¿Por qué no funciona el Capitalismo Militar Totalitario de Estado en Cuba?

Origen: ¿Por qué no funciona el capitalismo militar de Estado? | Diario de Cuba

Circula por Internet una divertida parodia de Despacito, la exitosa canción de Luis Fonsi, ridículamente bailada por Raúl Castro, su hijo Alejandro, coronel formado en Moscú en las escuelas de inteligencia del KGB, y el nieto y guardaespaldas del general-presidente, Raúl Guillermo, apodado “El Cangrejo”.

Es la familia imperial cubana. Los tres, como toda la población, perciben que el país se hunde en la miseria, pero están paralizados por el terror a perder el poder. A estas alturas, Raúl Castro no tiene la menor duda de que el capitalismo militar de Estado no funciona, y sabe que sus reformas, los “lineamientos”, han fracasado, pero insiste en marchar hacia el abismo “sin prisa, pero sin pausa”.

El capitalismo militar de Estado es el modelo económico puesto en marcha por Fidel Castro desde los años 90, orgullosamente diferente al chino y al vietnamita. ¿Por qué no funciona?

Esencialmente, por dos razones vinculadas a la naturaleza humana: primero, porque no está basado en incentivos sino en el temor a los castigos. Si algo aprendimos con toda certeza del conductismo es que los refuerzos positivos tienden a reproducirse mientras los negativos producen el efecto contrario. En segundo lugar, el capitalismo militar de Estado prohíbe y reprime el ímpetu de los emprendedores, que es el principal motor del desarrollo y progreso de cualquier sociedad.

Grosso modo, el capitalismo militar de Estado se basa en la idea de que las principales fuentes de riqueza de Cuba están en las 2.500 empresas medianas y grandes del país, todas resguardadas en el ámbito estatal, preferentemente dirigidas por militares, mientras las actividades menores de servicio (restaurantes, pequeñas pensiones, payasos de fiestas particulares y un sinfín de minucias) le darían trabajo al grueso de una población cuidadosamente vigilada para que no acumule capital y así privarla de su potencial poderío político.

Objetivamente, estamos frente a un modelo de organización económica centralizado y planificado, sustentado en el mecanismo escolástico clásico: todas las verdades ya han sido descubiertas por los padres de la patria, y lo único que le queda a la sociedad es verificar constantemente la sabiduría de los próceres.

De esa estupidez se deriva otra: ya han sido formulados los 500 proyectos que aguardan en Cuba a los capitalistas extranjeros que quieran invertir y beneficiarse de la mano de obra dócil y barata que abunda en el país. Los economistas del régimen los han detallado minuciosamente. La planificación centralizada es eso: todo ha sido pensado y elaborado. No hay espacio para la improvisación y la creatividad. Tampoco para el mercado ni la competencia, esos inventos diabólicos del neoliberalismo.

No sé si Raúl Castro y sus consejeros han examinado el perfil de las naciones modernas exitosas, pero todas están sujetas al crecimiento mediante lo que Hayek llamaba el “orden espontáneo”. La economía crece en ellas libremente, sujeta al mecanismo de tanteo y error, guiada por el impulso de los emprendedores con sus esfuerzos espasmódicos, en las que unas veces “ganan” y otras “pierden”, porque si algo es seguro en un régimen de libertad económica, es que no existe la menor seguridad. Los consumidores son los que deciden y estos son impredecibles.

¿Y quiénes son esos emprendedores que asumen todos los riesgos? No se sabe con certeza. El economista Wilfredo Pareto, en otro contexto, lanzó la hipótesis del 80-20, y es probable que la proporción sea, más o menos, la que se presenta en todas las sociedades. El 20% persigue sueños, trabaja incansablemente, se esfuerza con denuedo, inventa, innova, fracasa y se vuelve a levantar, y tira hacia delante del 80% restante.

Es cierto que una reducida parte de ese 20% alcanza un éxito económico tremendo, pero perseguirlos en nombre de la igualdad, más que un crimen es una absurda injusticia. Si Jeff Bezos hoy es el hombre más rico del planeta porque ha revolucionado la venta directa por medio de Amazon, o si Amancio Ortega es el más poderoso de España debido a las tiendas Zara, es algo admirable que solo condenan unos descerebrados de esa izquierda reaccionaria y mercantilista que continúa sin entender cómo se crea, esparce o destruye la riqueza.

A Raúl Castro y a su familia no les debía ser tan difícil entender este fenómeno. A principios del siglo XX regresó a Cuba un gallego muy pobre y semianalfabeto que pocos años antes había ido a pelear a la Isla por cuenta de su derrotada España. Lo repatriaron, pero volvió. Tenía el fuego del emprendedor y advirtió que Cuba era una tierra de oportunidades.

Cuando murió, medio siglo más tarde, dejó una fortuna de unos siete millones de dólares (hoy serían 100), varias docenas de trabajadores, una finca azucarera grande en la que funcionaban un cine, una estafeta de correo y una escuela. Se llamaba Ángel Castro, era el padre de Fidel, Raúl y otra decena de hijos. Murió antes de que sus descendientes inventaran el nefasto capitalismo militar de Estado.

Anuncios

Cuba. La disidencia socialista alza su voz (Democracia contra Stalinismo, el escenario cubano)

Origen: La disidencia socialista se rebela contra los extremistas

Cuba. La disidencia socialista alza su voz (democracia contra stalinismo, el escenario cubano)

 Miami | Agosto 02, 2017
El bloguero Iroel Sánchez (izquierda) es una de las figuras más visibles de los extremistas que acusan a la disidencia socialista de "estar trabajando para el imperialismo y la restauración capitalista". (Captura)
El bloguero Iroel Sánchez (izquierda) es una de las figuras más visibles de los extremistas que acusan a la disidencia socialista de “estar trabajando para el imperialismo y la restauración capitalista”. (Captura)

Los ataques del extremismo dogmático encabezado por Iroel Sánchez y Enrique Ubieta contra un grupo de instituciones e intelectuales del oficialismo o cercano a él que lindan con la disidencia socialista han provocado una especie de rebelión en la granja.

Nadie puede aceptar que lo acusen de supuesto “centrista que en realidad estaría trabajando para el imperialismo y la restauración capitalista”. Callarse hubiera sido aceptar. Los acostumbrados a denigrar y descalificar a la oposición indefensa cometieron el grave error de subestimar la capacidad de respuesta que ha mostrado este sector de la intelectualidad cubana que históricamente ha apoyado el “socialismo”, pero con matices críticos.

Las víctimas incluyen a la prestigiosa Revista Temas, Cuba Posible, Cartas desde Cuba, OnCuba, La Joven Cuba, Periodismo de Barrio, El Estornudo, entre otros. Y entre los intelectuales que se han sentido aludidos directa o indirectamente y han salido a defenderse están Silvio Rodríguez, Aurelio Alonso, Carlos Alzugaray, Julio Carranza, Víctor Casaus, Vicente Feliú, Pedro Monreal, Arturo López Levy, Francisco Rodríguez, Félix Sautié, Jorge Gómez Barata, Israel Rojas, Humberto Pérez, Julio César Guanche, Jesús Arboleya, y el periodista uruguayo-cubano Fernando Ravsberg, entre otros. Hay muchos más que no han respondido, pero igualmente deben sentirse aludidos.

Todos saben que detrás de los burdos ataques está la mano del Departamento Ideológico del Comité Central del Partido Comunista de Cuba y del aparato de contrainteligencia ideológica de la Seguridad del Estado, lo cual es muy fácil de identificar porque “casualmente” las diatribas salen en Granma, Cubadebate y la blogosfera auspiciada desde el oficialismo dogmático.

Silvio Rodríguez expone en su blog Segunda Cita que esto se relaciona con la idea sobre la pertinencia o no de buenas relaciones con EE UU. En buena medida tiene razón.

Los partidarios de mantener pleno distanciamiento de EE UU, en el fondo desearían que continuara el bloqueo-embargo en la forma más feroz posible y que siga la tensión permanente con el vecino del Norte para tratar de continuar justificando la máxima centralización y estatalización del poder económico sin importar las consecuencias y evitando cualquier avance en la democratización defendida por los “centristas”.

