Salario y Bienestar – Un Artículo viejo creyendo en Socialismo sin Dictadura en #Cuba

Destacado

Formación del salario según los Clásicos: Una parte para resolver la reposición de las energías gastadas en la jornada laboral, mediante el acceso a los alimentos necesarios de la Canasta Básica y otra parte dedicada a resolver otras necesidades materiales del ser humano, entre ellas las espirituales. Como se muestra en las anteriores tablas, no queda margen disponible para garantizar la segunda parte de la conformación del salario, ya que prácticamente no alcanza para cubrir las necesidades de la Canasta Básica, ya sea en una u otra moneda o combinación de ambas. ¿Cómo pensar en ropa y calzado, vivienda y equipamiento, esparcimiento y recreación? Existe una realidad y es que los servicios de salud y educación se ofertan de forma gratuita a toda la población, pero si no fuera así ¿quién podría pagarlos con los salarios actuales?, la explosión social sería inminente. ¿Por qué el movimiento Obrero Internacional no se vuelca de forma explosiva contra el Capital que tanto lo explota?. Porque el capitalismo, muy inteligente y cuidadoso, ha sabido manejar con astucia la conformación del salario dentro de esa sociedad de trabajadores explotados. ¿Po

Origen: Salario y Bienestar – Mundo Cultural Hispano

Nota Inicial:

El engaño marxista después de la revolución proletaria: no existe Socialismo desarrollado ni democrático, y menos aún, existirá el Comunismo. Solo mediante una Dictadura Totalitaria, pueden los  nuevos dirigentes burgueses y populistas, mantener sometidos a los pueblos engañados y controlados como reos en sus celdas. Es el fin de las libertades ciudadanas y del libre mercado, por tanto, una profundización de la pobreza social. “El Socialismo quiere tanto a los pobres, que los multiplica”.

…. (artículo)

Formación del salario según los Clásicos:

Una parte para resolver la reposición de las energías gastadas en la jornada laboral, mediante el acceso a los alimentos necesarios de la Canasta Básica y otra parte dedicada a resolver otras necesidades materiales del ser humano, entre ellas las espirituales.

Como se muestra en las anteriores tablas, no queda margen disponible para garantizar la segunda parte de la conformación del salario, ya que prácticamente no alcanza para cubrir las necesidades de la Canasta Básica – en Cuba no se detalla, por el Gobierno, la misma- , ya sea en una u otra moneda o combinación de ambas.


¿Cómo pensar en ropa y calzado, vivienda y equipamiento,
esparcimiento y recreación?

Existe una realidad y es que los servicios de salud y educación se ofertan de forma gratuita a toda la población, pero si no fuera así ¿quién podría pagarlos con los salarios actuales?, la explosión social sería inminente.


¿Por qué el movimiento Obrero Internacional no se vuelca de
forma explosiva contra el Capital que tanto lo explota?.

Porque el capitalismo, muy inteligente y cuidadoso, ha sabido manejar con astucia la conformación del salario dentro de esa sociedad de trabajadores explotados.


¿Por qué nuestra estructura salarial tiene que estar más deteriorada que en una sociedad capitalista, si somos una sociedad humanamente superior?
.

Porque el humanismo social que nos caracteriza implica la no aplicación cabal del Principio Socialista de Distribución “De cada cual según su capacidad a cada cual según su trabajo”, porque en nuestro caso, el trabajo no determina ni garantiza el acceso diferenciado a una mayor cantidad de recursos o bienes dentro de la sociedad, al incumplirse el principio de la conformación del salario, de lo que se deduce que el salario no se constituye en un motor impulsor del desarrollo económico actual, sino un medio de subsistencia como en los albores del capital.

O sea, el salario es el instrumento regulador que decide el nivel de vida de la inmensa mayoría de la sociedad, y al constituirse en ley, el Estado decide hasta donde pueden llegar tus beneficios dentro de la sociedad, cuanto puedes consumir y cuanto puedes disfrutar. Lo que implica que los ciudadanos busquen vías alternativas, fuera de lo considerado legal, que permitan compensar el déficit salarial existente respecto a los precios actuales en el mercado y el estrecho marco destinado al Fondo de Consumo Social dentro del Plus-producto a nivel de la Renta Nacional.

Un grupo de estas vías, a las que pudiéramos llamar Legales son: las Remesas desde el extranjero, los trabajos por cuenta propia genuinos (limpiabotas, albañilería, plomería, costureras, taxistas, etc.), los trabajos en firmas extranjeras, las salidas al exterior en cumplimiento de cualquier tipo de misión.

Dentro de las Ilegales están: El tráfico, desvío y comercialización de recursos provenientes de entidades estatales, la prestación de servicios a la población por cuentapropistas con materias primas y recursos provenientes de dichas entidades estatales, las ventas ilícitas, la comercialización de estupefacientes, entre otras.

Como se puede observar, siempre está el problema Causa-Efecto, por lo que pensamos que muchos de los problemas que presentamos hoy pudieran resolverse si se corrige la Causa, lo cual traería efectos positivos dentro de la sociedad trabajadora, logrando que las diferencias existentes, sean más bien por la correcta aplicación del Principio de Distribución Socialista. Volverían a surgir nuevas causas y nuevos efectos como fruto del propio desarrollo dialéctico de la sociedad, los cuales deben irse aquilatando en su justa medida. Nos corresponde demostrar, que el Socialismo es el sistema político-social superior, al cual puede aspirar la parte mayoritaria y trabajadora de la sociedad actual que vive en los llamados países en desarrollo y capitalistas, que no está reñido con el justo consumo material y espiritual, y que no es sinónimo de penurias y escasez.

No dejemos que se pierda la alegría, la sonrisa y la hospitalidad. Trabajemos en este sentido para que deje de ser un problema: una reunión familiar un fin de semana en casa de los “viejos”, una visita de un familiar lejano, la celebración de un onomástico, un domingo de camping, la visita a un restaurante o a un centro nocturno en la ciudad, la compra periódica de ropas y calzados, la reparación y/o construcción de una vivienda; su equipamiento y confort, el poder: contar con un automóvil familiar. Todo ello conforma la Calidad de Vida del pueblo.

