Cómo reportar a partir de un artículo científico – SciDev.Net América Latina y el Caribe

Consejos para escribir historias más originales y ricas a partir de artículos científicos y no de comunicados de prensa.

Origen: Cómo reportar a partir de un artículo científico – SciDev.Net América Latina y el Caribe

De un vistazo

  • Comunicados de prensa pueden agilizar el trabajo pero tienden a exagerar
  • Leer el artículo científico brinda detalles de contexto, metodología y potencial impacto
  • Luego se puede reportar con precisión y responsabilidad –y con un toque de color
  
La investigación científica puede ser densa y compleja, y por tanto basar una historia periodística en un artículo original de investigación es un desafío intimidante. Por el contrario, el uso de un comunicado de prensa puede ser tentador por su aparente valor, sin ir más lejos de lo que allí se dice.

  1. Empiece con el comunicado de prensa
  2. Lectura del artículo de investigación
  3. Enriquezca la historia
  4. Sea responsable al reportar
  5. Lista de chequeo final
  6. Enlaces útiles

En el mejor de los casos, esto podría resultar en una historia genérica que muchos otros medios ya están reportando. En el peor de los casos, este ‘copiar y pegar’ es perjudicial, y promueve anuncios exagerados con el propósito de llegar a una audiencia más amplia.

Trabajar sobre hallazgos científicos toma tiempo y esfuerzo, pero al final tendrá una historia más rica y honesta si lo hace. Esta guía práctica ofrece consejos sobre cómo ir más allá de lo abstracto y del comunicado de prensa. Seguirlos le ayudará a encontrar ángulos únicos, darle vida a su historia, y reportar sobre ciencia de un modo responsable.


 
Empiece con el comunicado de prensa

PressRelease-50x50.jpg

Puede utilizar el comunicado de prensa como punto de partida para tener información básica como detalles de contacto, ideas iniciales de historias y contexto. A continuación encontrará algunas consideraciones que debería tener en cuenta al leer un comunicado de prensa. 
Revise hipérboles Los comunicados de prensa a veces sobrevenden o extrapolan resultados. Revise el lenguaje -¿sugiere que existe una “cura” o un “remedio mágico”? ¿El texto sugiere que hay causa-efecto cuando el estudio en realidad revela solo una asociación? ¿Afirma que los resultados son aplicables a humanos cuando el estudio sugiere que aún es temprano para saberlo? Anote estas hipérboles y luego revise si se justifica tenerlas en cuenta.
Revise el contexto o la falta de él Un comunicado puede presentar la investigación como un gran salto en el campo cuando lo más probable es que sea un pequeño paso hacia adelante. ¿Es realmente el primer estudio sobre este tema, o está basado en trabajos previos? ¿En qué etapa de desarrollo se encuentra este campo o esta técnica? ¿Existen otros estudios con resultados similares o este contradice los resultados obtenidos hasta ahora por la comunidad científica?
No se engañe Los comunicados de prensa usualmente no mencionan las circunstancias bajo las cuales, por ejemplo, una innovación podría funcionar. Esto podría implicar que una nueva técnica funciona en el mundo real, cuando en realidad el artículo original manifiesta que solo funciona bajo condiciones controladas.
Revise los derechos de imagen Los comunicados de prensa a veces usan ilustraciones de bancos de imágenes tales como Flickr, para las cuales usted podría no tener permiso. Siempre compruébelo.

 
Lectura del artículo de investigación

ResearchPaper-50x50.jpg

Usted no necesita leer el artículo desde el inicio hasta el final, pero intente buscar esos datos específicos en cada sección.
Titulo y resumen Estos pueden ser bastante técnicos, pero le proveerán de la primera pista sobre lo que los investigadores encontraron y el alcance de su trabajo, entre otros datos. La última oración del resumen usualmente manifiesta el hallazgo principal de la investigación
Introducción La introducción generalmente pone la investigación en contexto, al brindar referencias a literatura previa y mencionar a otros investigadores importantes en el campo, a quienes podría ser útil contactar. Esta primera parte empieza a responderle la pregunta “¿Y qué?”

También le dirá lo que ya se sabe en el campo y, por lo tanto, la brecha a la cual apunta la investigación.

Discusión  En esta sección los autores especulan sobre hacia dónde dirigen su trabajo. También identifican trabajos adicionales requeridos para responder las preguntas pendientes. Las limitaciones del trabajo también se resaltan aquí, así como las referencias útiles que los autores utilizan para justificar sus conclusiones.
Métodos Esta sección puede ser retadora para su lectura, pero aquí usted puede contestar preguntas acerca de la forma en que el trabajo se llevó a cabo. ¿Se probó el fármaco en ratones o en humanos? ¿Cuántos? ¿El dispositivo fue probado en el campo o en condiciones controladas? ¿Utiliza la técnica métodos existentes o mejoró una versión? ¿Hay algo de la técnica que le genere preguntas?
Resultados Los buenos artículos resumirán los resultados en figuras y cuadros razonablemente comprensibles, y expondrán el resultado de cada experimento. Es posible que no logre comprender completamente las estadísticas empleadas pero ponga atención a palabras como “significativo” o “no significativo”.

¿Hay barras de error en los gráficos? ¿Por qué no? Esta sección también le indicará el tamaño de la muestra.

Lista de autores En teoría, esto debería incluir a todas las personas que estuvieron involucradas en la investigación y que están dispuestas a tomar responsabilidad por ello. Por lo general, los primeros nombres en la lista corresponden a personas que estuvieron altamente involucradas, mientras que el último nombre es de la persona que estuvo a cargo del grupo de investigación. El primero puede darle comentarios específicos sobre el propio trabajo, mientras que el último es posible que tenga más experiencia en atender a periodistas y en poner el trabajo en contexto. Esto, sin embargo, puede variar según las disciplinas, por ejemplo el orden alfabético es empleado en matemáticas o en grandes grupos de investigación en física.
¿Dónde se llevó a cabo la investigación? El hecho de que una ciudad o país en particular estuviera involucrado en la investigación puede ser de interés periodístico por sí solo, y puede ayudarle a escoger en cuál medio proponer la historia. Por ejemplo, SciDev.Net se interesa en investigaciones llevadas a cabo en países en vías de desarrollo.
Fecha de entrega del artículo científico Fíjese en esto y compárelo con la fecha de publicación del artículo científico. ¿Cuánto tiempo ha pasado? Cuanto más tiempo haya pasado, es más probable que haya habido desarrollos de los cuales podría consultarle a los autores.
Conflictos de interés Los autores deben declarar de dónde provino su financiamiento, y si ellos tienen algún interés en competencia. Vale la pena revisar estas declaraciones de interés. Por ejemplo, un autor puede tener una relación financiera con una empresa que lo patrocinó, o que puede beneficiarse de ese trabajo.

