota original de donde usted ha tomado este contenido. ElComercio.com

AIS Remesas Cuba informa sobre envío de remesas a cuentas de Banco Metropolitano y BPA

https://www.directoriocubano.info/panorama/ais-remesas-cuba-informa-sobre-envio-de-remesas-a-cuentas-de-banco-metropolitano-y-bpa/

Y es que AIS Remesas Cuba, a pesar del complejo proceso de registro ofrece varias posibilidades que son atractivas para clientes y beneficiarios:

  • Puede usarse desde cualquier parte del mundo
  • Permite las recargas de tarjetas AIS (CUC, USD y No Cash) y la solicitud de las mismas (cuando se vuelva a habilitar la opción)
  • ¡AHORA! Permite la recarga de cuentas bancarias en CUC, CUP o USD de clientes de Banco Metropolitano y BPA.

No conformes con el anuncio, algunos usuarios consultaron a AIS remesas la posibilidad de recarga desde los Estados Unidos

Poseo una tarjeta de MLC de Banco Metropolitano, ¿se puede enviar desde USA a este tipo de tarjeta? Gracias de antemano por la respuesta.”

Las respuestas de la remesadora: Sí, este servicio ya está habilitado.

Sobre si la agencia tiene pensado incorporar el envío de dinero a cuentas de Bandec, respondieron: “tenemos identificado este objetivo, aunque cumplirlo no depende exclusivamente de nosotros. Trabajamos para ofrecer a nuestros clientes todas las facilidades posibles. En cuanto tengamos alguna novedad lo comunicaremos.”

Con respecto al tiempo de entrega en las cuentas, explicaron que Fincimex deposita en el banco correspondiente en un periodo de 24 horas, luego la demora depende del tiempo en que el banco acredite y cargue la tarjeta.

Otra duda común de los usuarios, es que, al usar la calculadora para realizar el envío de remesas en USD, aparece como si el beneficiario en Cuba recibiese en CUC y no en USD. AIS Remesas ha aclarado: “el CUC aparece aquí como una referencia. El dinero se deposita en la moneda de la cuenta en el banco (MLC, CUC o CUP) según la tasa de cambio vigente.

De momento, https://www.aisremesascuba.com/ y https://www.tropipay.com/ parecen ser las opciones que pueden usarse desde los Estados Unidos para enviar remesas a Cuba, aunque este último sitio afirma que también admite recargas a cuentas de Bandec.

Ingreso Mínimo Vital: cómo consultar el estado de la solicitud

https://www.noticiastrabajo.es/ingreso-minimo-vital-consultar-estado-solicitud/amp/#referrer=https%3A%2F%2Fwww.google.com&amp_tf=De%20%251%24s

Cómo ver el estado de la solicitud del Ingreso Mínimo Vital

Para aquellos que no cobraron la ayuda de oficio y ante la llegada del fin de plazo que establece la Ley, surge la duda. ¿Cómo ver el estado de la solicitud del Ingreso Mínimo Vital?

Si pediste la ayuda en el primer plazo de solicitud, los tres primeros meses terminan el día 15 de septiembre. Son los que establece la Ley para considerar que la ayuda está denegada por silencio administrativo.

Advertisement

Te explicamos cómo mirar el estado de la solicitud del Ingreso Mínimo Vital para que puedas hacerte una idea de cuándo cobrar el IMV.

Primero tienes que entrar a la Sede Electrónica de la Seguridad Social. Recuerda que, si tienes alguna duda, siempre puedes activar a ISSA, el asistente virtual.

Una vez dentro, dependiendo de la ruta que elegiste para enviar la solicitud del Ingreso Mínimo Vital, debes acceder con certificado digital o sin él.

Consultar el estado de la solicitud de Ingreso Mínimo Vital con certificado digital

La primera opción que presentamos es para aquellas familias con medios digitales que enviaron la solicitud para cobrar el Ingreso Mínimo Vital usando el certificado digital. Lo primero que tienes que hacer es abrir la pestaña ‘Mis expedientes administrativos’.

Luego, el sistema te pedirá que actives el certificado electrónico. En caso de que no lo tengas, te contamos cómo conseguir el certificado digital. Es sencillo y vas a conseguir mucha más agilidad a la hora de tramitar documentación tanto en la Sede Electrónica de la Seguridad Social como en la Sede Electrónica SEPE.