Nota Final: El Totalitarismo (única forma superior después de la revolución proletaria) que se ha implantado matando y ensombreciendo las formas socialistas de organización social, tanto en Cuba como en Venezuela, han demostrado que en la práctica es imposible la aplicación cabal, consciente y voluntaria de Socialismo como forma de Gobierno, criticada por José Martí desde el Siglo XIX cuando escuchó sobre las teorías de Marx. Los Funcionarios se convierten en lo que él planteaba, en una nueva clase burguesa sobre los hombros de  los trabajadores, los cuales son engañados con un discurso populista, pero con escenas de miseria, hambre y pobreza muy superiores a las que se pretendían resolver.

España sin el Español como lengua. No es #España

La enmienda transaccional pactada por PSOE, Podemos y ERC que elimina la referencia al castellano como lengua vehicular en la educación y oficial en España ha sido aprobada. Así han confirmado a ABC fuentes parlamentarias. En contra han votado Vox, PP Cs y UPN y se ha abstenido el PNV.

La enmienda modifica así el proyecto de ley educativo, Lomloe, que dice actualmente en su articulado actualmente (en un redactado muy similar a la ley vigente, la Lomce) que «las administraciones educativas garantizarán el derecho de los alumnos y las alumnas a recibir enseñanzas en castellano, lengua oficial del Estado, y en las demás lenguas cooficiales en sus respectivos territorios. El castellano y las lenguas cooficiales tienen la consideración de lenguas vehiculares, de acuerdo con la normativa aplicable».

Se ha cambiado este último párrafo por otro que señale que las comunidades autónomas deben asegurar el derecho a recibir la enseñanza en castellano y las lenguas cooficiales de cada territorio de acuerdo con lo que prevén la Constitución y los estatutos de autonomía.

Además, cuando se menciona que las «administraciones garantizarán el derecho de los alumnos a recibir enseñanzas en castellano, lengua oficial del Estado, y en las demás lenguas cooficiales en sus respectivos territorios», se tacha la alusión al mismo como «lengua oficial del Estado».

Ana Losada, presidenta de la Asamblea por una Escuela Bilingüe (AEB) de Cataluña ha expresado «su más absoluto rechazo a la aprobación de esta enmienda, que se plega a los deseos del nacionalismo de excluir al español y a la cultura española de la escuela catalana».

Añade que «nuestra Constitución nos sigue amparando y en ella confiamos para revertir esta situación, continuaremos recurriendo a la justicia para conseguir que nuestros hijos estudien en las dos lenguas oficiales y de los catalanes».

Por último, Losada ha dicho que «no podemos dejar de manifestar nuestra gran decepción con el Gobierno de España, que ha mercadeado con los derechos lingüísticos de los catalanes castellanohablantes para obtener rédito político. Hoy el Gobierno de España ha aprobado una Ley que crea desigualdad entre los españoles

¿Cuáles son las 5 formas de obtener la nacionalidad española?

https://www.dimecuba.com/revista/ley-nietos-cubanos/obtener-nacionalidad-espanola/

El gobierno español solamente tiene 5 formas para obtener la nacionalidad española. Además, el anteproyecto de Ley de Memoria Democrática podría facilitar que los cubanos, descendientes de españoles, puedan conseguir esta ciudadanía.

La MEJOR Recarga Cubacel  Alegra a tu gente en Cuba

Nacionalidad española por Adquisición

Los cubanos que tienen una madre o un padre españoles pueden obtener la nacionalidad española, por adquisición. Además, aquellos que nacen en España, con padres extranjeros, pueden obtener esta ciudadanía europea.

Asimismo, los que nacen en España, sin padres conocidos, o los menores de edad que son adoptados por un español, pueden adoptar la nacionalidad española.

Nacionalidad española por posesión de estado

Aquellos cubanos, que adquirieron la nacionalidad española, pero sin tener derecho a tenerla, por algún error administrativo, pueden reclamarla como legal, luego de 10 años.

Es decir, tiene derecho a la nacionalidad española aquella persona que la haya tenido durante diez años, de forma continuada, de buena fe. De esta forma, la nacionalidad española no se perderá aunque se anule el título inscrito en el Registro Civil.

Para obtener la nacionalidad española, de esta forma, el interesado deberá haberse comportado como español, tanto en el disfrute de sus derechos como en el cumplimiento de sus deberes.

Llama a Cuba 35 minutos por tan solo $10 (solo para nuevos clientes)

Nacionalidad española por opción

Este modo es a través de la aplicación de una legislación que ofrece el beneficio a extranjeros en determinadas condiciones, como sería la situación de cubanos descendientes de españoles.

Por ejemplo, esta vía otorga la naturalización a personas que estén o hayan estado bajo la potestad de un español pero esta posibilidad caduca cuando el interesado cumple 20 años.

También aplica para ciudadanos descendientes de personas que hubieran sido españoles y nacidos en la nación ibérica. Asimismo beneficia a personas cuya filiación con padres españoles o nacimiento en España se determine después de los 18 años.

La nacionalidad por opción también contempla a personas adoptadas por españoles después de los 18 años.

Coronavirus en Cuba: Últimas 24 horas 

Nacionalidad española por residencia

Para obtener la nacionalidad por residencia se debe demostrar una estancia en España, de forma legal, por 10 años de manera continuada.

Sin embargo, existen casos en los que el período de residencia exigido se reduce:

  • 5 años: para la concesión de la nacionalidad española a aquellas personas que hayan obtenido la condición de refugiado
  • 2 años: para los nacionales de países iberoamericanos, Andorra, Filipinas, Guinea Ecuatorial, Portugal o personas de origen sefardí.
  • 1 año:
    • Haya nacido en territorio español.
    • No ejerció debidamente su derecho a adquirir la nacionalidad española, por opción.
    • El que haya estado sujeto a la vigilancia de un tutor, durante dos años consecutivos.
    • Lleve un año casado con un español o española y no esté separado, legalmente o de hecho.
    • El viudo o viuda de española o español, si en el momento de la muerte del cónyuge no estaban separados.
    • Ha nacido fuera de España de padre o madre, (nacidos también fuera de España), abuelo o abuela, siempre que todos ellos originariamente hubieran sido españoles.