 
Enriquezca la historia

EnrichTheStory-50x50.jpg

Una vez que extrajo la información clave del artículo, hay mucho que puede hacer para dar vida a la historia.
Mande correos electrónicos y luego llame por teléfono Obtenga los datos de contacto de los autores clave del artículo. Envíeles un correo electrónico solicitando una breve entrevista, pero dele seguimiento con una llamada telefónica, especialmente en regiones donde las respuestas a los correos pueden tomarse mucho tiempo.
Llame por teléfono para incluir declaraciones Las personas tienden a hablar más naturalmente por teléfono y usted podría tener más comentarios citables que por correo electrónico. Usted podría también obtener respuestas reveladoras ante preguntas difíciles.
Pregunte si no entendió Los autores podrían emplear términos técnicos al explicarle los hallazgos de su trabajo. Siempre pregunte si no entiende. Mantenga una lista de términos del artículo sobre los cuales quisiera preguntar.
Haga un balance Pregúntele a alguien que trabaje en el mismo campo que pueda comentar los hallazgos. Esto es particularmente importante para artículos que producen afirmaciones importantes. Acuérdese que puede tener ideas para conseguir quién comente a partir de la introducción y de la discusión del artículo.
Representación local Si está reportando sobre una historia que afecta particularmente a una ciudad o a un país en particular, asegúrese que haya voces locales en su artículo. Este consejo también es aplicable para obtener una voz sobre la experiencia local.
Incluya elementos visuales  A veces las imágenes/gráficos pueden ser liberados junto con la investigación, o disponibles tras solicitud. De no contar con ellos, puede estar interesado en crear su propia infografía o gráfico basado en los hallazgos. Esto podría hacer de su pieza un elemento particularmente atractivo para los medios sociales. Dé el crédito correspondiente a la fuente de cualquier elemento visual que utilice.
Sugiera leyendas Los editores tienden a escribir leyendas o pies de foto para cualquier imagen que acompañe una nota. Sin embargo, esto no debe frenar su posibilidad de hacer sugerencias; es probable que ellos usen su guía para asegurarse que el texto sea relevante para esa imagen.
Encuentre el ángulo humano En casos en los que la investigación tenga un usuario final, como un paciente o un campesino, considere tener una perspectiva más humana al hablar con alguien que podría verse afectado por el trabajo.

¿Es claro quiénes deberían ser los beneficiarios de este trabajo? ¿Hay personas que se verían negativamente afectadas? Considerar esto le permitirá conectarse más efectivamente con su audiencia.

Sirva a su audiencia Recuerde considerar a su audiencia y su medio. ¿Cómo puede adaptar a ellos su historia?
Revele el ángulo más personal Mostrar el lado más personal de la investigación podría hacer su historia más interesante. Pregunte a los científicos acerca de su propia experiencia al hacer la investigación. Quizá ellos se frustraron durante años antes de hacer el hallazgo, o tengan historias que contar acerca de cómo se llenaron de entusiasmo al ver sus resultados.

[1] Algunos de estos consejos son adaptaros de las ‘10 mejores guías prácticas para reportar sobre historias de ciencia y salud’, del Science Media Centre. Revise los enlaces útiles de esta sección para accede a ellos.
Sea responsable al reportar sobre hallazgos científicos

Responsible-50x50.jpg

Algunos de estos consejos ya se abordaron, pero vale la pena que tengan su propia sección. Seguir estos consejos le permitirá asegurarse que ha reportado justa y transparentemente1

Revise los hechos con un experto Si es posible, pida a alguien de su confianza revisar el estudio y le indique lo que opina. Por ejemplo, ¿son las conclusiones del estudio hiperbólicas?
Determine tamaño y naturaleza Si el estudio se probó en sujetos, ¿se basan los hallazgos en estudios clínicos en humanos? ¿O en ratones? ¿O en tubos de ensayo? ¿Qué tan grandes fueron las muestras? Esencialmente, ¿qué tan directamente podemos aplicar los hallazgos a los objetivos últimos del trabajo?
No reporte causalidad sin evidencia A veces los científicos reportarán asociaciones o enlaces entre dos cosas, pero esto puede no representar evidencia concluyente para la causalidad. Los investigadores por lo general son cuidadosos sobre el lenguaje que utilizan en este contexto, y la sección de discusión debería dar luz sobre esto.
Evalúe la etapa de la investigación Algunas veces, una investigación emocionante puede estar a décadas de tener un impacto significativo sobre nuestras vidas. Esto no la hace menos emocionante, pero usted debería hallar qué tan cerca está la investigación de tener aplicaciones en el mundo real. ¿Es un campo de estudio bien establecido? ¿O es un estudio pionero?
Sea preciso con los hallazgos Si algo no es una cura, no reporte que lo es. Si una innovación tecnológica aún no se ha probado en el mundo real, entonces no la presente de ese modo.
Sugiera titulares Usted puede no tener el control de los titulares, pero puede sugerir alguno que refleje con precisión la investigación.
No extrapole La sección de discusión de un artículo científico puede especular acerca de hacia dónde se encamina el trabajo. Puede ser tentador emocionarse sobre esto, pero tenga claro en lo que se conoce y lo que se desconoce.
Maneje con cuidado el riesgo y la incertidumbre ¿Cuánta certidumbre hay sobre los resultados? ¿Cómo se compara con un cuerpo mayor de evidencia? ¿Qué tan seguros están los científicos de sus hallazgos?

Presente el riesgo y la incertidumbre utilizando números manejables (como uno en cien), y ejemplos cotidianos (por ejemplo, “tan probable como ser fulminado por un rayo”).


Lista de chequeo final

PressRelease-50x50.jpg

Esta es una síntesis de los consejos presentados hasta ahora. Úsela como una lista de chequeo rápida antes de enviar su historia. 
Tick-purple.jpg ¿Cuál fue el principal hallazgo?
Tick-purple-beige.jpg ¿Quién estuvo involucrado? ¿A quiénes afecta? ¿Dónde se llevó a cabo?
Tick-purple.jpg ¿Por qué es importante? ¿Por qué ahora?
Tick-purple-beige.jpg ¿Cómo se condujo la investigación? ¿Qué es lo que la hace especial? ¿Alguna limitación?
Tick-purple.jpg ¿Cómo encaja el hallazgo en un panorama más amplio? 
Tick-purple-beige.jpg ¿Ha conversado con un buen rango de personas acerca del estudio (incluyendo a los que no son expertos)?
Tick-purple.jpg ¿Ha ido más allá del comunicado de prensa e interrogado a fondo acerca de los estudios?
Tick-purple-beige.jpg ¿Ha adaptado la historia a su audiencia?
Tick-purple.jpg ¿Ha considerado ángulos que otros pueden haber pasado por alto?
Tick-purple-beige.jpg ¿Hubo conflictos de interés, por ejemplo en la manera en que el trabajo se financió?
Tick-purple.jpg ¿Ha reportado responsablemente, dando una representación fiable de los resultados?
Tick-purple-beige.jpg ¿Dónde encontró su historia? Incluya detalles bibliográficos si es posible.