También puede ser que la solicitud la realizase otra persona en tu representación. Usando su certificado electrónico. La Sede Electrónica de la Seguridad Social contempla esta opción. En ‘Acceso directo a trámites’ pulsa ‘certificado electrónico’ y aparecerá un listado con todas las solicitudes activas para ese usuario.

No tengo certificado digital, ¿puedo ver el estado de mi solicitud IMV?

Sí. Previendo que muchas de las familias demandantes, al igual que cualquier usuario del sistema de prestaciones de la Seguridad Social, no tenían que tener obligación de acceso a internet, la Seguridad Social habilita otras opciones.

Lo primero es mirar el teléfono móvil, donde recibiste un código de 32 caracteres entre los que hay letras y números. Una vez dentro de la Sede Electrónica de la Seguridad Social, en el apartado ‘aportar documentación / consultar estado’, tienes que meter esos números.

Ya suponemos que te has identificado introduciendo el número de DNI. Los resultados que obtengas, tanto de un modo como de otro, son orientativos porque la Seguridad Social establece que el canal de comunicación con el usuario es el envío de una carta.

Ahora ya sabes cómo consultar el estado de mi Ingreso Mínimo Vital, y una vez que tengas esta información, ya sabrás si procede cobrar esta ayuda económica o tendrás que reclamar o esperar a solicitarlo de nuevo.

Si te falta adjuntar algún documento PDF, tienes que hacerlo siguiendo los mismos pasos que te hemos indicado en la Sede Electrónica de la Seguridad Social.

Requisitos y cómo solicitar el Ingreso Mínimo Vital antes de que termine el plazo

https://www.20minutos.es/noticia/4366392/0/requisitos-como-solicitar-ingreso-minimo-vital-antes-termine-plazo/

Esta ayuda se configura como derecho subjetivo a una prestación económica para garantizar un nivel mínimo de renta a quienes se encuentren en situación de vulnerabilidad económica.

Requisitos para cobrar el IMV

Para poder optar al Ingreso Mínimo Vital es necesario cumplir estos requisitos, que han de cumplirse en el momento de la solicitud y también en las revisiones, según informa el Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones:

  1. Tener residencia en España: los beneficiarios individuales o miembros de una unidad de convivencia deben tener residencia legal y efectiva en España de forma ininterrumpida durante al menos el año, salvo algunas excepciones.
  2. Estar en situación de vulnerabilidad económica: para ello, se tiene en cuenta la capacidad económica de la persona solicitante individual o de la unidad de convivencia, computando los recursos de todos sus miembros.
  3. Haber solicitado las pensiones y prestaciones a las que pueda tener derecho, en los términos que se fijen. Se exceptúan salarios sociales, rentas mínimas de inserción y ayudas análogas de asistencia social concedidas por las comunidades autónomas.
  4. Figurar inscritos como demandantes de empleo, cuando se trate de personas mayores de edad o menores emancipados, si no están trabajando.

Además, habrá que acreditar estos requisitos con toda la documentación necesaria, como el DNI, el certificado de empadronamiento, el libro de familia, el documento expedido al inscribirse como demandante de empleo…

¿Cómo se solicita el IMV?

Para presentar la solicitud del Ingreso Mínimo Vital, se puede acudir de forma presencial a la oficina de la Seguridad Social, aunque no es necesario, ya que se puede hacer el trámite de forma telemática.

Para hacer la solicitud a través de Internet, se puede acceder a la Sede Electrónica de la Seguridad Social. Hay dos opciones, dependiendo de si se tiene certificado o no.

Si no se dispone de certificado electrónico o contraseña cl@ve para identificarse se puede usar el Servicio Ingreso Mínimo Vital sin certificado. En esta opción aparecerá un formulario en el que hay que incluir la información y la de las personas que formen parte de la unidad de convivencia. Además, hay que adjuntar una imagen del documento de identidad y de los documentos necesarios para resolver su solicitud.

Por otro lado, si se dispone de certificado electrónico o contraseña cl@ve, es mejor utilizar el Servicio Ingreso Mínimo Vital con certificado o contraseña. En este caso, se accede a un formulario en PDF en el que incluir la información necesaria y, como en el caso anterior, habrá que adjuntar una imagen del documento de identidad y de los documentos necesarios para resolver la solicitud.