Nacionalidad española por carta de naturaleza

Esta opción solo la puede otorgar el gobierno, por Real Decreto, luego de valorar circunstancias excepcionales. Por lo tanto, no depende de las normas generales de procedimiento administrativo

La unificación monetaria en Cuba es un truco de magia. Devaluar es seguir robando al Obrero

https://diariodecuba.com/cuba/1603354854_25835.html

InicioDIARIO DE CUBA

Navegación Principal

Back to topECONOMÍA

La unificación monetaria en Cuba es un truco de magia para esconder un robo monumental

Mientras nuestra atención se centra en la unificación, los ajustes verdaderamente importantes, que transformarán la economía y afectarán a los cubanos, pasan casi sin debate, como si fuesen naturales.

FacebookTwitterLinkedInWhatsAppRAFAELA CRUZ
La Habana 22 Oct 2020 – 10:20 CEST
Ilustración: la magia de la 'unificación monetaria'Ilustración: la magia de la ‘unificación monetaria’ DDC

Indefectiblemente, el imaginario colectivo cubano usa como herramientas mentales los conceptos que el Gobierno impone mediante su monopolio comunicacional. El modo en que se conduce el actual debate sobre las reformas económicas es una lamentable muestra de la eficiencia con que las autoridades controlan el cómo y el qué hablamos, moviendo como magos nuestra atención hacia donde les interesa, mientras lo realmente importante pasa desapercibido.

El acto de prestidigitación actual comenzó hace años, cuando impusieron el concepto de "unificación monetaria". Los economistas más mediáticos, ya sean los habituales voceros del PCC, ya sean los que viven en la relativa libertad del exilio, asumieron el discurso de la unificación monetaria y lo transmitieron tanto a la prisionera población isleña, como a la rehén población emigrada. Si se hablaba de economía cubana, la unificación siempre estaba en el diálogo.

Hemos llegado obnubilados hasta hoy, cuando al fin el Gobierno, tras lustros de retraso justificándose con los movimientos telúricos que aparentemente provocarían la unificación, acomete lo que denomina "Tarea Ordenamiento": una serie de ajustes que se suponen necesarios para acomodar la economía a una unificación monetaria.

El punto rojo de nuestro colimador se centra en la unificación, los demás ajustes pasan casi sin debate, como si fuesen naturales. Por lo menos es así a nivel popular, y quizás sea tarde para que los especialistas intenten sacar a la población de esa ceguera a la que ellos mismos contribuyeron, al asumir acríticamente los términos del discurso gubernamental.

La unificación monetaria ya ocurrió

Detrás del big show a lo David Copperfield hay una simple e importante realidad: en Cuba no habrá ninguna unificación monetaria, no puede haberla porque no hay dos monedas.

Nos hemos acostumbrado a pensar en el CUC y en el CUP como si fuesen monedas independientes, pero no lo son, ambas componen lo que podríamos llamar "Moneda Nacional", un circulante compuesto por dos tipos de billetes: uno (el CUP) con un poder de compra expresado nominalmente —lo que pone el billete es lo que vale—, y otro (el CUC) cuyo poder liberatorio es 24 veces superior al nominal. Es indiferente para un cubano recibir 240 CUP o 10 CUC, puede hacer exactamente lo mismo con eso. La diferencia es simple numismática.

En su origen, el CUC sí era algo diferente. Fue introducido en 1994 para detener la debacle devaluatoria del peso, pero sobre todo como mecanismo para que el Estado centralizase las divisas del país. En aquel entonces las emisiones de nuevas cantidades de CUC dependían de la circulación de divisas, funcionando como un "Patrón Oro", siendo el oro en este caso el dólar estadounidense, USD. En 2004 remataron la faena sustituyendo totalmente la circulación del USD por la del CUC, extrayendo así los dólares que quedaban en manos privadas.

La cuestión a destacar es que, a causa de malos manejos financieros, la necesidad crónica de inflar la moneda para subsidiar las empresas estatales, más un incontrolable mercado negro internacionalizado por "las mulas", hace tiempo que la emisión de CUC no tiene respaldo en divisas, no funciona la Caja de Conversión. El "patrón oro" se abandonó y las emisiones de CUC son totalmente político-administrativas, del mismo modo que se hace con el CUP.

Para el cubano de a pie la unificación sucedió hace mucho, lo que quedaban eran barreras artificiales que algunas empresas estatales —normalmente comercializadoras minoristas— ponían al uso de uno u otro de los billetes de la Moneda Nacional en sus establecimientos, cosa que con una simple resolución ministerial obligando la aceptación generalizada de ambos billetes se podía solucionar.

Pero si lo que querían era eliminar uno de los dos tipos de billetes, como están haciendo ahora con el CUC, lo único que tenían que hacer sin tanto aspaviento mediático, era ir sustituyéndolo por CUP, que como ven, es realmente lo mismo.

Si mantienen el esquema de tipo de cambio fijo, cosa que ya confirmaron, el verdadero ordenamiento que urge es el intraempresarial, donde el Gobierno creó un enorme desorden para financiar sus empresas sin que esto se reflejase en la Contabilidad Nacional. Las autoridades camuflaron los subsidios vía tipos de cambios, los que llegaron a ser ad hoc para algunas empresas.

Lo que oficialmente denominan "Tarea Ordenamiento" —título cargado de reminiscencias del Socialismo Real— y que popularmente se entiende cómo "unificación monetaria", podían hacerlo con simples ajustes de contabilidad, que eso sí, alumbrarían la verdad de cuán ineficiente e insostenible es la economía planificada centralmente.

Lo importante a entender es que la tan mediatizada "unificación" no requería la caterva de medidas que han anunciado como un paquete corrector de sus efectos. De hecho, más que corrigiendo efectos, están acometiendo un importante cambio de modelo, cambio que está pasando desapercibido bajo el manto de la "unificación". Ese es el truco.