El difícil oficio de plantar recuerdos

Origen: 90 Millas Magazine | El difícil oficio de plantar recuerdos

 

Cuba: Sanar a distancia…

El difícil oficio de plantar recuerdos

Por: Ana Belkis Chirino

Tengo en mi memoria un baúl de recuerdos, no hay orden lógico, no se clasifican por fecha o intensidad. Simplemente están allí. Intento hacer limpieza a diario, tratar de disciplinar el caos. Al menos intento acomodar delante los más felices. Allí Diego me remite cada noche a la hora de dormir: Mamá, hazme cuentos de cuando yo era bebé.

Y con eso entiendo que necesita ser parte de una historia que no recuerda, que se le va escapando con los días. Entonces rescato para él los recuerdos más tiernos. Los resano, les doy luz o simplemente los cuento exactamente como fueron. Y él retorna a mi vientre, regresa a cabalgar en los hombros de papá, vuelve vivir en familia de a tres.

Después de tanta ausencia y tempestades, sembrar recuerdos es un acto de infinito amor. Le muestro las fotos de ayer. Por suerte nunca se archivan instantáneas de la tristeza, y si las hay no quiero conservarlas, no para él. A Diego le guardo cada instante de alegría y él, aunque aun no lo sabe, lo agradece. Ha aprendido a asumir la distancia como un elemento natural de su existencia.

Ser mamá hoy, con papá viviendo más allá del mar, es tremendamente intenso. Eres la dueña de todos los besos y también de todas las lágrimas. Míos han sido los primeros pasos, el primer día de Círculo infantil. Mías son todas las noches, todas las sonrisas, cada una de las enseñanzas. Mío ha sido también cada regaño, lección y ceño fruncido.

Ha sido sola y tristemente mía esta madrugada de asma y fiebre. Después de cada oración me levanto a tocarle la frente, a medirle la respiración. Y mientras escribo estas palabras, dolorosamente comunes para tantas mujeres cubanas de hoy, rezo porque la temperatura no vuelva a subir.

Intento echarme a la espalda el peso que nos toca a los dos, pero a veces Diego también sufre. Entonces me lanza sin avisar interrogantes que me duele responder. ¿Por qué papá se fue cuando era bebé? ¿El no me extraña? ¿Por qué no viene a visitarme? ¿No podemos ir a buscarlo? ¿Por qué ustedes ya no son novios?

Amén del desconcierto, he salido airosa cada vez, me lo dicen sus días de niño feliz. Un día volverá papá. Con él llegarán otros viejos recuerdos que yo olvidé y muchos nuevos aun en gestación. Regresará y no habrá mudeces ni traumas. Será el papá de siempre, el de las fotos de ayer y hoy, el que le habla en el teléfono, el que ve por Imo en el parque Vidal. Será un papá de carne y hueso. Tan real y humano que les teme a las arañas. Será exactamente el mismo de los cuentos que cada día rescato para él.

Desde aquí escucho su respiración tranquila, la frente se mantiene húmeda y fresca. Ha vuelto la calma. Su bienestar minimiza el peso de cualquier madrugada en soledad, así que vuelvo a acostarme a su lado para adueñarme de todos sus abrazos. El sol llegará pronto, pero todavía debo reservar unos minutos para regresar a mi baúl interior. El cansancio me premia con un recuerdo intocado aún. Mañana le contaré sobre su primera vez en el mar.

José Marti. Pensamientos. Sobre la patria. Nada que ver con lo que ha hecho el Totalitarismo y sí con lo que le hiceron los españoles

Jose Marti. Pensamientos. Sobre la patria..

José Martí

“El amor, madre, a la patria
no es el amor ridículo a la tierra,
ni a la yerba que pisan nuestras plantas;
Es el odio invencible a quien la oprime,
es el rencor eterno a quien la ataca”

#‎Cuba‬ Inside La Patria: Vista por José Martí, El Nuestro
===============================
“Y LA PATRIA ES DE TODOS y es justo y necesario que no se niegue en ella asiento a nunguna virtud.”

“Quiera el cielo que sean pocos los que continúen vueltos de espaldas a la patria.”

“Cuanto me amenaza a la patria me pone a temblar; y sólo gozo con lo que la honra y asegura.”

“La patria necesita sacrificios. Es ara y no pedestal.”

“Patria es algo más que opresión, algo más que pedazos de terreno sin libertad y sin vida, algo más que derecho de posesión a la fuerza.”

“¡No se miente cuando se lleva a la patria en el corazón!”

“La patria tiene hoy una gran necesidad, y es desertor el que no acuda hoy mismo a ella.”

“Debiera tener un astro nuevo cuando cae en la patria un hombre que la defiende.”

“Para la patria nos levantamos. Es un crimen levantarse sobre ella.”

“La patria no es comodín que se abre y se cierra a nuestra voluntad.”

“¿Qué derecho tiene a la seguridad de la patria quien no tiene patria?”

Para mí la patria, no será nunca triunfo, sino agonía y deber.”

“No hay dicha sin honra y sin patria.”

“No nos resignamos a vivir sin patria.”

“El hombre, fuera de su patria, es como un árbol en la mar.”

“Cuando sin patria se vive, ni luz del sol se recibe.”

“La patria no es el juguete de unos cuantos tercos, sino cosa divina.”

“Prefiero ser yo extranjero en otras patrias, a serlo en la mía.”

“En cuanto huele a triunfo, caen del cielo los patriotas.”

 

Padura se “escapa” a España y lo entrevistan

“Me gustaría que Cuba se convirtiera en un país normal”

Leonardo Padura (Mantilla, Cuba, 1955) está en Madrid. En su Feria del Libro ha presentado su última obra, El viaje más largo, editado por Ediciones NED / Futuro Anterior; es un conjunto de sus reportajes publicados en los años ochenta en distintos medios cubanos. El autor deEl hombre que amaba los perros (Tusquets, como casi todos sus libros) explica aquí cómo el periodismo influyó en su literatura y qué visión tiene hoy de su país, qué futuro querría para él.

  1. Hay muchos personajes en sus novelas, y hay personas concretas, Hemingway, Trotsky, Mercader, José María Heredia, Stalin… ¿Le ha ayudado el periodismo a tener esa relación con la realidad desde la ficción?