En este enlace de puede descargar el PDF de la solicitud del IMV. Además, se puede acceder a este simulador del Ingreso Mínimo Vitaldonde, mediante una serie de preguntas sobre su situación actual, se puede comprobar si cumple o no los requisitos para recibir la prestación. En el simulador también se puede comprobar el importe aproximado de la cuantía que se puede cobrar, las cuales vienen explicadas en este enlace.

Carta Abierta a los cubanos. – Cuban People

https://cubanpeople.com/cubanos/cubano-de-la-isla-envia-carta-abierta-a-diaz-canel-sin-duda-la-mas-extensa-y-certera-por-estos-dias-yo-siendo-el-presidente-manana-mismo-renuncio-al-cargo/

Y a todos los cubanos que quieran unirse a este respetuoso reclamo, devenido en reflexión:

Es cierto que en muchas ocasiones la crítica es malintencionada y tergiversadora de la verdad y de los hechos, pero también es cierto que los discursos trillados, las fórmulas obsoletas y la politiquería barata consumen todavía lo que queda de este país y la gente tiene miedo de llamar las cosas por su nombre.

Nos enseñaron desde que alcanzamos el uso de la razón, que todos tenemos que ser ovejas de un mismo rebaño, porque quien se atreve a discernir y tener diferente opinión es considerado «enemigo», cuando los verdaderos enemigos de todos, las serpientes escurridizas y oportunistas, son los hipócritas que callan, permitiendo que los problemas y las equivocaciones se acrecienten y se vuelvan insufribles.

Estas últimas medidas (la creación de las tiendas en MLC) son el colmo de la injusticia, y desde hace 61 años, vivimos de medidas en medidas que de una forma u otra laceran la dignidad del cubano trabajador.

Es cierto que tal vez dichas medidas sean las únicas, por muy radicales o extremas que parezcan, a las que puede recurrir el Estado cubano para mantener a flote una economía deformada y en ruinas, lo cual no las justifica ni por ello dejan de ser menos impopulares e injustas.

La falta de fe, confianza y de optimismo del pueblo en las mismas, sí está justificada, debido a que ya se suman una década tras otra de intentos desesperados y paliativos, pero la realidad es que el pueblo trabajador siempre es el que sufre, se siente relegado, humillado e infinitamente infeliz.

Es una verdad defendida por muchos estudiosos y especialistas del tema, que la igualdad socialista es una quimera, una utopía; va en contra de la naturaleza y de la esencia humana, puesto que no somos iguales ni en capacidades ni en talentos ni en sentimientos.

Un gobierno justo, lo que sí puede hacer por su pueblo, es garantizarle una vida digna y de derechos sociales, políticos y civiles a sus ciudadanos sin importar raza, edad, credo o posición social, lo demás sería igualitarismo y eso solo es útil para aniquilar el espíritu de los hombres. No obstante, el capitalismo en países subdesarrollados, donde sus gobernantes son ladrones y en nada se preocupan por el pueblo, es también un sistema oprobioso.

La cuestión objetiva, que me impulsa a escribir estas líneas, es el hecho indiscutible de que desde hace demasiado tiempo ya, el trabajador cubano, es un ser maltratado, atropellado por las insatisfacciones de toda índole, sin esperanzas, sin ilusiones, porque nadie puede vivir dignamente con el sudor de su frente.

Se antepusieron ciertos «ideales» que se convirtieron en la obsesión de unos pocos y más aún, en la cruzada personal de un solo hombre en contra del capitalismo, lo que trajo como consecuencia que cada uno de nosotros como individuo, dejó de ser importante y nos sumaron a todos a una conciencia en grupo y a una mentalidad de masas que por lo general, se deja llevar por los apasionamientos y carece de razones bien pensadas; se perdió de vista al pueblo, sus aspiraciones y necesidades.

Crecimos amando las convicciones de alguien más, los conceptos y principios de alguien más, sin darnos tiempo siquiera a racionalizarlos y decidir si queríamos realmente abrazarlos o no, y es bien sabido que cuando uno ama algo o a alguien desde la niñez, es casi imposible dejarlo de hacer de adultos.