China imperial o Egipto faraónico

Esos cambios anunciados como colaterales son el verdadero meollo de lo que pretenden hacer. Apuntan a la conversión de una economía socialista —donde el pueblo es propietario de los bienes de producción y el rol del Estado es administrar y distribuir igualitariamente las riquezas creadas por la propiedad colectiva— en un sistema parecido al de la China imperial o el Egipto faraónico, donde el Estado es propietario único y reparte según los servicios que obtenga de cada individuo.

Comenzaron hace años criticando fuertemente el igualitarismo, acentuando que el problema de la inveterada improductividad de la economía no era debido al modo de propiedad, sino a defectos en la repartición de incentivos. Ya nadie recuerda los muy guevarianos incentivos morales, y se han asumido pragmáticamente los estímulos materiales como motor económico, repartiendo beneficios entre los trabajadores según el resultado particular de cada empresa.

Aclaremos que incentivar la producción por diferencias salariales es correcto, y no es un problema mientras el salario es solo una de las formas de distribución de las riquezas de una sociedad socialista. Pero una vez que se intenta, como están haciendo, valorizar el salario a costa de eliminar otros modos de distribución equitativa, este se convierte en la forma principal de repartición, lo que rompe el principio de propiedad colectiva, se acaba el socialismo, lo que no equivale a acercarse al capitalismo de libre empresa.

Además, utilizando su monopolio informativo, el Gobierno ha insertado en el imaginario popular los conceptos de "gratuidades y subsidios", implantando como real una inexistente división entre los que trabajan para el Estado y los que no, quienes aparentemente estarían recibiendo del Estado "gratuidades y subsidios". Esto es una falacia, en un país socialista de propiedad colectiva por definición lo que hay es reparto igualitario del beneficio, creado mediante la propiedad colectiva que es de todos por igual, trabajes o no para el Estado.

Un robo monumental

Tras el capote de la "unificación", se está concluyendo un giro copernicano en la economía cubana, que tristemente pasa desapercibido para muchos analistas. Nadie denuncia lo que puede considerarse un robo monumental.

Aunque el total a repartir ha estado achicándose desde que se acabaron los dineros soviéticos, el razonamiento imperante era que como individuos recibíamos menos, porque había menos, pero recibíamos equitativamente la riqueza que se generaba con nuestros medios de producción.

Ahora, en vez de anunciar que el país es tan pobre que queda cada vez menos a repartir tras los gastos de salud y educación —de por sí bastante deprimidos— están diciendo, presentándonoslo como una lucha contra el igualitarismo, las gratuidades y los subsidios, que en Cuba se acabó la equidad para siempre, y que fuera del mínimo Seguridad Social, Educación y Salud, cada cual recibirá según aporte a las empresas estatales.

Dejar de repartir equitativamente lo que se logre, para repartir según la aportación individual al resultado de las empresas estatales, puede considerarse un cambio en la titularidad de los medios de producción, que pasan así a ser no estatales, sino del Estado, siendo a su vez el Estado una élite muy bien definida e inaccesible.

Los cambios anunciados como ajustes a la unificación —recuerden, ese es el truco que esconde lo demás— son cambios hechos por un dueño buscando mayor productividad dentro de sus empresas, un dueño que será cada vez menos responsable de aquellos que no participen dentro de su economía, pero que, a la vez, impedirá desarrollar una economía autónoma, sin él. Es un dueño que no quiere competencia en su territorio, prefiere mantener cautiva la masa mano de obra.

Entonces, la "unificación" que no es tal, pero que ha servido como distractor perfecto tanto para legos como para especialistas, esconde el remate a toda una transición no en el modo de producción de la economía cubana, sino en el modelo de propiedad, que deja de ser colectiva y de rendir frutos colectivos para ser privativa de una élite gobernante. Esta repartirá frutos —más allá de los servicios básicos necesarios para mantener a la sociedad disponible para trabajar— según cada individuo le rinda.

Martí fue envenenado y tuvo una madre negra como Bolivar #Cuba Historia no contada

Conoce la poco conocida historia de la “madre negra” de José Martí’

Conoce la poco conocida historia de la “madre negra” de José Martí’
By Redacción on septiembre 29, 2020

Al leer el título de esta nota pudiera pensarse que la verdadera madre de José Martí no fue Leonor Pérez, pero no, no pretendemos venir a cambiar la historia. Sin embargo, un dato muy poco conocido es que existió una mujer que, a pesar de ser dos años menor que el apóstol, llegó a considerarse se madre.

Aunque Martí amó profundamente a su madre, hubo otra cubana de piel negra, llamada Paulina a quien este el profesó un cariño muy grande.

Paulina había contraído matrimonio con el cubano Ruperto Pedroso y conoció a Martí durante la primera visita de este a Tampa el 26 de noviembre de 1891. En la vida de combate de Martí, se abrió entonces una nueva luz ante el cariño de aquella mujer negra por él.

Por aquel entonces, la endeble vida de Martí fue cuidada por el médico cubano Miguel Barbarrosa Márquez y por ella, quien estuvo a su lado en momentos muy difíciles. El fracaso del Plan la Fernandina, había asestado un duro golpe a quien durante tanto tiempo había alentado a los emigrados para reunir el dinero necesario para armar una expedición independentista.

Al ver que el plan había sido frustrado y que las autoridades norteamericanas habían apresado las embarcaciones, Martí quedó en un estado de depresión que solo pudo superar gracias a los dedicados cuidados de Paulina y Ruperto. Además, tras el intento de envenenamiento en su contra, que dejó su cuerpo marcado para siempre, pudo salir adelante una vez más por los cuidados de Paulina.

Después de aquel incidente Martí se volvió muy desconfiado y solo pernoctaba en casa de Paulina y se limitaba a comer los alimentos que ella le preparaba. Para el año 1905, Paulina aún vivía en Tampa, en condiciones de extrema pobreza y, durante los primeros días de 1906, viajó de regreso a Cuba.