Soy un escritor-periodista, o un periodista-escritor, mi carrera ha sido paralela. La creación periodística ha sido una escuela. En El viaje más largo, hay una serie de reportajes en los que se construyen personajes reales porque es periodismo, pero están concebidos de forma literaria. El personaje histórico tiene, sin embargo, un problema muy grave para el escritor de ficciones. Y es que la vida no siempre es dramática en el sentido literario. [El protagonista de La novela de mi vida], Heredia, por ejemplo. Su vida fue trágica, pero si la cuentas de la forma en que ocurrió no funciona en la literatura de manera dramática, tienes que intervenir y hacer las adecuaciones necesarias.

  1. Todas sus novelas le sirven para hablar muy en primera persona de su país y sobre todo de La Habana.

Toda mi literatura está escrita en función de lo que ha sido y es Cuba, esto también es parte del periodismo. Este libro de reportajes de los años ochenta y en toda una serie de trabajos que se remiten al siglo XVIII y XIX son una especie de búsqueda de los orígenes de lo cubano. Ese sentido de pertenencia a Cuba, a La Habana, a un barrio de La Habana que se llama Mantilla, es como una obsesión, es mi signo de identidad literario. He tratado de reflejar la vida de los cubanos, y sobre todo la vida de La Habana. Es una ciudad que me habla, que se comunica conmigo, en la que conozco cómo reaccionan las personas, cómo viven, cuáles son sus aspiraciones y frustraciones.

  1. Ha dicho que la contemplación de los personajes reales o ficticios que crea le ha ayudado a interpretar por qué esa isla es como es. ¿Cómo es?

Cuba es un país desproporcionado, ha tenido una proyección universal mucho mayor que sus dimensiones geográficas. Desde el siglo XIX, cuando ya comienza a ser una nación con características independientes, empieza a tener una proyección hacia fuera y una creación interior muy importante. Primero está la parte económica, en el XIX se convierte en un país riquísimo. Es el momento en que empieza a producirse una creación literaria y cultural que desborda los márgenes cubanos. Heredia es el primer caso, pero en el siglo XIX, entre los siete u ocho poetas más importantes de la lengua hay tres cubanos, Heredia, Martí y Julián del Casal. En el XX Cuba da autores como Alejo Carpentier, Nicolás Guillén, Eliseo Diego, Guillermo Cabrera Infante, de una gran proyección. Alicia Alonso que es una de las grandes bailarinas del siglo; hay un campeón mundial de ajedrez, José Raúl Capablanca, y eso hace que se vea una isla desproporcionada. Se produce una revolución y Cuba se convierte en un referente para la izquierda universal, sobre todo para la latinoamericana y ha estado en el centro de la atención. Ese sentimiento de grandeza, de desproporción, nos ha acompañado desde los orígenes hasta estos momentos.

  1. ¿Cómo se manifiesta el carácter desproporcionado de Cuba?

Todavía se le mira en el mundo con una lupa muy especial; también ha tenido un reflejo en proyecciones concretas, en América Latina, en países como México o Argentina, con gran tradición literaria tienen un grupo de escritores instalados en la referencia universal europea o norteamericana; la otra es Cuba. Hoy creo que se mira a Cuba con la perspectiva de qué es lo que va a ocurrir en ese país.

  1. ¿Qué va a ocurrir?

Es lo que no sé, es muy difícil hacer predicciones de futuro.

  1. ¿A usted qué le gustaría?

Me gustaría que se convirtiera en un país más normal, en el que las personas trabajaran y tuvieran un resultado de su trabajo que les permitiera vivir dignamente. Para que llegue esa normalidad hay que resolver problemas económicos muy profundos. Hubo un periodo de excesivo romanticismo político y deficiente preocupación por lo económico y creo que se está entrando en otro de un mayor pragmatismo económico y también político. Raúl Castro ha anunciado que termina su mandato en 2018 y ahí se abre la gran interrogación, cómo continuará siendo Cuba cuando ni Fidel ni Raúl estén al frente del país.

  1. Dice en el prólogo a El viaje más largo que la “mediocridad oficializada” había marginado a grandes figuras. ¿Qué consecuencias ha tenido esa marginación oficial de la realidad cultural y literaria de la isla?

Se puede marcar 1971 como el principio de ese periodo, aunque dos o tres años antes se venía gestando lo que se ha llamado el quinquenio gris o el decenio negro de la cultura cubana, la época de la marginación de un grupo de importantes figuras de la literatura, la plástica, del cine o el teatro por razones religiosas, sexuales o de otro tipo porque eran incómodos para los códigos de aquel momento. Eso se sumó a la marginación que ya existía de los artistas que salían a vivir fuera de Cuba, prácticamente considerados cadáveres literarios. De Cabrera Infante y de muchos otros que salieron no se volvió a publicar nada en Cuba. A finales de los años ochenta, principio de los noventa empezó la recuperación de una parte de las grandes figuras de los años setenta que estuvieron marginados. Pintores como Servando Cabrera o escritores como Lezama y Virgilio Piñera. El rescate de estas figuras fue algo tan necesario que se convirtió en un culto… Por otra parte los escritores iban teniendo acceso a esa literatura que no se publicaba en Cuba. Una de las educaciones estéticas fundamentales de toda mi generación literaria estuvo en la lectura de Cabrera Infante porque es imposible escribir en cubano sin haber leído su obra, es el creador del idioma habanero literario.

  1. A Hemingway le dijo un día el redactor jefe que le mandara verbos. ¿Cuáles serían los verbos cubanos de hoy y los que usted escucha?

El verbo cubano más practicado es resolver. Resolver en Cuba significa encontrar los medios legales, semilegales o ilegales de arreglar tu vida cotidiana, resolver lo abarca todo, no se puede entender la vida cubana sin entender lo que para los cubanos significa el verbo resolver.

Fuente: www.elpais.com

“Me gustaría que Cuba se convirtiera en un país normal”

07/06/2014-17:00 Vida
4 0 8

Leonardo Padura.Leonardo Padura (Mantilla, Cuba, 1955) está en Madrid. En su Feria del Libro ha presentado su última obra, El viaje más largo, editado por Ediciones NED / Futuro Anterior; es un conjunto de sus reportajes publicados en los años ochenta en distintos medios cubanos. El autor deEl hombre que amaba los perros (Tusquets, como casi todos sus libros) explica aquí cómo el periodismo influyó en su literatura y qué visión tiene hoy de su país, qué futuro querría para él.

Pregunta. Hay muchos personajes en sus novelas, y hay personas concretas, Hemingway, Trotsky, Mercader, José María Heredia, Stalin… ¿Le ha ayudado el periodismo a tener esa relación con la realidad desde la ficción?

Respuesta. Soy un escritor-periodista, o un periodista-escritor, mi carrera ha sido paralela. La creación periodística ha sido una escuela. En El viaje más largo, hay una serie de reportajes en los que se construyen personajes reales porque es periodismo, pero están concebidos de forma literaria. El personaje histórico tiene, sin embargo, un problema muy grave para el escritor de ficciones. Y es que la vida no siempre es dramática en el sentido literario. [El protagonista de La novela de mi vida], Heredia, por ejemplo. Su vida fue trágica, pero si la cuentas de la forma en que ocurrió no funciona en la literatura de manera dramática, tienes que intervenir y hacer las adecuaciones necesarias.