Eso es lo que se conoce como adoctrinamiento, y nos adoctrinaron a todos desde la cuna, en pos de valores como la solidaridad y el humanismo, los cuales, dicho sea de paso, siempre han formado parte esencial de nuestra idiosincrasia, pero el problema real, es que estos preciosos valores, se convierten en hipocresía cuando se trata de ser más humanos y solidarios con los de «fuera» que con nosotros, los de «dentro»; ¿tengo acaso que mencionar aquí todo lo se le ha quitado a este país para regalarlo a otros pueblos en apoteósica ofrenda, cuando en el nuestro ya se pedía el agua por señas?¿Cómo es posible que alguien pueda abrazar la idea de quitarle a nuestros hijos lo poco que tienen, para dárselo a los del vecino? Eso no es solidaridad, sino vergüenza e ignominia. ¿Cómo calificar realmente de «altruismo», una colaboración internacionalista que implica que las madres dejen a sus hijos pequeños o adolescentes, que los padres deleguen su rol de «cabeza de familia» en el primero que aparezca, que las familias se separen por años y los matrimonios se rompan? No niego que puedan coexistir la vocación solidaria con la necesidad de prosperidad económica, pero esta última es sin dudas el principal objetivo de aquellos que se alejan de sus seres queridos, independientemente de que, por vergüenza, humanismo, amor y respeto, la inmensa mayoría de nuestros profesionales, realicen una labor encomiable.

Cuba desde hace mucho, es un paraíso para los cubanos que viven en el exterior, pero para los que trabajan y se sacrifican dentro de la isla es un infierno, una lucha constante y sin cuartel, un incesante estrés y una incertidumbre enfermiza respecto al bienestar económico de nuestras familias.

Cierto que hay paz y tranquilidad públicas, pero la «procesión» la llevamos por dentro. Son millones de argumentos los que podría escribir ahora mismo, pero este comentario, se volvería interminable.

Aún hoy, se nos continúa exigiendo resignación y acatamiento, porque la educación y la salud son supuestamente gratis, ya que básicamente serían las únicas dos cosas que quedarían de lo que un día fueron innegables conquistas de la Revolución, pero la realidad es que hoy ni siquiera eso es cierto, pues nos las descuentan desde el mismo instante en que el sueldo promedio de los ciudadanos no alcanza para comer, mucho menos vestir, vacacionar, comprar una casa, ni una bicicleta siquiera y nuestros hijos en todos los años que dura su niñez, no pueden aspirar a un juguete de calidad y medianamente atractivo.

Al ciudadano de a pie, le han aniquilado los sueños, las aspiraciones, la motivación por el trabajo, el estudio, en fin, desde hace años la injusticia es palpable, y ahora con las nuevas y desesperadas medidas económicas nos acaban de dar el tiro de gracia.

Nuestros dirigentes continúan pidiéndonos resistencia, pero resistir ¿para qué? para quién? Resistir no es «vivir» ; uno resiste por lo que vale la pena, por aquel país donde uno es feliz, se siente pleno, realizado y en el cual se depositan las ilusiones de un futuro mejor y más próspero, pero desde hace demasiado (para cualquiera que no tenga una o dos vidas de repuesto) todos nuestros sueños se hacen añicos y todo se reduce a » buenas intenciones» , y todos sabemos que «de buenas intenciones está empedrado el camino al infierno»; entonces ¿qué continuamos defendiendo? ¿hasta cuándo vamos a estar viviendo de las glorias pasadas, como si nos hubiésemos detenido en el tiempo y el espacio? ¿acaso vale la pena sacrificar la vida de millones más en pos de consignas obsoletas? («…del pueblo, con el pueblo y para el pueblo.»)

Las distancias entre el socialismo y el capitalismo no creo que sean tan insalvables, muchos países lo ejemplifican, pues se trata únicamente de que aquellos que se encuentren en el poder, tengan la voluntad y el sagrado propósito de responder a los intereses del pueblo, sea el sistema que sea, ¿quién si no el propio José Martí afirmó sobre el socialismo: » … de ser siervo de sí mismo, pasaría (el trabajador) a ser siervo del Estado. De ser esclavo de los capitalistas, pasaría a ser esclavo de los funcionarios. Esclavo es todo aquel que trabaja para otro que tiene dominio sobre él y todo el poder que iría adquiriendo la casta de funcionarios ligados por la necesidad de mantenerse en una ocupación privilegiada y pingüe, lo iría perdiendo el pueblo, que no tiene las mismas razones de complicidad y provechos…»,

Luego continúa nuestro Apóstol explicándonos, que el pueblo, carecerá de los medios, y de toda posibilidad de enfrentamiento y de triunfo, frente a esos funcionarios o dirigentes, enlazados por intereses y prebendas comunes que no estarían dispuestos a perder o a ceder por la vía pacífica.