Se trata de un diverso pensamiento de izquierda, nacionalista, proveniente del mismo seno “revolucionario”, pero de tendencia democrática, plural en lo político y lo económico, antidictatorial; siempre presente pero ninguneado, maniatado y acallado por el aparato burocrático, que ha logrado sobrevivir a base de malabares y equilibrios que le han impedido, hasta ahora, convertirse en una alternativa al estatalismo.

Durante el IV Congreso del PCC en 1990-91, coincidiendo con la debacle de la URSS y el “campo socialista”, florecían en Cuba las ideas cercanas a la perestroika y la glásnost de Gorbachov. Desde la contrainteligencia militar se desató el Plan Alejandro, una gigantesca caza “secreta” de “perestroikos” dentro de las FAR, el MININT, el PCC y el MINREX, utilizando como pretexto las Causas No.1 y No.2 de 1989 contra los Generales Ochoa y Abrantes.

Miles de funcionarios de nivel alto y medio fueron enviados a “cumplir otras misiones”, jubilados o simplemente cesanteados. En ese mismo marco, pocos años después fue desactivado el Centro de Estudios de América (CEA), un centro de investigación de Ciencias Sociales adjunto al Departamento América del CC donde un grupo de estudiosos empezaron a abordar la realidad cubana desde una perspectiva diferente a la fidelista.

Haroldo Dillas, uno de los miembros del Consejo de Dirección del CEA, hoy exiliado escribía en un artículo en 2011: “El día 27 de marzo de 1996, sin previo aviso, Raúl Castro, en su rol habitual de dóberman del sistema, leyó por televisión un informe del V Pleno del CC del PCC en que se calificaba al CEA de quinta columna del imperialismo al servicio de la CIA”.

La acusación a los actuales “centristas” es del mismo tipo.

La diferencia con aquellos años la marcan la desaparición física del icono principal -inspirador del centralismo y el autoritarismo que aplastaba con su sola presencia cualquier simple disidencia- y el crecimiento del acceso a internet que ha posibilitado la extensión de este pensamiento y su penetración en todos los estratos de la sociedad cubana, a tal punto que podría afirmarse que va predominando en las capas medias y bajas, en el propio seno de la intelectualidad tradicionalmente oficialista.

Ahora, en Cuba, crece el sentimiento de que son imprescindibles verdaderos cambios democráticos, y sus promotores no se encuentran en la Asamblea Nacional o en el aparato burocrático machadista del PCC, pero pululan en los centros de investigación oficiales, en las universidades y en los propios aparatos del Estado donde el pensamiento de los intelectuales juega un papel fundamental, y en la oposición, desde luego. El espíritu de la renovación no lo han podido matar.

Ya no puede ocultarse el desastre del modelo estatal asalariado de matriz estalinista y no hay manera de justificar su continuidad, al tiempo que la pantalla del estatal-socialismo perdió todo su espejismo y la oposición en general va creciendo en todos los sectores.

Para que este amplio pensamiento democrático, que incluye socialistas, pueda convertirse en una eventual alternativa al estatalismo, deberá establecer con toda claridad sus diferencias con el mismo, poner la lucha por la democracia en primer plano y reevaluar sus posiciones sobre la oposición pacífica tradicional.

Con “8 Millones” se consolida el Estado Fallido de N. Maduro en #Venezuela 

Origen: Maduro consuma un autogolpe en la jornada electoral más violenta | Internacional | EL PAÍS

Nueva etapa

Hoy Venezuela comienza una nueva etapa. La oposición llamó a la unidad contra el régimen, mientras el Gobierno continuará una huida hacia adelante llena de incógnitas. La nueva Asamblea Nacional Constituyente desmantela la Cámara elegida en 2015, compuesta por una mayoría de representantes críticos con el chavismo, e incluso, según los defensores del legado del expresidente Hugo Chávez, supone una traición y una ruptura sin vuelta atrás con los últimos 18 años.

Lo que dejó claro la elección, en cualquier caso, es que Venezuela es desde este domingo un país más dividido. En el este y el sureste de Caracas los comicios prácticamente no se celebraron. La huelga general de 48 horas convocada la semana pasada por la MUD, materializada en cortes de vías, que se vivió desde el miércoles, impidió que en esos sectores de la capital venezolana, donde se concentra la mayoría de la oposición al régimen de Nicolás Maduro, el Consejo Nacional Electoral abriera los centros de votación. El diputado Juan Andrés Mejías, del partido Voluntad Popular, informó de que abrió menos del 10% de los centros en los municipios opositores de Baruta, Chacao y El Hatillo.

Pero al superar esos límites otro país salía a votar. A primera hora de la mañana, en el colegio electoral Andrés Bello, de la avenida México, en el centro de Caracas, había muy poca gente formada en filas. En el único colegio abierto en la avenida Lecuna de Caracas, también en el corazón de la capital venezolana, había unas cuantas personas más, las suficientes, en cualquier caso, para que la televisión oficial, con planos cerrados, proclamara que, desde primera hora de la mañana, la asistencia era masiva. Aun así, la concurrencia no era la de comicios presidenciales, en los que suele votar mucha más gente.

El chavismo perdió en Coche y El Valle, dos parroquias del suroeste de Caracas que, hasta el varapalo de las elecciones al Parlamento, en diciembre de 2015, eran sus bastiones principales en la capital. Pero a media mañana, en la larga avenida intercomunal que las une, había cinco colegios electorales con varias personas esperando que les autorizaran la entrada. Era un domingo distinto al que discurría en los sectores opositores, silencioso y con restos de barricadas en las esquinas.

El oficialismo

La oposición se abstuvo de participar porque no avaló la convocatoria del presidente Maduro ni las condiciones establecidas por el Consejo Nacional Electoral, que reservó a la clientela del oficialismo un tercio de las diputaciones y sobrerrepresentó aquellas provincias donde el régimen conserva buena parte de sus apoyos. Como colofón a sus esfuerzos de impedir los comicios, la dirigencia de la MUD convocó a una manifestación en la autopista Francisco Fajardo. Pero la Guardia Nacional Electoral impidió que los manifestantes se concentraran en los cinco puntos dispuestos para la protesta. Fue una represión brutal que incluyó, según denuncias del dirigente nacional de Primero Justicia, José Manuel Olivares, el robo de teléfonos celulares y el lanzamiento de gases lacrimógenos y golpes.

Venezuela, en definitiva, afronta ahora un momento decisivo marcado por la violencia en el que toda posibilidad de diálogo, auspiciada especialmente en las últimas semanas por el expresidente español José Luis Rodríguez Zapatero —y que culminó con la salida de la cárcel de Leopoldo López en un intento del Gobierno de buscar un balón de oxígeno ante la presión—, parece haberse desvanecido. Las decisiones que tomen el régimen de Maduro y los dirigentes de la MUD en las próximas horas serán determinantes para definir el futuro del país.

Periodista Sol García Basulto | En arresto domiciliario por violar la Censura Castrista 

Origen: La SIP rechaza el arresto domiciliario de la periodista Sol García Basulto | Diario de Cuba

La Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) expresó este martes su rechazo al arresto domiciliario de la periodista camagüeyana Sol García Basulto por desempeñar la profesión y lamentó una acusación similar contra el comunicador Henry Constantín Ferreiro, reporta EFE.

La SIP repudió que los periodistas en Cuba estén expuestos al arresto por “ejercer su derecho a recopilar información y difundirla a través de un medio de comunicación, un derecho humano amparado por numerosos tratados internacionales”.

Los colegas cubanos “siguen padeciendo las nefastas consecuencias de lo que implica una sociedad regulada”, expresó en un comunicado Roberto Rock, presidente de la Comisión de Libertad de Prensa e Información de la SIP.

García Basulto, de la revista La Hora de Cuba, está desde este lunes en prisión domiciliaria.

La periodista fue citada el lunes por la policía para informar “novedades” relacionadas a su acusación por presunta “usurpación de la capacidad legal”, impuesta en marzo pasado por “hacer entrevistas en la vía pública y publicarlas en la revista”, precisó la SIP.

La organización, con sede en Miami, señaló que Ferreiro, vicepresidente de la Comisión de Libertad de Prensa e Información de la SIP para Cuba, fue acusado por el mismo delito, que es penalizado con una multa o la privación de libertad por entre tres meses y un año.

La SIP reiteró su oposición al carácter “obligatorio de la colegiación y al requerimiento de título universitario para poder ejercer el periodismo”.