P. Todas sus novelas le sirven para hablar muy en primera persona de su país y sobre todo de La Habana.

R. Toda mi literatura está escrita en función de lo que ha sido y es Cuba, esto también es parte del periodismo. Este libro de reportajes de los años ochenta y en toda una serie de trabajos que se remiten al siglo XVIII y XIX son una especie de búsqueda de los orígenes de lo cubano. Ese sentido de pertenencia a Cuba, a La Habana, a un barrio de La Habana que se llama Mantilla, es como una obsesión, es mi signo de identidad literario. He tratado de reflejar la vida de los cubanos, y sobre todo la vida de La Habana. Es una ciudad que me habla, que se comunica conmigo, en la que conozco cómo reaccionan las personas, cómo viven, cuáles son sus aspiraciones y frustraciones.

P. Ha dicho que la contemplación de los personajes reales o ficticios que crea le ha ayudado a interpretar por qué esa isla es como es. ¿Cómo es?

R. Cuba es un país desproporcionado, ha tenido una proyección universal mucho mayor que sus dimensiones geográficas. Desde el siglo XIX, cuando ya comienza a ser una nación con características independientes, empieza a tener una proyección hacia fuera y una creación interior muy importante. Primero está la parte económica, en el XIX se convierte en un país riquísimo. Es el momento en que empieza a producirse una creación literaria y cultural que desborda los márgenes cubanos. Heredia es el primer caso, pero en el siglo XIX, entre los siete u ocho poetas más importantes de la lengua hay tres cubanos, Heredia, Martí y Julián del Casal. En el XX Cuba da autores como Alejo Carpentier, Nicolás Guillén, Eliseo Diego, Guillermo Cabrera Infante, de una gran proyección. Alicia Alonso que es una de las grandes bailarinas del siglo; hay un campeón mundial de ajedrez, José Raúl Capablanca, y eso hace que se vea una isla desproporcionada. Se produce una revolución y Cuba se convierte en un referente para la izquierda universal, sobre todo para la latinoamericana y ha estado en el centro de la atención. Ese sentimiento de grandeza, de desproporción, nos ha acompañado desde los orígenes hasta estos momentos.

P. ¿Cómo se manifiesta el carácter desproporcionado de Cuba?

R. Todavía se le mira en el mundo con una lupa muy especial; también ha tenido un reflejo en proyecciones concretas, en América Latina, en países como México o Argentina, con gran tradición literaria tienen un grupo de escritores instalados en la referencia universal europea o norteamericana; la otra es Cuba. Hoy creo que se mira a Cuba con la perspectiva de qué es lo que va a ocurrir en ese país.

P. ¿Qué va a ocurrir?

R. Es lo que no sé, es muy difícil hacer predicciones de futuro.

P. ¿A usted qué le gustaría?

R. Me gustaría que se convirtiera en un país más normal, en el que las personas trabajaran y tuvieran un resultado de su trabajo que les permitiera vivir dignamente. Para que llegue esa normalidad hay que resolver problemas económicos muy profundos. Hubo un periodo de excesivo romanticismo político y deficiente preocupación por lo económico y creo que se está entrando en otro de un mayor pragmatismo económico y también político. Raúl Castro ha anunciado que termina su mandato en 2018 y ahí se abre la gran interrogación, cómo continuará siendo Cuba cuando ni Fidel ni Raúl estén al frente del país.

P. Dice en el prólogo a El viaje más largo que la “mediocridad oficializada” había marginado a grandes figuras. ¿Qué consecuencias ha tenido esa marginación oficial de la realidad cultural y literaria de la isla?

R. Se puede marcar 1971 como el principio de ese periodo, aunque dos o tres años antes se venía gestando lo que se ha llamado el quinquenio gris o el decenio negro de la cultura cubana, la época de la marginación de un grupo de importantes figuras de la literatura, la plástica, del cine o el teatro por razones religiosas, sexuales o de otro tipo porque eran incómodos para los códigos de aquel momento. Eso se sumó a la marginación que ya existía de los artistas que salían a vivir fuera de Cuba, prácticamente considerados cadáveres literarios. De Cabrera Infante y de muchos otros que salieron no se volvió a publicar nada en Cuba. A finales de los años ochenta, principio de los noventa empezó la recuperación de una parte de las grandes figuras de los años setenta que estuvieron marginados. Pintores como Servando Cabrera o escritores como Lezama y Virgilio Piñera. El rescate de estas figuras fue algo tan necesario que se convirtió en un culto… Por otra parte los escritores iban teniendo acceso a esa literatura que no se publicaba en Cuba. Una de las educaciones estéticas fundamentales de toda mi generación literaria estuvo en la lectura de Cabrera Infante porque es imposible escribir en cubano sin haber leído su obra, es el creador del idioma habanero literario.

P. A Hemingway le dijo un día el redactor jefe que le mandara verbos. ¿Cuáles serían los verbos cubanos de hoy y los que usted escucha?

R. El verbo cubano más practicado es resolver. Resolver en Cuba significa encontrar los medios legales, semilegales o ilegales de arreglar tu vida cotidiana, resolver lo abarca todo, no se puede entender la vida cubana sin entender lo que para los cubanos significa el verbo resolver.

Fuente: www.elpais.com

– See more at: http://eju.tv/2014/06/me-gustara-que-cuba-se-convirtiera-en-un-pas-normal/#sthash.IMWTQSPZ.dpuf

“Me gustaría que Cuba se convirtiera en un país normal”

07/06/2014-17:00 Vida
4 0 8

Leonardo Padura.Leonardo Padura (Mantilla, Cuba, 1955) está en Madrid. En su Feria del Libro ha presentado su última obra, El viaje más largo, editado por Ediciones NED / Futuro Anterior; es un conjunto de sus reportajes publicados en los años ochenta en distintos medios cubanos. El autor deEl hombre que amaba los perros (Tusquets, como casi todos sus libros) explica aquí cómo el periodismo influyó en su literatura y qué visión tiene hoy de su país, qué futuro querría para él.

Pregunta. Hay muchos personajes en sus novelas, y hay personas concretas, Hemingway, Trotsky, Mercader, José María Heredia, Stalin… ¿Le ha ayudado el periodismo a tener esa relación con la realidad desde la ficción?