Paulina muere el 21 de mayo de 1913. Sin embargo, unos meses antes había pedido a varios de sus amigos que cuando llegara su fin, colocaran en su ataúd, una foto que Martí le envió mostrando la emoción y el cariño que siempre le tuvo. En la fotografía, se podían leer unas simples, pero profundas palabras: “A Paulina, mi madre negra

¿Se acerca el “día cero” de la economía cubana? | Juan Triana

https://oncubanews.com/canaldigital/video/se-acerca-el-dia-cero-de-la-economia-cubana/

Un tema recurrente por estos días para la sociedad cubana es la llegada del famoso «día cero», el día en que se elimine una de las dos monedas cubanas que circulan actualmente. Desde el año 2011, cuando se aprobaron los Lineamientos de la Política Económica y Social del Partido y la Revolución, en el IV Congreso del Partido Comunista de Cuba, este era uno de los objetivos a alcanzar para la economía cubana. En el documento aprobado se establecía como necesario «Fortalecer los niveles de coordinación de las políticas macroeconómicas y concluir los estudios para la eliminación de la dualidad monetaria y el perfeccionamiento de la política cambiaria». Esta necesidad ha sido refrendada en cada uno de los planes y las estrategias aprobadas posteriormente. Aunque otras veces ha parecido inminente la llegada del «día cero», ahora muchos economistas, estudiosos del tema, coinciden en que todo parece indicar que el CUC (peso cubano convertible) tiene los días contados. Sobre este tema converso con Juan Triana, Doctor en Ciencias Económicas, especialista en temas de la economía cubana, columnista de OnCuba.

¿Crees que al fin le ha llegado la hora a la unificación monetaria?

Sí, sin dudas, si interpretamos lo reiterado del tema en los medios oficiales. Por eso de que “cuando el río suena es porque algo trae”, pues pareciera que sí. Cierto que no es la primera vez que el río suena; sin embargo, esta vez, al menos yo, percibo una insistencia mayor en la prensa.

Quisiera comenzar diciendo que, sobre los problemas monetarios y cambiarios, hay muchísimos trabajos escritos desde la academia, que se remontan casi al mismo inicio de la dualidad cambiaria y monetaria, incluso con ciertas discrepancias entre ellos respecto a temas específicos de este asunto. Pero lo cierto es que hay un grupo de trabajos que destacan, entre ellos un libro1 y varias tesis de doctorado. También destacan varios autores por su seriedad y por la profundidad con que han tratado el tema, casi todos profesores actuales o exprofesores de la Facultad de Economía de la Universidad de la Habana: Vilma Hidalgo, Yaima Doimeadiós, Pavel Vidal Alejandro, Carlos Pérez-Souto, Carlos Lage Codorniú y Eduardo Hernández. Quiero significar con ello que la academia nunca estuvo ajena a este gran problema de la economía cubana, y casi desde el inicio sistematizó sus características y propuso en más de una ocasión soluciones. Ya en años más recientes, otros académicos han tratado el tema y han publicado trabajos de valía sobre él. Dentro de ellos deseo destacar artículos de Pedro Monreal y nuevamente Pavel Vidal, Omar Everleny Pérez, Julio Carranza, Mauricio de Miranda y Ricardo Torres. Hay otros economistas cubanos no tan relacionados con la academia que también, a través de las redes, han intercambiado y propuesto sobre este tema. Ahí puedo listar a Joaquín Benavides, Humberto Pérez y Fidel Vascós, por ejemplo, pero la lista es mucho más larga.

La dualidad cambiaria y monetaria fue una de las alternativas —en este caso, la que se tomó— a inicios de los noventa, para intentar generar una dinámica en ciertos sectores que ayudara a la economía cubana a salir de la crisis. Sin dudas, había otras opciones, incluida una devaluación drástica del peso cubano frente al dólar. Hay que entender que en el inicio significó permitir la circulación del dólar en un segmento del mercado de la población y mantener el peso cubano en otro.

Luego apareció el CUC a una tasa de uno a uno con el dólar y con una regla de utilización que no permitía más CUC en la circulación que dólares de respaldo. Y creo que es justo decir que durante un tiempo funcionó.

El dinero, dice un historiador de temas monetarios, es confianza inscrita en un papel. Mientras la regla de no emitir más CUC que dólares de respaldo se cumplió, “los mercados” (esto es, tanto la población como las empresas extranjeras y las nacionales) lo reconocieron tan bueno como el dólar. Luego entre el 2003 y el 2004 se tomaron otras decisiones que atentaron contra esa confianza: la desdolarización parcial y la utilización del CUC en todos los segmentos de mercado, el crecimiento de las operaciones en CUC sin respaldo en dólares y la consiguiente pérdida de confianza en dicha moneda, las reiteradas crisis de pago a suministradores y el surgimiento del famoso CL (certificado de liquidez), que garantizaba que las operaciones tenían respaldo en dólares u otra divisa. Luego también el CL perdió la confianza de “los mercados”. Sin embargo, “gracias” a la segmentación existente, en el mercado de la población se mantuvo relativamente sólido hasta hace unos meses.

Las malas políticas económicas, dijo alguien una vez, generalmente han sido buenas políticas que han durado mucho y, por lo tanto, se han quedado fuera del contexto y lejos de las nuevas realidades. Por eso pienso que aun con todos los riesgos que significa esta vez, es la hora y no debiera seguir posponiéndose.

Bienvenido Sr. Día Cero. ¿Vendrán milagros con la unificación monetaria en Cuba?

¿Pudo hacerse antes? ¿Qué crees que ha atrasado tanto esta medida?

Sin dudas. Pienso que en sus inicios fue un recurso de corto plazo entendido como el de menor costo. Luego se prolongó en el tiempo. Nunca ha existido una explicación oficial. Desde mi percepción, ocurrió lo que muchas veces ocurre; la medida dio resultado, la economía empezó a crecer, aunque a tasas modestas. Luego aparecieron apoyos internacionales (Venezuela de un lado y el incremento de las remesas de otro), que permitieron solventar desequilibrios y facilitaron la obtención de ingresos externos.