“Soy inocente. Siempre he ejercido mi libertad de expresión, palabra y prensa registradas en la Constitución de la República y en la Declaración Internacional de los Derechos Humanos”, denunció García Basulto a DIARIO DE CUBA.

Asimismo, explicó que su caso ahora está siendo llevado por la policía política, por el oficial Yusniel Pérez Estrada, primer teniente de Operaciones Territoriales.

García Basulto pidió a la prensa extranjera y a la opinión internacional que contactaran a este oficial: “Para más información llamen al primer teniente Yusniel, este es el número de su oficina: 5332278268. Se los agradecería mucho por este apoyo”.

En los últimos meses el régimen le ha impedido a García Basulto llegar a La Habana y viajar a Panamá, la detuvo en noviembre y le ha prohibido ejercer el periodismo.

En mayo, en entrevista con este diario, la joven (madre soltera que tiene un niño de tres años) afirmó que los agentes de la Seguridad del Estado no la dejaban “llevar una vida normal” y que “interrumpían en cualquier momento”.

“Muchas personas intentan persuadirme de los riesgos que tiene esta carrera (el periodismo) y me dicen que lo deje por mi hijo. No saben que funciona a la inversa: lo hago por mi hijo, porque no soporto la idea de llevarlo a una escuela donde lo obligarán a repetir consignas mediocres que hablan de muerte y de ser como asesinos. Tampoco voy a separarlo de su familia sacándolo del país, porque él no solo me tiene a mí, también tiene padre, abuelos, tíos, una familia que lo ama y el derecho de estar con ellos. Lo correcto es estar aquí y señalar lo que no está bien”, concluyó García Basulto.

 

 

Los Kioskos de TRD Caribe regresan a los barrios 

Origen: Las TRD Caribe regresan a los barrios – Yusnaby Post

Las TRD Caribe regresan a los barrios

Los miles de empleados por las cadenas de tiendas recaudadoras de divisas (TRD)  que desde el 30 del pasado mes se quedaron sin trabajo en los conocidos kioscos de esta entidad han recibido la orden de alistarse con urgencia y discreción

Lavar y planchar los uniformes forma parte de las orientaciones recibidas pues el regreso a los antiguos puestos de trabajo tendrá lugar de un momento a otro.

Al parecer hay marcha atrás en el asunto, pues los kioscos de la TRD Caribe, son la única entidad que vende algo de mínima calidad en cientos de comunidades y barrios de todo el país, y por sí solos son una opción indispensable para lo cubanos, especialmente en los meses de verano.

Fuentes consultadas aseguraron en su momento que los desfalcos múltiples y la escasez imparable fueron los motores impulsores del cierre de este tipo de entidades. Razones que a la razón no convencen pues este es el mismo desempeño diario que afronta cuanta entidad estatal se recuerde.

Pausas y Prisas aparte los purgados temporales irán de vuelta a sus puestos de lucha lo más calladitos posible, que aquí no ha corrido la sangre. Solo un par de semanitas de incertidumbre bastaron para que algún inteligente se diera cuenta de que estos kioscos son ideales para hacer justicia a su nombre: Recaudar Divisas sin importar el precio.

Con información de Cubanet.

La experta de la ONU Virginia Dandan hechizada en La Habana y mirando al Malecón #DDHH #ONU #UN #UE

Origen: La experta de la ONU Virginia Dandan ‘alienta’ al Gobierno a firmar los pactos sobre derechos humanos | Diario de Cuba

Una nota de prensa publicada por la Oficina del Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos explica que el propósito principal de la visita de Dandan era “ver cómo los derechos humanos se integran en las actividades de solidaridad internacional de Cuba”.

En tal sentido, la experta considera que tales “esfuerzos (…) son tanto más destacables a la luz de los desafíos internacionales a los que se enfrenta para la realización de los derechos humanos en el país”.

Elogia que La Habana tenga “sólidas alianzas con más de 30 países, que se caracterizan por las buenas prácticas que comparte con el resto del mundo” y sobre derechos humamos se circunscribe a hablar de acceso pleno y gratuito a la educación y la salud.

Alaba las “becas disponibles para estudiantes extranjeros” y programas como “Yo sí puedo”, que “se ha reproducido en numerosos países en los que un total de más de 30 millones de personas han sido alfabetizadas”.

La especialista filipina también elogia “la respuesta significativa de Cuba a las crisis de salud y los desastres en el extranjero, como la crisis del Ébola” y destaca “un proyecto de cooperación que envía equipos de emergencia de médicos, enfermeras y otros trabajadores de salud a áreas afectadas por eventos climáticos extremos y epidemias”, en referencia a la brigada Henry Reeve.

Si es cierto que los especialistas médicos participan en estas misiones humanitarias en el extranjero, la mayoría es enviada a trabajar en países a través de contratos de venta de servicios. Gracias a estos convenios el Gobierno cubano se embolsa hasta el 75% de los salarios de los especialistas.

Aunque trabajan en condiciones de semiesclavitud, los profesionales cubanos prefieren participar en estos programas. Resultan un alivio para sus bolsillos en un país donde el salario medio no supera los 30 dólares.

Acerca de la cuestión de los derechos humanos, y ya fuera de sus valoraciones sobre solidaridad internacional, Dandan se limita a “alentar” al Gobierno cubano “a considerar favorablemente la posibilidad de ratificar el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales, así como sus protocolos facultativos”.

La Habana firmó tales compromisos en Nueva York en 2008, pero después no los ha ratificado, ni tampoco se ha sumado de forma voluntaria, como ha demandado la oposición en la Isla.

Según la nota de prensa, “los hallazgos y las conclusiones completas de la Sra. Dandan serán incluidos en un informe oficial que se presentará al Consejo de Derechos Humanos de la ONU en junio de 2018”.

Virginia Dandan fue nombrada experta independiente sobre los derechos humanos y la solidaridad internacional en junio de 2011 por el Consejo de Derechos Humanos de la ONU. Actualmente se enfoca en la aplicación del contenido normativo de los derechos económicos, sociales y culturales.

Sin embargo, su labor durante la visita a la Isla ha sido ampliamente criticada por varias organizaciones opositoras, a quienes la experta negó incluso su existencia. Algunas le habían hecho llegar informes sobre la situación de los trabajadores cubanos y el sistema de contratación, así como sobre exclusión social y de represión a la disidencia.

El Observatorio Cubano de Derechos Humanos (OCDH) incluso pidió al Alto Comisionado para los Derechos Humanos (ACNUDH), Zeid Ra’ad Al Hussein, que reconsiderara el envío de expertos a la Isla.

“El intento de homologación o ‘blanqueo’ de la imagen del Gobierno cubano, pasando por alto la verdadera realidad de Cuba, se ha visto intensificado en los últimos meses por medio de las visitas de Jean Ziegler, Maria Grazia Giammarinaro, y, recientemente, la de la experta Virginia Dandan”, condenó el OCDH.

Afirmó, además, que estas visitas son “controladas por el Gobierno cubano ante la desconcertante aquiescencia de dichos altos funcionarios de la ONU, que lejos de juzgar con imparcialidad y compromiso con las víctimas de las violaciones han querido ‘validar’ la versión del Gobierno sobre la situación de los derechos humanos en Cuba”.

¿Qué poder va a tener el nuevo Presidente de Cuba?

Origen: ¿Qué poder va a tener el nuevo presidente? | Diario de Cuba

Traducido por google

¿Qué poder va a tener el nuevo presidente?

Miguel Díaz-Canel and Raúl Castro. (ENRIQUE DE LA OSA)

Con sólo nueve meses antes general Raúl Castro pasos hacia abajo como presidente de Cuba y las manos el poder a un nuevo líder, casi todo el mundo en la isla, y en todo el mundo, es bastante seguro de que va a ser: el actual vicepresidente primero del el Consejo de Estado y del Consejo de MinistrosMiguel Díaz-Canel .

Por supuesto, en la política lo que se predijo no necesariamente vienen a pasar. Muy diferentes escenarios, no previstos por cualquier persona, podrían surgir. Por ejemplo, si el chavista dictadura cae en Venezuela , la crisis económica y política que esto desencadenaría en Cuba podría hacer que sea muy difícil para un civil para convertirse en presidente. Más bien, es probable que sea uno de los 15 patricios que componen la Junta Militar que realmente es el que manda en el país.