Respuesta. Soy un escritor-periodista, o un periodista-escritor, mi carrera ha sido paralela. La creación periodística ha sido una escuela. En El viaje más largo, hay una serie de reportajes en los que se construyen personajes reales porque es periodismo, pero están concebidos de forma literaria. El personaje histórico tiene, sin embargo, un problema muy grave para el escritor de ficciones. Y es que la vida no siempre es dramática en el sentido literario. [El protagonista de La novela de mi vida], Heredia, por ejemplo. Su vida fue trágica, pero si la cuentas de la forma en que ocurrió no funciona en la literatura de manera dramática, tienes que intervenir y hacer las adecuaciones necesarias.

P. Todas sus novelas le sirven para hablar muy en primera persona de su país y sobre todo de La Habana.

R. Toda mi literatura está escrita en función de lo que ha sido y es Cuba, esto también es parte del periodismo. Este libro de reportajes de los años ochenta y en toda una serie de trabajos que se remiten al siglo XVIII y XIX son una especie de búsqueda de los orígenes de lo cubano. Ese sentido de pertenencia a Cuba, a La Habana, a un barrio de La Habana que se llama Mantilla, es como una obsesión, es mi signo de identidad literario. He tratado de reflejar la vida de los cubanos, y sobre todo la vida de La Habana. Es una ciudad que me habla, que se comunica conmigo, en la que conozco cómo reaccionan las personas, cómo viven, cuáles son sus aspiraciones y frustraciones.

P. Ha dicho que la contemplación de los personajes reales o ficticios que crea le ha ayudado a interpretar por qué esa isla es como es. ¿Cómo es?

R. Cuba es un país desproporcionado, ha tenido una proyección universal mucho mayor que sus dimensiones geográficas. Desde el siglo XIX, cuando ya comienza a ser una nación con características independientes, empieza a tener una proyección hacia fuera y una creación interior muy importante. Primero está la parte económica, en el XIX se convierte en un país riquísimo. Es el momento en que empieza a producirse una creación literaria y cultural que desborda los márgenes cubanos. Heredia es el primer caso, pero en el siglo XIX, entre los siete u ocho poetas más importantes de la lengua hay tres cubanos, Heredia, Martí y Julián del Casal. En el XX Cuba da autores como Alejo Carpentier, Nicolás Guillén, Eliseo Diego, Guillermo Cabrera Infante, de una gran proyección. Alicia Alonso que es una de las grandes bailarinas del siglo; hay un campeón mundial de ajedrez, José Raúl Capablanca, y eso hace que se vea una isla desproporcionada. Se produce una revolución y Cuba se convierte en un referente para la izquierda universal, sobre todo para la latinoamericana y ha estado en el centro de la atención. Ese sentimiento de grandeza, de desproporción, nos ha acompañado desde los orígenes hasta estos momentos.

P. ¿Cómo se manifiesta el carácter desproporcionado de Cuba?

R. Todavía se le mira en el mundo con una lupa muy especial; también ha tenido un reflejo en proyecciones concretas, en América Latina, en países como México o Argentina, con gran tradición literaria tienen un grupo de escritores instalados en la referencia universal europea o norteamericana; la otra es Cuba. Hoy creo que se mira a Cuba con la perspectiva de qué es lo que va a ocurrir en ese país.

P. ¿Qué va a ocurrir?

R. Es lo que no sé, es muy difícil hacer predicciones de futuro.

P. ¿A usted qué le gustaría?

R. Me gustaría que se convirtiera en un país más normal, en el que las personas trabajaran y tuvieran un resultado de su trabajo que les permitiera vivir dignamente. Para que llegue esa normalidad hay que resolver problemas económicos muy profundos. Hubo un periodo de excesivo romanticismo político y deficiente preocupación por lo económico y creo que se está entrando en otro de un mayor pragmatismo económico y también político. Raúl Castro ha anunciado que termina su mandato en 2018 y ahí se abre la gran interrogación, cómo continuará siendo Cuba cuando ni Fidel ni Raúl estén al frente del país.

P. Dice en el prólogo a El viaje más largo que la “mediocridad oficializada” había marginado a grandes figuras. ¿Qué consecuencias ha tenido esa marginación oficial de la realidad cultural y literaria de la isla?

R. Se puede marcar 1971 como el principio de ese periodo, aunque dos o tres años antes se venía gestando lo que se ha llamado el quinquenio gris o el decenio negro de la cultura cubana, la época de la marginación de un grupo de importantes figuras de la literatura, la plástica, del cine o el teatro por razones religiosas, sexuales o de otro tipo porque eran incómodos para los códigos de aquel momento. Eso se sumó a la marginación que ya existía de los artistas que salían a vivir fuera de Cuba, prácticamente considerados cadáveres literarios. De Cabrera Infante y de muchos otros que salieron no se volvió a publicar nada en Cuba. A finales de los años ochenta, principio de los noventa empezó la recuperación de una parte de las grandes figuras de los años setenta que estuvieron marginados. Pintores como Servando Cabrera o escritores como Lezama y Virgilio Piñera. El rescate de estas figuras fue algo tan necesario que se convirtió en un culto… Por otra parte los escritores iban teniendo acceso a esa literatura que no se publicaba en Cuba. Una de las educaciones estéticas fundamentales de toda mi generación literaria estuvo en la lectura de Cabrera Infante porque es imposible escribir en cubano sin haber leído su obra, es el creador del idioma habanero literario.

P. A Hemingway le dijo un día el redactor jefe que le mandara verbos. ¿Cuáles serían los verbos cubanos de hoy y los que usted escucha?

R. El verbo cubano más practicado es resolver. Resolver en Cuba significa encontrar los medios legales, semilegales o ilegales de arreglar tu vida cotidiana, resolver lo abarca todo, no se puede entender la vida cubana sin entender lo que para los cubanos significa el verbo resolver.

Fuente: www.elpais.com

– See more at: http://eju.tv/2014/06/me-gustara-que-cuba-se-convirtiera-en-un-pas-normal/#sthash.IMWTQSPZ.dpuf

“Me gustaría que Cuba se convirtiera en un país normal”

07/06/2014-17:00 Vida
4 0 8

Leonardo Padura.Leonardo Padura (Mantilla, Cuba, 1955) está en Madrid. En su Feria del Libro ha presentado su última obra, El viaje más largo, editado por Ediciones NED / Futuro Anterior; es un conjunto de sus reportajes publicados en los años ochenta en distintos medios cubanos. El autor deEl hombre que amaba los perros (Tusquets, como casi todos sus libros) explica aquí cómo el periodismo influyó en su literatura y qué visión tiene hoy de su país, qué futuro querría para él.

Pregunta. Hay muchos personajes en sus novelas, y hay personas concretas, Hemingway, Trotsky, Mercader, José María Heredia, Stalin… ¿Le ha ayudado el periodismo a tener esa relación con la realidad desde la ficción?