En definitiva, que capitalismo y socialismo son solo dos conceptos que pueden hermanarse o enemistarse, acercarse o alejarse, porque la realidad es que son los hombres que lideran las naciones los que marcan la diferencia, con la voluntad y el firme propósito de servir al pueblo que les ha elegido.

¿Cuántos cubanos más se sacrificarán entonces, en pos de un sistema que, a pesar de ser, como teoría, noble y generoso porque se erige como defensor del pueblo, de los trabajadores y de los humildes, nunca será factible ni eficiente porque su gran contradicción radica en su propia esencia y es que «lo que es de todo el mundo, a nadie le importa» pero suponiendo que de alguna manera que yo no logro visualizar, lograra ser eficiente y competitivo, con una economía simbiótica, hija de ambos sistemas, son muchos ya los países capitalistas que han demostrado que se puede alcanzar un nivel de equidad, democracia y justicia social encomiables. ¿Será posible encontrar un término medio que sea factible para la Isla o tal vez una tercera opción?

La solución apremia, la solución es cuestión de vida o muerte. No abogo por que perdamos la dignidad, pero sí lo hago porque dejemos ya la soberbia, el orgullo y la obstinación a un lado porque el verdadero meollo del asunto aquí es que los que viven bien en este país, viajan, visten, comen, disfrutan de privilegios en Cuba y en esta sociedad tan ponderada como la más humana de todas, no son precisamente los trabajadores, no son los humildes, no es el pueblo.

Es inadmisible que a tantos años de Revolución continuemos comparándonos con los países que están mucho peor, para poder aferrarnos a la idea de que vamos bien y por el camino correcto. Es inaudito que enarbolemos como éxitos de la Revolución todo lo que se hace en cuestión de solidaridad por otros países, cuando el cubano humilde tiene un nivel de vida indecoroso. ¡¡¡¿El pueblo de Cuba qué?!!! ¡¡¡¿Hasta cuándo los trabajadores de este país vamos a permanecer invisibles?!!!! Para esto no se hizo la Revolución o al menos no fue eso lo que entendimos. No fue lo que soñamos y muchísimo menos lo que estamos dispuestos a defender.

Los dirigentes de cualquier nación civilizada y justa tienen como primer y sagrado deber, resolver los problemas, satisfacer las necesidades y aspiraciones, y responder a los intereses del pueblo al que han sido llamados a servir, de lo contrario y como dijera José Martí, innegablemente vigente: «Cuando un pueblo emigra, los gobernantes sobran».

El bloqueo es real, es decir, ambos bloqueos lo son, el externo y el interno, pero obviamente sin el bloqueo impuesto por los Estados Unidos, este país no se encontraría en situación tan precaria, pero preguntémonos también hasta qué punto la política y la diplomacia han sido inflexibles, negándose a hacer concesiones perfectamente plausibles que habrían contribuido a suavizar e incluso hasta hacer desaparecer la hostilidad del imperio, como la de realizar elecciones verdaderamente democráticas, en las que cada cubano individual directa y secretamente elija a sus gobernantes, o la de aceptar la existencia de otro partido, lo cual dicho sea de paso, nos habría amparado de la desvergüenza de decir ante el mundo, que un presidente ha sido electo por más de cincuenta años, sin contarse un solo voto en contra, y resulta penoso no porque fuese mentira, si no porque fuera verdad, dando lugar a uno de los más trascendentales ejemplos de despotismo personal y despotismo político, lo cual denota la oprobiosa sumisión y falta de valentía en que hemos vivido. Ambas cuestiones constituyen una franca violación de los derechos políticos en cualquier nación que se precie de ser y se autoproclame «democrática».

En definitiva, una importante cantidad de ciudadanos de este pueblo, ya no soportamos más tanta manipulación, justificaciones que tributan equivocadamente al pasado y que nos han robado el presente, y es que no olvidarnos de la Historia ni de nuestros héroes es una cosa muy distinta a vivir en un pasado que no resuelve más nuestros problemas y nos hace esclavos de un agradecimiento eterno y viciado por lo que un día «fue» que ya no «es» por lo que hace años atrás «quizás» fue » bueno», pero que hoy es «inaguantable» y que, por si fuera poco, en nombre de ese agradecimiento, se posesionan y se arraigan de forma vitalicia los dignatarios y se cuestionan, se reprimen o se anulan nuestros derechos y libertades civiles.