Aunque Mariela Castro , la hija del dictador, dio a entender en España que no puede haber una “sorpresa” en febrero de 2018, hasta ahora todo parece indicar que Díaz-Canel, de hecho, ser el nuevo jefe de Estado, a pesar de que hace no forman parte de la élite militar del castrismo. ¿Qué poder real tendrá él?

Los medios de comunicación y gobernantes de todo el mundo creen que en febrero de 2018 Raúl Castro dejará el cargo. Suponen que, al igual que con los dictadores “normales” que han sido presidentes de sus países, en Cuba cuando Castro deja al gobierno a su sucesor será otro dictador, o tienen poderes para iniciar algo así como la perestroika u otros cambios profundos en la isla.

Gran error. En primer lugar, la dictadura de Castro no es “normal” o tradicional, pero Comunista, que es algo muy diferente. La Constitución cubana (que era el reflejo de los soviéticos) establece que la máxima autoridad de la República no es el Consejo de Estado, el presidente o el jefe del Gobierno, sino más bien el Partido Comunista de Cuba (PCC) . Por lo tanto, constitucionalmente, al menos, la más alta autoridad en la isla es el Primer Secretario del PCC.

Los militares, al mando

En segundo lugar, Fidel Castro nunca aceptó -como en la URSS y otros países-comunista Partido realmente estar por encima de los militares. Su megalomanía se enfrentaron con este principio marxista-leninista y lo convirtió, como comandante en jefe, en una versión caribeña de Luis XIV: ” L’Etat, c’est moi ”  Fue el Estado.

Es decir, el comandante en jefe es el dictador, asistido por una junta militar integrada por 15 generales, coroneles y comandantes, del castrismo crème de la crème . Si alguien duda de si el ejército está a cargo actualmente en Cuba, pueden estar seguros de que es, como toda dictadura se basa en la fuerza, y es militarista por su propia naturaleza. Siempre se rige por un hombre fuerte, que es, obviamente, un militar, rodeado por generales que adular a halagarlo y para promover sus propios intereses. Y si ponen a un civil al frente, él es sólo un peón del jefe militar.

Raúl Castro ha tomado la fijación militar del régimen aún más, incluso la colocación de los militares en el control directo de la economía. Este es un defecto que afectará el civil Díaz-Canel, si la Constitución no se modifica.

No puede ser el dictador constitucionalmente, pero va a ser el comandante en jefe de la FAR (Fuerzas Armadas), una posición que se corresponde con el jefe de Estado, de acuerdo con la actual constitución. Es decir, un civil sería el comandante supremo de los tres ejércitos, la Fuerza Aérea, la Armada, contrainteligencia e inteligencia.

Los hermanos Castro no pensaron en esto cuando en febrero de 1976 se promulgó la actual Constitución, en su propia imagen y semejanza. En ese momento Fidel y Raúl fue del 49 fue de 45, y ambos vieron a sí mismos a la cabeza del poder público por secula seculorum . Pero el hermano mayor murió, y el más joven acaba de cumplir 86, y va a renunciar como jefe de Estado.

Un civil como comandante en jefe?

No importa lo que dice la Constitución, en cada autocracia militar la figura más poderosa es el comandante en jefe. Pero, a partir de febrero Cuba contará con un escenario sin precedentes si un civil es el nuevo comandante supremo de las FAR. Hasta la fecha, los cargos de presidente, jefe del partido y comandante en jefe siempre se han concentrado en una sola persona: Fidel, y luego Raúl.

Ante una falla institucional de ese tipo, tres cosas diferentes podrían ocurrir: 1) Una reunión de la Asamblea Nacional del Poder Popular de repente podría ser llamado para reformar la Constitución 2) general Castro podría llevar al país a la época en que Osvaldo Dorticós era una la cabeza en señal de estado, sin poder real (3) Uno de los miembros más jóvenes de la junta militar podría ser elegido presidente, y reemplazar el primer secretario del PCC en 2021, o cuando Castro II así lo decide, o muere.

La modificación de la Constitución podría consistir en cambiar el liderazgo de las FAR por parte del presidente de una comisión militar omnipotente, al estilo chino, respondiendo a la Oficina de Política y el primer secretario. En referencia a la segunda opción, recordemos que Dorticós era una figura con fines de protocolo, una farsa, encargados de recibir las credenciales de embajadores, asistir a eventos públicos para darles un cierto nivel de política y estatal, la firma de leyes impuestas por Fidel, y que representa Cuba a nivel internacional.

Pero hay una diferencia importante: en el tiempo de Dorticós la Ley Fundamental, escrito por Castro que en febrero de 1959, sustituyó a la Constitución de 1940 y se coloca el primer ministro como jefe de gobierno, el presidente.

Ahora otra Constitución está en vigor, y se asigna la dirección suprema de las FAR para el jefe de Estado. Fidel y Raúl pensaban que eran inmortales. Es decir, si no hay una enmienda constitucional Díaz-Canel sería, formalmente, ser el comandante en jefe.

El jefe del gobierno sin ser el primer secretario del PCC?

Además de esto, no habría otro fiasco político-institucional para resolver. Por primera vez en la historia del castrismo, el primer secretario del PCC, “número uno” de Cuba según la Constitución, no sería el jefe del gobierno.

El nuevo presidente no sería el dictador, pero él sería el presidente del Consejo de Ministros. Esto iría más allá de lo que el faraón y sus generales podrían cumplir. Una Indiferente necesita ser un genio para prever que Castro II emitirá una severa advertencia al nuevo presidente:  .. Usted sabe, Miguelito, usted no es realmente el jefe de nada Esto es todo para la demostración todavía estoy manda aquí “.

En resumen, Díaz-Canel, para decirlo como Homero en La Ilíada , no tiene la areté (excelencia) a ser un dictador. Ellos no van a dejar que le sirven como comandante en jefe. Él no será capaz de dar órdenes a un cabo. Tampoco a ser realmente el jefe del gobierno.

Por lo tanto, en lugar de ser el Mikhail Gorbachev de que a muchos les gustaría ver a marcar el comienzo de un cambio en Cuba, el nuevo presidente proyectada parece que va a emular a Dorticós, no importa lo que dice la Constitución. Después de todo, en la isla de todo el mundo le llama “presidente”, a pesar de que todos sabían que en realidad no lo era.

 

Raúl Castro reconoce los errores y aposta por el Trabajo “por cuenta propia” y las cooperativas No estatales

Origen: Raúl Castro se hace responsable de los errores cometidos en la implementación del trabajo por cuenta propia en la isla – Periódico Cubano

 

Buena parte del discurso pronunciado por el gobernante Raúl Castro durante la clausura de la sesión del Parlamento cubano, se lo dedicó a hablar sobre el desarrollo del trabajo por cuenta propia, de los errores cometidos y de lo necesario que es para el país, este tipo de gestión.

Al respecto dijo Raúl; “considero conveniente enfatizar que no hemos renunciado al despliegue y desarrollo del trabajo por cuenta propia, ni a proseguir el experimento de las cooperativas no agropecuarias. No vamos a retroceder ni a detenernos, ni tampoco permitir estigmas y prejuicios hacia el sector no estatal”.Es evidente que ese sector emergente es necesario en la isla, en primer lugar para evitar altas cifras de desempleo, en segundo lugar para garantizar servicios básicos que la empresa estatal socialista no lo pudo hacer, en tercer lugar para buscar más eficiencia y calidad en los servicios, otra debilidad de la empresa estatal, a lo se le puede agregar, para garantizar la atención al incremento en el flujo de turistas que llegan a la isla, a través de las casas y habitaciones particulares para la renta y los conocidos paladares, ya oficialmente reconocido por el Ministro de Turismo.

Y prosigue “no olvidemos que el ritmo y la profundidad de los cambios que debemos introducir en nuestro modelo deben estar condicionados por la capacidad que tengamos de hacer las cosas bien y rectificar oportunamente ante cualquier desviación”.

Criticó a funcionarios que se encargan de llevar este proyecto—implementación del trabajo por cuenta propia– hacia adelante, señalando que han sido superficiales y entusiastas y deseosos de avanzar sin tener la calidad para ello.

Recalcó; “es necesario cumplir lo que hemos acordado, lo necesita el país y también la Revolución. El deseo de hacer cosas rápidas sin una preparación correcta, en primer lugar, de los que tienen que aplicar las medidas, conduce a todos esos errores, y después criticamos a los que no debemos criticar”.