Ningún momento es verdaderamente oportuno. Cuando en una economía se hace necesaria una reforma monetaria y cambiaria, es exactamente porque está muy lejos de estar bien. Claro que, de existir un grupo de condiciones favorables, los costos de esta medida y de las que la deben acompañar serían menores y pueden ser mejor amortiguados o compensados. Las condiciones ideales serían tener una economía con un sector productivo fuerte y con alta complementariedad, un balance positivo en el comercio de bienes, en la cuenta corriente, la balanza de pagos, una posición en términos de deuda manejable, holgura fiscal suficiente, acceso a fuentes de financiamiento, un prestamista de última instancia y un buen “ambiente de negocios” que haga atractivo el país. Pero en cierto sentido es algo contradictorio, pues si esas fueran las condiciones, entonces lo más probable es que no hiciera falta una reforma cambiaria y monetaria (no digo una devaluación).

Cuba está exactamente en el lado opuesto de esa situación. El entorno internacional no ayuda en lo absoluto: el arreciamiento del bloqueo, una economía mundial en recesión y una pandemia global, con inmensos costos en vidas y en la economía mundial. A ello habría que agregar las dificultades internas. No insistiré en ellas, solo subrayaré que nuestro sistema productivo hoy no está en capacidad de dar una respuesta de corto plazo (hablo de seis meses vista) a los requerimientos que generará la reforma. Ojalá me equivoque.

En estas cosas pasa a veces como en nuestra casa: sabes que debes cambiar algo, pero ese algo no está tan mal y entonces evalúas el costo de oportunidad de no cambiarlo frente al costo de cambiarlo. Acometer un proceso tan complejo es, sin dudas, un gran reto. Las incertidumbres en sus resultados generalmente constituyen la traba mayor para no acometerlo.

Luego debes enfrentar los costos de no hacerlo. Eso es, en parte, lo que estamos enfrentando hoy.

¿Cómo crees que se hará? ¿Cómo crees que debiera hacerse?

Nunca es bueno especular con estas cosas. La información oficial al respecto ha sido bien escueta, como es de esperar, cuando de una reforma cambiaria se trata, aunque en las redes aparecen informaciones no oficiales y hasta listado de precios y posibles escalas salariales.

Las autoridades cubanas han afirmado la existencia de un grupo de personas que por varios años se han dedicado a evaluar cómo llevarla a cabo.

No me gusta hablar de unificación monetaria porque ahora mismo se ha abierto un circuito en dólares que a todas luces permanecerá por un tiempo largo en nuestro país. Cuando ocurra la eliminación del CUC, tendremos dos monedas: el CUP y el dólar estadounidense en un segmento no pequeño del mercado. Por eso prefiero hablar de reforma cambiaria y monetaria.

Espero que sea lo suficientemente profunda para que permita el ajuste necesario. Hoy las condiciones han cambiado drásticamente con respecto a un año atrás, incluso el CUC ha perdido valor frente al dólar. Creo que habrá que tener estas nuevas realidades en cuenta.

Por lo general, se ha preferido preparar a la población para los cambios antes de realizarlos.

¿Cuáles son las consecuencias de esta medida?

Son múltiples las razones sobre la necesidad y también la importancia de acometer la unificación cambiaria y monetaria. Nuestra prensa, en las últimas semanas, ha hecho énfasis en muchas de ellas. Enumero algunas:

  • Hará más transparente el desempeño de nuestras empresas, en términos de costos y utilidades.
  • Ayudará a mejorar la eficiencia y la productividad de la economía.
  • Mejorará los incentivos de las empresas que exportan y permitirá incrementar las exportaciones.
  • Desincentivará las importaciones.
  • Hará también más transparente las relaciones entre los diferentes actores económicos.

Sin embargo, quiero anticipar que todos los anteriores y otros efectos positivos que pudieran esperarse, se lograrán si y solo si, esa reforma cambiaria y monetaria alcanza la profundidad que la economía requiere, en términos de devaluación de la tasa oficial de cambio, que genere los ajustes microeconómicos y de asignación eficiente de recursos que debe implicar, con los costos que ello conlleva. Esos costos no son solo económicos y, aun cuando exista un plan para amortiguarlos, no podrán ser suprimidos. Hablo de un necesario redimensionamiento empresarial, ajuste en el empleo, incremento de costos y amenaza de procesos inflacionarios, si no existiera una respuesta desde la oferta al incremento de los salarios. Sus efectos positivos perdurarán si y solo si se adopta un régimen cambiario que permita conectar nuestra economía con la economía internacional, en tiempo real, para así evitar que se generen nuevas distorsiones y controles de cambio que transmitan certidumbre a los tenedores de saldos en CUP y otras divisas. En cualquier país es difícil lograrlo, aún más en Cuba, por todas las circunstancias que he mencionado antes. No es automático tampoco que se puedan lograr incrementos en las exportaciones, en la productividad del trabajo o en la eficiencia.

Eliminar la distorsión cambiaria y monetaria es necesario, pero para nada suficiente. La exportación, la productividad y la eficiencia dependen también de otros factores estructurales e institucionales que, si continúan sin resolverse, no permitirán aprovechar plenamente la reforma cambiaria y monetaria.

Desde mi perspectiva, es contraproducente que se generen expectativas en la población. Expectativas que parten de razonamientos simplificadores sobre un proceso tan complejo, cuyas consecuencias no es posible anticiparlas en un 100 %, y no por falta de conocimiento, por superficialidad o por débil preparación o mala aplicación de las medidas, sino simplemente porque en economía generalmente la suma de 1+1 nunca es igual a 2. Esto ocurre no solo en Cuba, quiero dejarlo claro.

¿Por qué es imprescindible para la economía cubana eliminar la dualidad monetaria?

Hay una respuesta muy corta. Si miramos lo que está ocurriendo hoy en nuestra economía, si miramos nuestras cuentas externas, si miramos cuántas veces han fracasado las políticas de sustitución de importaciones, o la gran debilidad de nuestro sector externo, pues tenemos una respuesta.