Es humano y natural continuar avanzando, buscar otras alternativas, desear un cambio que conduzca a la prosperidad y al desarrollo. Sí se lograron cosas, si se alcanzaron bondades y garantías, pero hoy ya no son suficientes, ni siquiera justas, y si existe oscuridad donde un día hubo luz, entonces nada nos puede obligar a quedarnos a oscuras.

Es muy fácil exigir resistencia cuando no se reciben los golpes sobre el «ring», cuando no se carece hasta de lo más elemental, cuando se tiene todo, mientras que los demás no tenemos ni dignidad siquiera: nos caemos a mordidas en las colas, no respetamos niños, ni ancianos ni embarazadas, al no ser que las fuerzas del orden estén de por medio.

Es aberrante y vergonzosa la situación de este pueblo pero no desde ahora, desde hace muchísimo tiempo, nuestro pueblo no solo destila veneno como la ortiga, sino que además nos hemos vuelto insensibles e hipócritas, la indiferencia, la falta de empatía por aquellos que sufren y la cobardía, nos consumen. Sencillamente este pueblo ya no es más el pueblo de Martí, de Maceo ni de Céspedes.

Aclaro, para todo aquel que lea mis palabras, que no me mueven ni el odio ni el resentimiento, ni estoy al servicio de nada ni de nadie, al no ser de mi conciencia, pues no soy mercenaria ni jamás lo seré. Si alguien piensa totalmente diferente, permítame decirle que defiendo apasionadamente el legítimo derecho de todos los seres humanos a tener la posibilidad de expresarnos y defender nuestras opiniones y estoy además muy en contra de la intolerancia, la falta de mesura y de respeto, pues a fin de cuentas, cada quien entiende las cosas según su nivel de percepción, de conciencia y sensibilidad, así como por sus intereses personales y por las circunstancias en las que se desenvuelve; es imposible que en tan vasto océano de seres humanos, todos pensemos exactamente igual, la unanimidad es completamente imposible, es una falacia, una mentira más, no continuemos pretendiendo que sí, como hasta aquí hemos fingido en Cuba por tantos años, porque un pueblo es diferencias, contradicciones, conflictos, un pueblo está compuesto por los que van a favor de la corriente y por los que van en contra, por los que alzan sus voces y por los que callan, por los que tienen mentalidad de progreso y por los retrógrados, anacrónicos, por los más malcriados e inconformes y por aquellos a quienes todo les satisface y parece bien, en fin…, de lo contrario sustentaríamos una mentira más, y no estaríamos hablando de un pueblo, sino de un puñado de autómatas. Todos SOMOS CUBANOS, los dogmáticos y los que no abrazamos estereotipos, los más agradecidos o desagradecidos según los diferentes puntos de vista, aquellos con opiniones controvertidas y revolucionarias o sencillamente lógicas, a todos se nos tiene que tener en cuenta porque todos valemos lo mismo para la patria, y la patria no es un Gobierno ni un Gobernante, la patria es Cuba. Cambiemos todo lo que tenga que ser cambiado, si se quiere salvar lo que de grande y humano tuvo nuestra Revolución, es hora ya de otra revolución dentro de la nuestra. No continuemos cegados por un falso resplandor y abracemos a nuestro Apóstol como faro indiscutible del bien:

«…de los derechos y opiniones de sus hijos todos, está hecho un pueblo, y no de los derechos y opiniones de una sola clase de sus hijos.»

Saludos. Qué Dios los bendiga a todos.

¿Cuándo cobrare el Ingreso Mínimo Vital? Estas son las fechas en las que cobrarás tu prestación

https://www.noticiastrabajo.es/cuando-cobrar-ingreso-minimo-vital-fechas-prestacion/

Acceso al estado de la solicitud

Los demandantes del Ingreso Mínimo Vital pueden comprobar el estado de la demanda haciendo una serie de trámites dentro de la página web de la Seguridad Social.

Aunque es recomendable acceder siempre con el certificado electrónico o la cl@ve, también es posible hacerlo sin tener estas firmas digitales. Es importante que el usuario tenga escrito y a mano el número de la demanda que ha enviado, que es una contraseña en la que aparecen juntos números y letras.

Una vez que hayamos entrado en la página, podemos acceder al apartado ‘Aportar documentación a la solicitud’, introduciendo el código y el DNI y luego le damos al botón de comprobar estado.