“Se han cometido hechos delictivos, existen informaciones de casos donde una misma persona tiene ya dos, tres, cuatro y hasta cinco restaurantes. No en una provincia, sino en varias, una persona que ha viajado más de 30 veces a diferentes países. ¿De dónde sacó el dinero? ¿Cómo lo hizo? Todos esos problemas existen; pero no debemos emplearlo como pretexto para criticar una decisión que es justa”.

Más adelante agregó; Decidimos hacer las cooperativas, probamos con algunas e inmediatamente nos lanzamos a hacer decenas de cooperativas de la construcción, ¿nadie ha analizado las consecuencias que eso trajo y los problemas que esa precipitación ha creado?, por mencionar una sola. Y como esas, hay unas cuantas. Eso es lo que quiero expresar en palabras sencillas y modestas, ¿De quién son esos errores? De nosotros principalmente, de los dirigentes que hemos elaborado esa política, aunque en consulta con el pueblo, con la aprobación del Parlamento, del último Congreso, de la última reunión que tuvimos aquí el pasado mes, para aprobar todos estos documentos que mencioné al principio de mis palabras. Esa es la realidad. No tratemos de tapar el sol con un dedo. Errores son errores, y son errores nuestros, y si vamos a medir por la jerarquía entre nosotros, son errores míos en primer lugar, porque soy parte de esa decisión. Esa es la realidad.

Muere Liu Xiaobo, el premio Nobel de la Paz chino preso del Totalitarismo Comunista

Origen: Muere Liu Xiaobo, el premio Nobel de la Paz chino

El escritor y activista pro democrático Liu Xiaobo, galardonado con el premio Nobel de la Paz en el 2010 ha fallecido víctima de un cáncer de hígado en el hospital universitario número uno de Shenyang, en el norte de China. Con su muerte se ha convertido en el primer premiado que expira mientras cumplía una pena de cárcel.

Este veterano disidente, respetado por todos los críticos con el régimen comunista y considerado por las autoridades de Pekín como su bestia negra, ha muerto a la edad de 61 años, entre fuertes medidas de seguridad y ante la imposibilidad de recibir el tratamiento adecuado, tras haberle sido detectado un cáncer en fase terminal el pasado 23 de mayo.

Su muerte, al igual que lo había sido toda su vida, se convirtió en un pulso con el régimen comunista. En los últimos días, el Gobierno chino desoyó las peticiones de la comunidad internacional para liberar a Liu Xiaobo, después de que varios médicos extranjeros que le visitaron contradijeran la versión oficial y aseguraran que podía viajar al extranjero para recibir tratamiento, como había expresado el galardonado activista.

El Gobierno chino desoyó las peticiones de la comunidad internacional para liberar a Liu Xiaobo

Los oncólogos estadounidense y alemán que lo examinaron el pasado fin de semana señalaron que Liu podía ser trasladado al extranjero y sugirieron hacerlo “lo antes posible”, y aseguraron que podía viajar “con seguridad con la atención médica y la ayuda adecuadas”. Las autoridades chinas, sin embargo, se negaron, aludiendo que se trataba de “un asunto interno de China”, según dijo el portavoz e Exteriores, Geng Shuang.

Una actitud dilatoria por parte de Pekín que impulsó a los disidentes próximos a la familia de Liu a subrayar que el régimen comunista pretendía tener en sus manos a Liu Xiaobo “hasta la muerte”, como señaló Ye Du.

La realidad es que la evolución de los hechos desde que se conoció la enfermedad de Liu Xiaobo corroboran los recelos expresdos por Ye Du. Y es que el Nobel de la Paz, que cumplía una pena de once años de cárcel tras ser condenado el día de Navidad del 2009 por “incitar a la subversión contra el Estado”, no fue trasladado a un centro hospitalario para recibir cuidados médicos hasta un mes después de serle diagnosticado el cáncer en estado avanzado. Tuvo que esperar a que le concedieran la libertad provisional por razones sanitarias. Un tiempo perdido que su esposa, sus amigos y la comunidad internacional consideraron irrecuperable, dado que el avanzado estado de su enfermedad, que ha hecho imposible que pudiera ser operado.

Era un desenlace que sus próximos esperaban. No sólo porque los médicos que le trataban ya habían advertido a familiares y amigos que se mentalizaran para lo peor, sino por lo tardío que empezó a recibir tratamiento, concretamente el 26 de junio. Desde esta fecha su estado de salud se fue degradando rápidamente y durante los últimos días ya sólo recibía paliativos para el dolor, según sus allegados.

Miembros de la comunidad tibetana de Australia piden la liberación de Liu Xiaobo
Miembros de la comunidad tibetana de Australia piden la liberación de Liu Xiaobo (Steven Saphore / Reuters)

De nada han servido las reclamaciones de la comunidad internacional, en especial de la canciller alemana Angela Merkel, que reclamó “un gesto humanitario”, y de sus amigos para que Pekín le permitiera viajar al extranjero para tratar su enfermedad. Ni siquiera las recientes declaraciones de eminente oncólogos extranjeros fueron tenidas en cuenta. Aunque ya era demasiado tarde, las autoridades comunistas se mantuvieron inflexibles.

Muchos de sus amigos y críticos con el régimen comunista consideran que su muerte ha sido deliberada. Opinan que las autoridades son responsables por no haber diagnosticado a tiempo la enfermedad o haberla escondido al prisionero. “Yo creo que han obrado de forma deliberada” dijo hace unos días Bao Tong, el más estrecho colaborador del difunto primer ministro Zhao Zhiyang, que intentó evitar la masacre de Tiananmen de 1989 y le costó ser defenestrado y vivir en arresto domiciliario hasta su muerte en el 2005.

Liu Xiaobo, nacido en Changchun (provincia de Jilin) el 28 de diciembre de 1955, en el seno de una familia de intelectuales, ha fallecido mientras cumplía una condena de once años de cárcel por impulsar un manifiesto llamado “Carta 08”. Un documento que reclamaba al Gobierno chino libertad de expresión, el fin del partido único, reformas democráticas y el sufragio universal.

Era un manifiesto inspirado en la “Carta 77” que redactó la oposición democrática de la extinta Checoslovaquia en 1977 y que contribuyo a la caída del régimen comunista de aquel país en 1989.

Fue precisamente ese mismo año en que Liu Xiaobo se erigió como una figura contestataria ante las autoridades de Pekín. Profesor por entonces de la universidad Normal de Pekín, abandonó su estadía en la universidad de Columbia para participar en las reivindicaciones democráticas de la plaza de Tiananmen en mayo del 89.

Ante la intransigencia del régimen a las demandas de los estudiantes protagonizó una huelga de hambre en compañía del cantante Hou Dejian y de los intelectuales Zhou Duo y Gao Xin. Junto a ellos negoció la noche del 3 al 4 de junio la salida pacífica de cientos de manifestantes de la plaza, antes de que los tanques y los soldados entraran a sangre y fuego en aquella explanada y acabaran con aquel movimiento estudiantil. Al día siguiente, tras negarse a pedir asilo, fue detenido y enviado a la cárcel de Qincheng. Fue su primera condena.

Liu ha fallecido mientras cumplía una condena de 11 años por impulsar un manifiesto llamado “Carta 08”

Tras un año y medio en prisión se rindió y, presionado por su familia, escribió una confesión y en enero de 1991 salió en libertad. A partir de esta fecha se retiró de la vida pública, aquejado de un sentimiento de culpabilidad por las víctimas de Tiananmen, el sentimiento de vergüenza por su confesión y la desconfianza de otros activistas por las circunstancias de su liberación.

En mayo de 1995 volvió a ser detenido, por exigir a las autoridades que corrigieran los errores cometidos por el Gobierno en la masacre estudiantil de Tiananmen. Sus críticas le costaron ocho meses de arresto.

Y en octubre de 1996 volvió a ser detenido y castigado con tres años en un “campo de reeducación laboral”. Allí contrajo matrimonio con su segunda esposa, la poetisa Liu Xia. Cundo recobró la libertad, en octubre de 1999 se halló, repentinamente en una China que le pareció desconocida, en lo que solo parecía importar el dinero. Era el despertar económico del gigante asiático.