Respuesta. Soy un escritor-periodista, o un periodista-escritor, mi carrera ha sido paralela. La creación periodística ha sido una escuela. En El viaje más largo, hay una serie de reportajes en los que se construyen personajes reales porque es periodismo, pero están concebidos de forma literaria. El personaje histórico tiene, sin embargo, un problema muy grave para el escritor de ficciones. Y es que la vida no siempre es dramática en el sentido literario. [El protagonista de La novela de mi vida], Heredia, por ejemplo. Su vida fue trágica, pero si la cuentas de la forma en que ocurrió no funciona en la literatura de manera dramática, tienes que intervenir y hacer las adecuaciones necesarias.

P. Todas sus novelas le sirven para hablar muy en primera persona de su país y sobre todo de La Habana.

R. Toda mi literatura está escrita en función de lo que ha sido y es Cuba, esto también es parte del periodismo. Este libro de reportajes de los años ochenta y en toda una serie de trabajos que se remiten al siglo XVIII y XIX son una especie de búsqueda de los orígenes de lo cubano. Ese sentido de pertenencia a Cuba, a La Habana, a un barrio de La Habana que se llama Mantilla, es como una obsesión, es mi signo de identidad literario. He tratado de reflejar la vida de los cubanos, y sobre todo la vida de La Habana. Es una ciudad que me habla, que se comunica conmigo, en la que conozco cómo reaccionan las personas, cómo viven, cuáles son sus aspiraciones y frustraciones.

P. Ha dicho que la contemplación de los personajes reales o ficticios que crea le ha ayudado a interpretar por qué esa isla es como es. ¿Cómo es?

R. Cuba es un país desproporcionado, ha tenido una proyección universal mucho mayor que sus dimensiones geográficas. Desde el siglo XIX, cuando ya comienza a ser una nación con características independientes, empieza a tener una proyección hacia fuera y una creación interior muy importante. Primero está la parte económica, en el XIX se convierte en un país riquísimo. Es el momento en que empieza a producirse una creación literaria y cultural que desborda los márgenes cubanos. Heredia es el primer caso, pero en el siglo XIX, entre los siete u ocho poetas más importantes de la lengua hay tres cubanos, Heredia, Martí y Julián del Casal. En el XX Cuba da autores como Alejo Carpentier, Nicolás Guillén, Eliseo Diego, Guillermo Cabrera Infante, de una gran proyección. Alicia Alonso que es una de las grandes bailarinas del siglo; hay un campeón mundial de ajedrez, José Raúl Capablanca, y eso hace que se vea una isla desproporcionada. Se produce una revolución y Cuba se convierte en un referente para la izquierda universal, sobre todo para la latinoamericana y ha estado en el centro de la atención. Ese sentimiento de grandeza, de desproporción, nos ha acompañado desde los orígenes hasta estos momentos.

P. ¿Cómo se manifiesta el carácter desproporcionado de Cuba?

R. Todavía se le mira en el mundo con una lupa muy especial; también ha tenido un reflejo en proyecciones concretas, en América Latina, en países como México o Argentina, con gran tradición literaria tienen un grupo de escritores instalados en la referencia universal europea o norteamericana; la otra es Cuba. Hoy creo que se mira a Cuba con la perspectiva de qué es lo que va a ocurrir en ese país.

P. ¿Qué va a ocurrir?

R. Es lo que no sé, es muy difícil hacer predicciones de futuro.

P. ¿A usted qué le gustaría?

R. Me gustaría que se convirtiera en un país más normal, en el que las personas trabajaran y tuvieran un resultado de su trabajo que les permitiera vivir dignamente. Para que llegue esa normalidad hay que resolver problemas económicos muy profundos. Hubo un periodo de excesivo romanticismo político y deficiente preocupación por lo económico y creo que se está entrando en otro de un mayor pragmatismo económico y también político. Raúl Castro ha anunciado que termina su mandato en 2018 y ahí se abre la gran interrogación, cómo continuará siendo Cuba cuando ni Fidel ni Raúl estén al frente del país.

P. Dice en el prólogo a El viaje más largo que la “mediocridad oficializada” había marginado a grandes figuras. ¿Qué consecuencias ha tenido esa marginación oficial de la realidad cultural y literaria de la isla?

R. Se puede marcar 1971 como el principio de ese periodo, aunque dos o tres años antes se venía gestando lo que se ha llamado el quinquenio gris o el decenio negro de la cultura cubana, la época de la marginación de un grupo de importantes figuras de la literatura, la plástica, del cine o el teatro por razones religiosas, sexuales o de otro tipo porque eran incómodos para los códigos de aquel momento. Eso se sumó a la marginación que ya existía de los artistas que salían a vivir fuera de Cuba, prácticamente considerados cadáveres literarios. De Cabrera Infante y de muchos otros que salieron no se volvió a publicar nada en Cuba. A finales de los años ochenta, principio de los noventa empezó la recuperación de una parte de las grandes figuras de los años setenta que estuvieron marginados. Pintores como Servando Cabrera o escritores como Lezama y Virgilio Piñera. El rescate de estas figuras fue algo tan necesario que se convirtió en un culto… Por otra parte los escritores iban teniendo acceso a esa literatura que no se publicaba en Cuba. Una de las educaciones estéticas fundamentales de toda mi generación literaria estuvo en la lectura de Cabrera Infante porque es imposible escribir en cubano sin haber leído su obra, es el creador del idioma habanero literario.

P. A Hemingway le dijo un día el redactor jefe que le mandara verbos. ¿Cuáles serían los verbos cubanos de hoy y los que usted escucha?

R. El verbo cubano más practicado es resolver. Resolver en Cuba significa encontrar los medios legales, semilegales o ilegales de arreglar tu vida cotidiana, resolver lo abarca todo, no se puede entender la vida cubana sin entender lo que para los cubanos significa el verbo resolver.

Fuente: www.elpais.com

– See more at: http://eju.tv/2014/06/me-gustara-que-cuba-se-convirtiera-en-un-pas-normal/#sthash.IMWTQSPZ.dpuf

“Me gustaría que Cuba se convirtiera en un país normal”

07/06/2014-17:00 Vida
4 0 8

Leonardo Padura.Leonardo Padura (Mantilla, Cuba, 1955) está en Madrid. En su Feria del Libro ha presentado su última obra, El viaje más largo, editado por Ediciones NED / Futuro Anterior; es un conjunto de sus reportajes publicados en los años ochenta en distintos medios cubanos. El autor deEl hombre que amaba los perros (Tusquets, como casi todos sus libros) explica aquí cómo el periodismo influyó en su literatura y qué visión tiene hoy de su país, qué futuro querría para él.

Pregunta. Hay muchos personajes en sus novelas, y hay personas concretas, Hemingway, Trotsky, Mercader, José María Heredia, Stalin… ¿Le ha ayudado el periodismo a tener esa relación con la realidad desde la ficción?