Pero lo cierto es que seguir prolongando en el tiempo la dualidad cambiaria y monetaria multiplicará los padecimientos de nuestra economía hoy y hará aún mayores las distorsiones que entorpecen los esfuerzos por crecer y desarrollarnos.

El reto es tremendo, porque son las condiciones internas y externas más duras para hacerlo.

¿Quiénes pudieran ser perjudicados? ¿Esta medida abrirá más brechas de desigualdad? ¿Qué otras medidas deben acompañar a esta, para evitarlo?

Como dije anteriormente, las consecuencias serán múltiples, algunas previsibles y otras no tanto. Tampoco se circunscriben al ámbito monetario. Serán mejores o peores en dependencia de la preparación para ellas (llevamos en esta última etapa más de cuatro años de preparación), de la coherencia interna de la reforma, de la consistencia y de la capacidad de manejo del gobierno, especialmente para corregir posibles fallas en su aplicación.

Algunas serán el producto directo de la unificación cambiaria y de la consecuente devaluación de la tasa oficial de cambio que debe producirse. Ello generará obligatoriamente ajuste de costos, precios y salarios, casi de forma automática, pues la tasa de cambio es uno de los precios relativos más importantes de cualquier economía. Debería generar también suficientes incentivos positivos para que empresas y personas estén más estimuladas a trabajar más y mejor. A la vez, suficientes incentivos negativos para desestimular el “desempleo voluntario” (para decirlo en términos neoclásicos) que es muy común en Cuba.

La desigualdad en Cuba trasciende el tema cambiario y monetario, aunque se alimenta de él.

Sin dudas, el programa de unificación deberá incluir aquellos instrumentos que permitirían proteger de los efectos negativos a la población pobre y en situación más crítica. En la historia de estos sesenta años, la protección de las familias y las personas más débiles nunca ha sido un tema olvidado o subvalorado, todo lo contrario. Yo espero que esta vez ocurra lo mismo.

Obviamente, las personas que tienen mejores ingresos, acceso a divisas, etc., deben ser las menos perjudicadas, mientras en el otro extremo están aquellas familias de bajos ingresos y sin acceso a remesas u otras fuentes de recursos.

Hay todo un segmento de empresas cubanas estatales que se verá en una situación bien difícil, especialmente aquellas que en su estructura de costos tienen un por ciento alto de importaciones y carecen de (o tienen escasos) ingresos por exportaciones. Esas empresas deberán redimensionarse, reinventarse.

Preferiría que se hubieran operado otros cambios, antes de acometer la reforma cambiaria, pues podrían ayudar a amplificar sus efectos positivos y reducir los negativos. Entre ellos: la publicación de la ya famosa y condenada a muerte lista negativa de empleo por cuenta propia, la legalización de las micro, pequeñas y medianas empresas, un reclamo del propio general Raúl Castro desde finales de la década pasada, mayores facilidades al capital extranjero y, lógicamente, en el plano de la economía real, una profunda reforma del sistema agropecuario cubano. Lamentablemente, estas otras reformas no han ocurrido y, dado el énfasis que la prensa oficial ha puesto en la divulgación de la unificación cambiaria y monetaria, parece que no llegarán antes.

***

Nota:

1 «Políticas macroeconómicas en economías parcialmente dolarizadas», 2011. Vilma Hidalgo y Yaima Doimeadiós

El nuevo papel del CUP en las Finanzas Internas de #Cuba después de la “muerte” del CUC

El nuevo papel del CUP en las Finanzas Internas de #Cuba después de la "muerte" del CUC

¿Cuál debe ser la Tasa de Cambio del CUP frente al dólar una vez eliminado el CUC?

¿Buscará el Gobierno un incremento del Salario Real* de los cubanos?

¿Se mantendrán los Precios Inflacionados en CUP existente hoy?

Aprovechará el Gobierno para realmente sanear las Finanzas Internas en el país, valorizando el CUP a nivel del dólar, o será un rejuego para seguir con un CUP desvalorizado frente a las divisas externas?

Pienso que es una excelente oportunidad para incrementar el Salario Real de los trabajadores, estimular el trabajo y la productividad, si a cada CUP se le establece un valor cercano al dólar, como siempre existió en Cuba.

Las ofertas especiales en MLC pueden continuar como fuente de ingresos de divisas frescas, pero el resto de los precios deben ser ajustados al valor del dólar.

La Tasa de cambio del CUP debe ser la misma que hoy se le aplica al CUC 1×1 +-. De lo contrario el efecto de eliminar el CUC sería solo un problema técnico contable y no una solución para sanear las Finanzas Internas en el país. El objetivo final debe ser un incremento del Salario Real que sirva de estímulo al trabajo y al desarrollo de las Fuerzas Productivas.

Siempre el CUP en Cuba, tuvo un valor Nominal equitativo al dólar norteamericano, y en ocasiones fue superior.

El camino de la Inflación, solo conducirá a la pobreza, los negocios ilegales, y el desestímulo al trabajo. El Gobierno tiene una Alta responsabilidad por el futuro y el Progreso de las Fuerzas Productivas en la Nación.

Debemos esperar cuáles serán las decisiones. Aquí solamente vierto mis criterios y alertas, como economista.

*Salario Real: es la capacidad de compra (bienes y servicios) después de cobrar el salario por el trabajo realizado. Un incremento del salario, sin que se incremente su capacidad de compra, es puramente inflación. Un ejemplo claro ha sido lo ocurrido en Venezuela bajo el Gobierno de N. Maduro. Evitemos esa desgracia al país.

A. Boente

Hacer de tripas corazón | ADN Cuba

https://adncuba.com/opinion/hacer-de-tripas-corazon

Cuando la zafra de los diez millones, se llevó a cabo toda una campaña nacional para convencer al pueblo que era posible, difícil sí, pero posible. Se invirtió tiempo y dinero en que la mentira fuera creíble, en que los participantes se sintieran héroes, necesarios, imprescindibles para lograr aquella gesta que parecía imposible, que era imposible, que no fue posible.