A partir de entonces ayudó al movimiento de las “Madres de Tiananmen”, la red de familiares de las víctimas de aquella matanza de junio del 89. En el 2001 participó en la fundación del PEN Club chino, que presidió entre los años 2003 y 2007.

Al año siguiente, en el 2008, con motivo del 60 aniversario de la declaración de los derechos del hombre, Liu Xiaobo, junto a otros 300 intelectuales chinos, impulsó la “Carta 08”. Una iniciativa que le costó una condena de once años de cárcel y, finalmente, la propia vida.

Su encarcelamiento desencadenó una campaña internacional reclamando su liberación, ante la cual las autoridades de Pekín se mostraron intransigentes.

No pudieron evitar, sin embargo, que un año después de su ingreso en prisión, en el 2010, Liu Xiaobo fuera galardonado con el premio Nobel de la Paz y se convirtiera en el único laureado encarcelado. Este reconocimiento provocó la ira del régimen comunista, que congeló las relaciones con Noruega hasta finales del 2016.

No fueron estas las únicas represalias que puso en marcha el Gobierno chino. Su esposa, Liu Xi, también fue castigada. Desde que su esposo ganó el Nobel de la Paz ha permanecido en arresto domiciliario, sin estar acusada de nada. No tenía acceso a internet, no podía recibir visitas y en raras ocasiones podía hablar por teléfono con su familia. Sólo se le permitió salir ahora, a finales de junio, para visitar a Liu Xiaobo en el hospital y pasar con él los últimos días de su vida.

El gobierno chino tiene una gran responsabilidad por su muerte prematura”

BERIT REISS-ANDERSEN

Tras su muerte, el líder del Comité Nobel de Noruega, Berit Reiss-Andersen, ha cargado durante contra el gobierno de China diciendo que “tiene una gran responsabilidad en la muerte prematura” de Liu Xiaboo. “Nos resulta muy inquietante que Liu Xiaboo no fuera transferido a una instalación donde poder recibir tratamiento médico antes de que su enfermedad se convirtiera en terminal”, confesaba en un comunicado a Reuters

Tendencias Latinoamericanas. Escrito en el 2015 pero más vigente hoy 

Origen: Tendencias Latinoamericanas

Tendencias Latinoamericanas
Por Carlos Sabino

Notable cambio de tendencia: retrocede y se agota el modelo populista. Guatemala, rechazo frontal al populismo. Argentina: el fin del reinado de los Kirchner. Venezuela y su incierto futuro. La crisis de Brasil. Otras noticias de interés.
TENDENCIAS Latinoamericanas procura ofrecer al lector un panorama balanceado de la realidad de nuestra región: como informe semestral no es un típico boletín de coyuntura, -pues trasciende lo anecdótico para bucear en las tendencias que se mueven más allá de lo cotidiano- pero esto no implica que vayamos al otro extremo, a la reflexión puramente abstracta, desconectada del variado acontecer de la región. Este equilibrio, además, se refiere a los temas y los hechos a destacar: la idea es vincular lo económico con lo político y lo social, en tanto presentamos informaciones que no se limitan a un grupo específico de países sino que abarcan también acontecimientos que, en ocasiones, pueden pasar desapercibidos.

Notable cambio de tendencia: retrocede y se agota el modelo populista

Las cuatro elecciones que se han realizado en este semestre muestran que la tendencia hacia la izquierda populista, que había predominado a lo largo de todo lo que va del siglo, no solo se ha detenido sino que ya ha cambiado claramente de signo. Podríamos decir que el chavismo -o como se llamaba a sí mismo pomposamente, el “socialismo del siglo XXI”- detuvo su expansión hacia 2008-2010 aproximadamente. De allí en adelante ningún país de la región pasó a regirse por esa forma de autoritarismo caudillista, que se había iniciado con el triunfo electoral de Hugo Chávez en Venezuela a fines de 1998. Pero en los años siguientes se produjo algo así como un estancamiento en la región: los países que habían abrazado este modelo, ya sea en su variante radical o bajo formas más moderadas, se mantuvieron dentro de sus lineamientos, en tanto que en el resto de América Latina ningún país se inclinó a seguir por ese sendero.

En los últimos años el populismo, sin embargo, se fue erosionando paulatinamente. Dos factores de fondo actuaron en esta dirección: los magros resultados del modelo y el descenso de los precios de las materias primas, como en el destacado caso del petróleo, que hoy se vende a la cuarta parte del valor que tenía hace dos años. Países como Argentina o Venezuela comenzaron a experimentar dificultades económicas que sus políticas estatistas –como el control sobre la moneda extranjera o el proteccionismo- solo sirvieron para acentuar: inflación, desabastecimiento en Venezuela, estancamiento o retroceso económico, problemas para el pago de la deuda externa. Estas dificultades reconocen su origen en el monto de las exportaciones, muy disminuido en los últimos dos años: con menos dólares y menos impuestos cobrados, los gobiernos comenzaron a sufrir problemas de desbalance fiscal cada vez más agudo. El populismo, para decirlo brevemente, es bueno para repartir pero muy malo para generar crecimiento económico. Gobiernos como los de Lula y Rousseff en Brasil, los Kirchner en Argentina y Chávez y Maduro en Venezuela afincan su poder en gastos enormes que producen déficit fiscales cada vez más difíciles de controlar. Con menos ingresos, por supuesto, este tipo de problema se agudiza y llega un momento en que se hace insostenible; surge entonces la secuela inevitable de las devaluaciones y la inflación, la escasez y la parálisis económica que, a su vez, cambia el humor de los ciudadanos y los comienza a poner en contra de sus gobiernos.

Guatemala, rechazo frontal al populismo

Pero el actual rechazo al populismo comenzó, en la primera mitad de este año (véase Tendencias, del primer semestre de 2015), por una crítica multitudinaria hacia la corrupción, tal vez porque mucha gente atribuye a este flagelo los problemas económicos que tiene que soportar. Conviene comentar, para comenzar, el caso de Guatemala, donde en las elecciones del 6 de septiembre se produjo un resultado realmente notable. Después de que en abril se desarticuló una red de corrupción aduanera que ha llevado a la cárcel al presidente Otto Pérez Molina y a la vicepresidente Roxana Baldetti, la ciudadanía se volcó en contra de las candidaturas populistas que, según las encuestas, tenían asegurado un triunfo electoral. Y lo hizo por amplio margen.

En la primera vuelta de las presidenciales se produjo así un resultado que a muchos sorprendió: el abanderado de LIDER, Manuel Baldizón, que había realizado una campaña millonaria que incluía el reparto de toda clase de bienes a sus potenciales electores, obtuvo apenas el 19,6% de los votos, quedando en un desmedrado tercer lugar. El 25 de octubre, en la segunda vuelta, se impuso ampliamente Jimmy Morales, quien apenas era conocido por los electores al comienzo del año, superando claramente, por 67,4% contra 32,6%, a Sandra Torres de la UNE, otro partido de fuerte tendencia populista. Lo que los votantes rechazaron en estas jornadas electorales fueron dos cosas: el reclamo de ciertos grupos y personalidades que querían cambiar antes el “sistema”, imponiendo un impreciso gobierno provisional al que se le otorgarían plenos poderes y, por otra parte, a los más evidentes y conspicuos representantes de la forma de gobernar que el país ha experimentado en los últimos 30 años. Un sistema en que el gobierno se asume como botín personal después de haber comprado los votos de millones de ciudadanos y que luego se utiliza para enriquecer sin recato y sin medida a quienes gobiernan. No se trató, pues, de un rechazo irreflexivo a ciertas personas o partidos, sino de una clara definición ideológica que recusa a la política como instrumento de enriquecimiento personal y al estado como un simple repartidor de dádivas.

Argentina: el fin del reinado de los Kirchner

El mismo día de la segunda vuelta electoral en Guatemala se realizaron las decisivas elecciones argentinas. Tres eran los principales candidatos que se disputaban la presidencia del país sureño: el oficialista Daniel Scioli, que prometía continuar, aunque algo atenuado, el dominio autoritario y pugnaz que los esposos Kirchner habían mantenido durante 12 años; Mauricio Macri, alcalde de la ciudad de Buenos Aires, que ofrecía a través de la alianza Cambiemos un abandono del modelo vigente, eliminando subsidios, controles y restricciones, disminuyendo la presencia estatal en la economía y restableciendo en el país los valores de tolerancia liberal e institucionalidad republicana, y el peronista disidente Sergio Massa que, ya desde la oposición, prometía una renovación del sistema y una gerencia eficiente. Scioli, que había obtenido un 39% en las PASO (las primarias simultáneas y obligatorias que se llevan a cabo en la Argentina), redujo su caudal de apoyo y logró apenas un 36,9% en esa primera vuelta. Macri, que tuvo apenas un 30% en las PASO, avanzó hasta el 34,3%, lo que le permitió pasar al llamado balotaje del 22 de noviembre contra el candidato oficialista. Massa, en tanto, mantuvo su caudal electoral, con 21%.

Las elecciones del 25 de octubre representaron un fracaso para el Frente para la Victoria, del oficialismo, pues no solo no alcanzó Scioli el 40% requerido para no tener que pasar a la segunda vuelta sino que además perdieron frente a María Eugenia Vidal, de la alianza Cambiemos, la importantísima gobernación de la provincia de Buenos Aires, el mayor distrito electoral del país. En un ambiente tenso, finalmente, Mauricio Macri ganó la presidencia del país, con el 51,4% de los votos, una victoria ajustada pero muy meritoria dada la campaña negra que lanzó la presidenta Cristina Fernández de Kirchner con todos los recursos del poder. La transmisión del mando, el 10 de diciembre, no se realizó de la forma habitual pues la presidente rompió el protocolo habitual de los actos, visiblemente molesta por tener que abandonar el poder. Los Kirchner no se han caracterizado nunca por valorar la alternabilidad y la tolerancia.

En contrapartida, el nuevo presidente se ha esforzado por enviar un mensaje conciliador desde el primer momento, enfatizando que será el presidente de todos los argentinos, sin exclusión alguna. Ha prometido, eso sí, pedir que se aplique la cláusula democrática para suspender a Venezuela del MERCOSUR, derogar el acuerdo que se firmó con Irán respecto al crimen de la AMIA de 1994 y tomar urgentes medidas en el terreno económico. En efecto, el día 16 pasado, apenas iniciado el gobierno, el ministro de Hacienda y Finanzas, Alfonso Prat-Gay, anunció ya la eliminación del llamado “cepo” cambiario, liberando el intercambio de la moneda extranjera, así como la reducción de impuestos a la exportación de soya y las retenciones de divisas para los exportadores de otros productos agrícolas. La transición de regreso a un mercado libre ha transcurrido de un modo ordenado, registrándose una baja en la cotización de la moneda estadounidense ya desde el primer día en que se puso en práctica y una estabilización del precio que parece definitiva.

En suma, el gobierno de Mauricio Macri avanza con paso firme y sin complejos para desarticular, en lo económico y en lo político, el legado antidemocrático del kirchnerismo y, aunque está en minoría en el congreso, parece encaminado a consolidarse y actuar con efectividad a pesar de los graves problemas que tendrá que afrontar durante 2016.

Venezuela y su incierto futuro

Mucho más complicado e impredecible es el panorama político que se abre en Venezuela a partir de los resultados de las elecciones parlamentarias del 6 de diciembre pasado. En esos comicios la MUD, Mesa de Unidad Democrática, que nuclea a 18 partidos de oposición y decenas de grupos políticos, logró un triunfo resonante: no solo obtuvo la mayoría de los escaños en disputa sino que alcanzó la mayoría calificada de los dos tercios, con 112 bancas sobre un total de 167.

Si bien las encuestas daban una ventaja amplia a la MUD, parecía muy difícil que esta alianza pudiese superar todas las trabas que le había impuesto el gobierno y, más difícil aún, que el chavismo reconociese un triunfo de tan abrumadora magnitud. María Corina Machado, una de las figuras más lúcidas opuestas al gobierno, había sido descalificada con pretextos pueriles; Antonio Ledezma, el alcalde de Caracas, seguía en arresto domiciliario, mientras que guardaban prisión casi un centenar de presos políticos y Leopoldo López –condenado a casi 14 años- uno de los líderes más importantes y firmes en su crítica al gobierno. Eran inmensas las presiones que sufrían los 3 millones de funcionarios públicos para que votasen al PSUV (Partido Socialista Unido de Venezuela), había millones de venezolanos en el exterior que no podrían votar y, para colmo, una redistribución de los distritos electorales operaba muy directamente favoreciendo al partido oficial. Pese a todo esto, sin embargo, la oposición arrasó en las urnas.

La delicada situación económica, a la que el gobierno solo ha respondido con medidas que profundizan la crisis, precipitó en gran parte la reacción del electorado: el desabastecimiento de productos de primera necesidad y la inflación –calculada en alrededor de 200%- afectaron de un modo directo al electorado más pobre, el que suele dar soporte al PSUV. La economía venezolana está en franca contracción, con una disminución del producto interno que se calcula entre el 7 y más del 9%, y la escasez de divisas producto de la disminución de los precios del petróleo ha hecho del dólar un producto tan escaso que se cotiza a unas 140 veces el valor oficial en las transacciones privadas. La frontera con Colombia, por otra parte, ha sido prácticamente cerrada por el gobierno en los últimos meses, lo que acentúa la falta de productos y genera aprensión hacia el carácter crecientemente totalitario del régimen. En estas condiciones, decíamos, era de esperar que el electorado mostrase su repudio a un gobierno que genera cada día más pobreza, actúa como lo hacen las dictaduras y ni siquiera ofrece la mínima seguridad a sus habitantes, que padecen una de las más altas tasas de homicidios de todo el mundo, 88 muertes por cada 100.000 habitantes, según los últimos reportes.

Lo que puede llamar realmente la atención no es este repudio a un gobierno que nada bueno ofrece a sus ciudadanos, sino el hecho de que los dueños del poder hayan aceptado la derrota de un modo tan completo, a pesar de previas declaraciones del presidente Maduro en el sentido de que nunca iba a entregar “la revolución”. Esta admisión de fracaso se debe a las circunstancias muy concretas en que se efectuaron las elecciones. En primer lugar porque una abrumadora votación, como la registrada, resulta mucho más difícil de manipular que un resultado más cerrado cuando se trata de presentar resultados que no concuerdan con la realidad. Pero también, y decisivamente, porque según todas las informaciones disponibles las fuerzas armadas manifestaron no estar dispuestas a convalidar un desconocimiento de los resultados, porque en el seno de los mandos medios –y tal vez en la misma dirigencia- del PSUV, crece el descontento con la situación reinante y debido a que, en los últimos meses, la opinión internacional ha ido variando hacia un apoyo cada vez menor al régimen chavista. Las elecciones de Guatemala y, sobre todo, de Argentina, pueden haber tenido bastante incidencia en este sentido, lo mismo que la captura de dos parientes de Maduro en Haití, acusados de flagrante narcotráfico, que ahora enfrentan juicio por ese motivo en los Estados Unidos.

En todo caso la victoria de la oposición venezolana es solo parcial porque, aunque ahora controlará el poder legislativo con el respaldo de un enorme soporte popular, su capacidad de acción estará limitada por la reacción que el oficialismo tenga ante sus iniciativas. Ya el presidente ha manifestado que vetará cualquier ley de amnistía que favorezca a los presos políticos y que se aferrará al poder, ante lo que cínicamente llama “un golpe electoral”. Con ese fin el gobierno, a través del poder judicial que controla completamente, piensa recusar la elección de 22 diputados de la MUD para que así no puedan asumir sus mandatos.

La MUD tiene ante sí una difícil tarea: debe rechazar con firmeza todo intento de anular o minimizar el poder que ha adquirido, debe mantenerse unida y tiene que mostrar al país y al mundo que, por otra parte, actúa con sensatez y prudencia, que es capaz de asumir el gobierno en un futuro próximo. Es un difícil camino, lleno de obstáculos, pero en todo caso cuenta con el respaldo de una gran mayoría de votantes y con la catastrófica situación a la que el PSUV ha conducido a Venezuela.

La crisis de Brasil

El gigante del sur, una de las 10 economías más grandes del mundo, afronta hoy problemas políticos y económicos de no poca magnitud. Brasil ha sido gobernado desde 2003 por el Partido Trabalhista (PT), primero durante ocho años por Lula (Luis Inácio da Silva) y luego por la actual presidente, Dilma Rousseff, quien asumió su actual mandato en enero de 2015. El PT es un partido de izquierda, de origen sindical, que desarrolló una política de corte populista, con amplios subsidios de todo tipo y enormes gastos públicos. En el plano internacional respaldó en toda ocasión a Chávez y sus asociados del Socialismo del siglo XXI.