Hubo tristeza, lloros y mea culpas cuando lo vaticinado se hizo presente. Los diez millones no van, no irían, no fueron nunca. De aquella locura solo quedaron como saldo positivo “Los Van Van”, que, si bien nunca cobraron diez millones, sustituyeron bastante bien el “azúcar” que se perdió con Celia Cruz. Pero a medida que ha ido pasando el tiempo y las soluciones se han hecho más desesperadas, la puesta en escena también se ha vuelto chapucera. Se ha perdido el histrionismo, la épica, el heroísmo.

Se ha pasado del “Tengo la seguridad de que en el curso de breves años elevaremos el estándar de vida del cubano por encima del de Estados Unidos y el de Rusia”, de Fidel, al "Hay que borrarse de la mente eso de los siete años, llevamos 50 años diciendo que hasta los siete años. Hay que producir leche para que se la tome todo el que quiera tomarse un vaso de leche y hay tierra para producirlo", de Raúl, al “se ha logrado recuperar, por ejemplo, dos millones de metros de tripas de res y del cerdo”, lo que equivale a 2 000 kilómetros de intestinos para alimentar al pueblo. Y el cubano no reacciona.

Nadie se pregunta dónde está la carne que envuelve a esas tripas. A nadie le interesa saber que para que se recuperen dos millones de tripas de cerdo y res deben haber muerto un número bastante alto de dichos animalitos y que esos animalitos tienen por costumbre envolver sus tripas con una cantidad de músculos, tendones y huesos que suelen ser más nutritivos y sabrosos al paladar que los intestinos, que básicamente lo único que contienen es mierda

Motembo, el pequeño pueblo de Villa Clara que puede convertir a #Cuba en la Dubai del Caribe

https://www.cubacute.com/2020/09/14/motembo-el-pequeno-pueblo-de-villa-clara-que-puede-convertir-a-cuba-en-la-dubai-del-caribe/

Motembo, el pequeño pueblo de Villa Clara que puede convertir a Cuba en la Dubai del Caribe

Compartir

Motembo es un minúsculo pueblo en el municipio de Corralillo, Villa Clara, en el centro de Cuba. Desde hace muchísimos años se sabe que allí existen yacimientos de petróleo y sus vecinos se aprovechan del gas acompañante para cocinar introduciendo tubos metálicos en el suelo de los patios y llevándolo hasta sus casas… Saben que viven sobre una mina de oro. ¿Será Cuba la Isla la Dubai del Caribe?

Algunos – entre los que se cuentan varias empresas extranjeras – afirman que Cuba, como Motembo, también se encuentra sobre un mar de petróleo; pero que todavía no ha encontrado dónde encajar el tubo.

Sin embargo, el día que lo haga se convertirá en la Dubai del Caribe.

La compañía australiana MEO que explota como concesionaria el Bloque de Prospección número 9, una zona de casi 3.000 kilómetros cuadrados que se extiende por varios municipios de las provincias centrales de Matanzas y Villa Clara, cree que el acceso a ese mar de petróleo podría encontrarse precisamente en Motembo, a la vista de todos.

De ser así sería como no haber visto el elefante en el cuarto porque en el central asentamiento se explota comercialmente el petróleo desde 1880.

Ese año un empresario francés de nombre Elías Maigrot abrió pozos artesanales para extraer una nafta de tan buena calidad que en 1900 ganó la medalla de oro en la Exposición Universal de París.

Durante el siglo XX el yacimiento estuvo en producción a veces sí, a veces no, por norteamericanos, soviéticos y canadiense; pero todos llegaron a una misma conclusión: Existían buenas posibilidades de contar con un gran yacimiento, pero no existía seguridad alguna de que así fuera. MEO Australia, por su parte asegura haber ido más allá y estar caaasi segura.

Aún así los directivos de la compañía no tañen campanas, porque en la industria del petróleo suele traer mala suerte y la prensa cubana y el Gobierno de Cuba prefieren mantener un perfil bajo al respecto después de tantas decepciones precedentes.

Sin embargo, de confirmarse que Cuba yace sobre un mar de petróleo las perspectivas económicas del país cambiarían de la noche al día.

Más cuando en alimentos y combustible la Isla gasta las tres cuartas partes de sus escasos fondos. Si sólo se cumpliera una pequeña parte de lo que afirma SEO sería un avance descomunal: Se crearían miles de empleos e infraestructura, se invertiría la balanza comercial y se podría invertir en la actividad económica y social.

Uno de los residentes en Motembo, Raúl Ochoa, lo tiene claro: su pueblo es la puerta por la que de la tierra brotará el maná que cambiará el destino del país: “No puede ser que en todo el Golfo de México el único país sin una reserva grande de petróleo sea Cuba”, dice mientras sueña en que la Isla se convierta en la Dubai del Caribe.

¿Quiere vivir en Canadá? El país abre convocatorias laborales | El Comercio

https://www.elcomercio.com/actualidad/convocatoria-laboral-canada-residencia.html las autoridades del país canadiense proyectan la admisión de hasta un millón extranjeros entre el 2019 y 2021. Y no solo incluye al trabajador, sino que podrá viajar con su familia, pues el beneficio se extiende a todos los miembros del hogar. Si usted desea acceder a este iniciativa de reclutamiento internacional, debe hacerlo en la plataforma digital Mon compte Québec en tête. Allí podrá informarse sobre los empleos que se ofertan. Entre los más comunes, por ejemplo, se encuentran labores de arquitectura, administración de empresas, análisis financiero y desarrollo digital. El requisito para llenar el formulario es realizarlo en francés, pues es un idioma común en la nación.

Este contenido ha sido publicado originalmente por Diario EL COMERCIO en la siguiente dirección:https://www.elcomercio.com/actualidad/convocatoria-laboral-canada-residencia.html. Si está pensando en hacer uso del mismo, por favor, cite la fuente y haga un enlace hacia la nota original de donde usted ha tomado este contenido. ElComercio.com