Ya desde 2014 la población comenzó a inquietarse por los casos de corrupción que iban saliendo a la luz, involucrando miles de millones de dólares en sobornos, desvío de fondos y otros manejos ilegales, que se centraban especialmente en Petrobras, la empresa pública que posee el monopolio del petróleo en Brasil. Desde esa misma fecha, también, comenzaron a experimentarse serias dificultades económicas, originadas en parte por el descenso internacional en los precios de las materias primas. Los ingresos públicos disminuyeron, pero los gastos siguieron en aumento: el déficit fiscal se hizo inmanejable, se produjo una fuerte devaluación y la inflación repuntó con fuerza en el año que transcurre. Los datos para 2015 son visiblemente negativos: se calcula que el producto interno retrocederá en un 3,6%, con una inflación del 9% anual y un déficit fiscal que las medidas tomadas por el gobierno no alcanzan a reducir. El descenso de las exportaciones ha sido significativo y la inversión extranjera directa descendió, durante el primer semestre, en un 36%.

Al descontento por esta grave situación económica se sumó al repudio por la corrupción del partido de gobierno, que afecta al expresidente Lula y también a la actual mandataria. Enormes manifestaciones contra ellos se han registrado en abril, agosto y diciembre de este año, con una población que pide la renuncia de Dilma Rousseff y se opone a las medidas de austeridad que, en todo caso, es imprescindible tomar. La popularidad de la presidente está, hoy, alrededor del 10% y una enorme mayoría de la población quiere que sea sometida a un juicio político, para destituirla legalmente. El juicio ya se ha propuesto en la Cámara de Diputados aunque, al momento de escribir estas líneas, se ha entablado una compleja batalla legal en la que la presidente lucha con denuedo por permanecer en su cargo.

No es fácil prever lo que sucederá al respecto en los próximos meses, aunque las políticas de izquierda en Brasil parecen haber concluido su ciclo. De este modo se reforzaría notablemente la tendencia general hacia el abandono del modelo populista que hemos señalado al comienzo de este número deTendencias.

Otras noticias de interés

La cuarta elección a la que nos referíamos al comienzo de este número es la que se desarrolló en Colombia, también el 25 de octubre, como en los casos de Guatemala Argentina. Por tratarse de comicios municipales sus resultados no alteraron el panorama político nacional de modo decisivo, aunque también en este caso la izquierda retrocedió en las preferencias de la ciudadanía. El caso más notable fue el de Bogotá, la capital del país, en la que se impuso Enrique Peñalosa, de derecha, con el 33% de los votos, en tanto que la izquierda –después de haber gobernado durante 15 años dicha ciudad- quedó apenas en un tercer lugar. En general puede decirse que en el país ganaron o aumentaron su caudal de votos las agrupaciones y los candidatos centristas.

La atención del país sigue enfocada en las conversaciones de paz entre el gobierno y las guerrillas de las FARC que se desarrollan en La Habana desde hace más de dos años. Existe un virtual alto al fuego en estos momentos, con casi nulas acciones militares, y los negociadores ven el futuro con optimismo, calculando que se podría firmar el acuerdo definitivo hacia el 23 de marzo de 2016. La ciudadanía, sin embargo, muestra bastante inquietud. No solo porque se piensa que el castigo para los responsables de la narcoguerrilla será, a lo sumo, más virtual que real, sino porque muchos consideran que se está cediendo casi sin reservas a las posiciones de las FARC. Ya se habla de amplias reparaciones a las víctimas y de castigos solo para quienes han cometido delitos atroces. Desde nuestro punto de vista vemos con alarma la forma en que esas reparaciones podrían ampliarse hasta magnitudes inmanejables y, teniendo en cuenta la experiencia de Guatemala, cómo ese castigo a los crímenes atroces terminaría siendo una excusa para poner en la cárcel solo a quienes han combatido a la subversión, pero dejando impunes los crímenes cometidos por los guerrilleros.

México prosigue sin pausa su guerra contra las drogas, una guerra imposible de ganar que ha enlutado a cientos de miles de hogares y promete continuar y extenderse en el futuro próximo. El Chapo Guzmán, capo del cártel de Sinaloa, se escapó de la cárcel de máxima seguridad en la que estaba recluido, de seguro con la complicidad de muchas de las personas que tenían a cargo la seguridad del penal. El caso de los 43 estudiantes desaparecidos en Iguala, en septiembre de 2014, continúa sin esclarecerse, motivando la indignación y las críticas de buena parte de la población a todas las estructuras del estado, a las que se considera corruptas y compradas por el narcotráfico. Una sombra se cierne sobre el futuro político del país: el renacimiento de las posibilidades de éxito de Manuel López Obrador, un populista de izquierda del mejor estilo chavista, ante el descrédito de los principales partidos de la nación azteca. Falta mucho, sin embargo, para que pueda trazarse un pronóstico más preciso al respecto.

Cuba y los Estados Unidos restablecieron relaciones diplomáticas al comienzo de este semestre, sin que este paso en la normalización afecte positivamente, hasta ahora, a los cubanos. La economía de la isla sigue aprisionada en los controles socialistas que solo se han aflojado muy levemente en estos meses. Nuestra conclusión es que el acuerdo diplomático favorece a la dinastía de los Castro, porque de algún modo los legitima en el poder; solo el levantamiento del embargo, con plena libertad de comercio, podría significar cierto mejoramiento en la calidad de vida del cubano común. Así lo expresan en la práctica los miles de cubanos que salen del país buscando llegar a los Estados Unidos, donde todavía las leyes vigentes que otorgan residencia automática a quienes emigran de la isla se derogarán muy probablemente en un futuro próximo.

Un conflicto sin precedentes se ha desatado ahora porque los cubanos que intentan llegar por tierra a ese país –viajando desde Cuba al Ecuador, y de allí hacia el norte- han sido impedidos de transitar por Nicaragua, debiendo permanecer en Costa Rica. Son miles los que por ahora se encuentran en esa situación generando una crisis artificial que ha provocado el presidente Daniel Ortega.

En Ecuador se ha aprobado ya la posibilidad de reelección indefinida para todos los cargos de elección popular. Según el texto legal dicha disposición no incluye la posibilidad de que el presidente Correa se presente a los comicios de 2017 aunque, conociendo sus actitudes y sus ambiciones, no nos sorprendería que una nueva modificación constitucional le permita hacerlo.

Algo similar ocurre en Bolivia, donde un referéndum a realizarse en febrero de 2016 decidirá si Evo Morales puede seguir indefinidamente en el cargo. Como se ve, los países que han acogido el socialismo del siglo XXI –entre los que hay que incluir también a Nicaragua– avanzan con decisión hacia el más completo absolutismo, renegando de esa “democracia participativa” de la que tanto alardearon y que con tanta facilidad se ha convertido en una puerta abierta hacia una nueva clase de tiranía.

Perú se encamina hacia las elecciones generales del 10 de abril próximo, en un clima de intensos movimientos políticos pero con una estabilidad institucional que contrasta con los casos que acabamos de mencionar. Candidatos a la presidencia son, por ahora, Keiko Fujimori, de derecha, hija del encarcelado expresidente Alberto Fujimori, que encabeza las encuestas con un 33-35% de las preferencias. La siguen Pedro Pablo Kuczynski, también de derecha, que recibe entre un 14 y un 15% de las intenciones de voto, y el empresario de la educación César Acuña, con 12-13%. Más atrás aparecen los expresidentes Alan García y Alejandro Toledo, así como otros candidatos, que reciben menos del 10% de las intenciones de voto. Acuña puede convertirse en la sorpresa de estos comicios, pues viene surgiendo rápidamente entre el nutrido grupo de aspirantes: se trata de una persona de humildes orígenes, procedente del departamento de La Libertad, del cual ha sido gobernador. Fundó el partido Alianza para el Progreso, multado por excederse en los gastos de campaña en 2011 y por comprar votos. Actualmente se encuentra enfrentando procesos judiciales por estos mismos motivos. Su orientación ideológica no es clara, aunque su estilo se inclina marcadamente hacia el populismo.