Respuesta. Soy un escritor-periodista, o un periodista-escritor, mi carrera ha sido paralela. La creación periodística ha sido una escuela. En El viaje más largo, hay una serie de reportajes en los que se construyen personajes reales porque es periodismo, pero están concebidos de forma literaria. El personaje histórico tiene, sin embargo, un problema muy grave para el escritor de ficciones. Y es que la vida no siempre es dramática en el sentido literario. [El protagonista de La novela de mi vida], Heredia, por ejemplo. Su vida fue trágica, pero si la cuentas de la forma en que ocurrió no funciona en la literatura de manera dramática, tienes que intervenir y hacer las adecuaciones necesarias.

P. Todas sus novelas le sirven para hablar muy en primera persona de su país y sobre todo de La Habana.

R. Toda mi literatura está escrita en función de lo que ha sido y es Cuba, esto también es parte del periodismo. Este libro de reportajes de los años ochenta y en toda una serie de trabajos que se remiten al siglo XVIII y XIX son una especie de búsqueda de los orígenes de lo cubano. Ese sentido de pertenencia a Cuba, a La Habana, a un barrio de La Habana que se llama Mantilla, es como una obsesión, es mi signo de identidad literario. He tratado de reflejar la vida de los cubanos, y sobre todo la vida de La Habana. Es una ciudad que me habla, que se comunica conmigo, en la que conozco cómo reaccionan las personas, cómo viven, cuáles son sus aspiraciones y frustraciones.

P. Ha dicho que la contemplación de los personajes reales o ficticios que crea le ha ayudado a interpretar por qué esa isla es como es. ¿Cómo es?

R. Cuba es un país desproporcionado, ha tenido una proyección universal mucho mayor que sus dimensiones geográficas. Desde el siglo XIX, cuando ya comienza a ser una nación con características independientes, empieza a tener una proyección hacia fuera y una creación interior muy importante. Primero está la parte económica, en el XIX se convierte en un país riquísimo. Es el momento en que empieza a producirse una creación literaria y cultural que desborda los márgenes cubanos. Heredia es el primer caso, pero en el siglo XIX, entre los siete u ocho poetas más importantes de la lengua hay tres cubanos, Heredia, Martí y Julián del Casal. En el XX Cuba da autores como Alejo Carpentier, Nicolás Guillén, Eliseo Diego, Guillermo Cabrera Infante, de una gran proyección. Alicia Alonso que es una de las grandes bailarinas del siglo; hay un campeón mundial de ajedrez, José Raúl Capablanca, y eso hace que se vea una isla desproporcionada. Se produce una revolución y Cuba se convierte en un referente para la izquierda universal, sobre todo para la latinoamericana y ha estado en el centro de la atención. Ese sentimiento de grandeza, de desproporción, nos ha acompañado desde los orígenes hasta estos momentos.

P. ¿Cómo se manifiesta el carácter desproporcionado de Cuba?

R. Todavía se le mira en el mundo con una lupa muy especial; también ha tenido un reflejo en proyecciones concretas, en América Latina, en países como México o Argentina, con gran tradición literaria tienen un grupo de escritores instalados en la referencia universal europea o norteamericana; la otra es Cuba. Hoy creo que se mira a Cuba con la perspectiva de qué es lo que va a ocurrir en ese país.

P. ¿Qué va a ocurrir?

R. Es lo que no sé, es muy difícil hacer predicciones de futuro.

P. ¿A usted qué le gustaría?

R. Me gustaría que se convirtiera en un país más normal, en el que las personas trabajaran y tuvieran un resultado de su trabajo que les permitiera vivir dignamente. Para que llegue esa normalidad hay que resolver problemas económicos muy profundos. Hubo un periodo de excesivo romanticismo político y deficiente preocupación por lo económico y creo que se está entrando en otro de un mayor pragmatismo económico y también político. Raúl Castro ha anunciado que termina su mandato en 2018 y ahí se abre la gran interrogación, cómo continuará siendo Cuba cuando ni Fidel ni Raúl estén al frente del país.

P. Dice en el prólogo a El viaje más largo que la “mediocridad oficializada” había marginado a grandes figuras. ¿Qué consecuencias ha tenido esa marginación oficial de la realidad cultural y literaria de la isla?

R. Se puede marcar 1971 como el principio de ese periodo, aunque dos o tres años antes se venía gestando lo que se ha llamado el quinquenio gris o el decenio negro de la cultura cubana, la época de la marginación de un grupo de importantes figuras de la literatura, la plástica, del cine o el teatro por razones religiosas, sexuales o de otro tipo porque eran incómodos para los códigos de aquel momento. Eso se sumó a la marginación que ya existía de los artistas que salían a vivir fuera de Cuba, prácticamente considerados cadáveres literarios. De Cabrera Infante y de muchos otros que salieron no se volvió a publicar nada en Cuba. A finales de los años ochenta, principio de los noventa empezó la recuperación de una parte de las grandes figuras de los años setenta que estuvieron marginados. Pintores como Servando Cabrera o escritores como Lezama y Virgilio Piñera. El rescate de estas figuras fue algo tan necesario que se convirtió en un culto… Por otra parte los escritores iban teniendo acceso a esa literatura que no se publicaba en Cuba. Una de las educaciones estéticas fundamentales de toda mi generación literaria estuvo en la lectura de Cabrera Infante porque es imposible escribir en cubano sin haber leído su obra, es el creador del idioma habanero literario.

P. A Hemingway le dijo un día el redactor jefe que le mandara verbos. ¿Cuáles serían los verbos cubanos de hoy y los que usted escucha?

R. El verbo cubano más practicado es resolver. Resolver en Cuba significa encontrar los medios legales, semilegales o ilegales de arreglar tu vida cotidiana, resolver lo abarca todo, no se puede entender la vida cubana sin entender lo que para los cubanos significa el verbo resolver.

Fuente: www.elpais.com

– See more at: http://eju.tv/2014/06/me-gustara-que-cuba-se-convirtiera-en-un-pas-normal/#sthash.IMWTQSPZ.dpuf

Periodismo cubano en red. ¿Por qué y para qué? By A. Boente (jr)

Periodismo cubano en red. ¿Por qué y para qué?. (Artículo Completo)

Estas características que laceran la imagen de los medios de comunicación en el país, han generado no pocas críticas, lo mismo entre el público cubano que entre los enemigos del proceso revolucionario, no solo en Estados Unidos.

………

Si las miradas de hace unos pocos años (Recio, 2006; Díaz, 2008) describían a la blogosfera cubana como un espacio carente de un discurso propio y caracterizado por una representación homogénea de la realidad, por condiciones que serán abordadas más adelante en esta investigación, en estos momentos se percibe un interés de los periodistas por describir los muchos matices de una misma realidad. La imparcialidad y el distanciamiento del autor que propone la prensa tradicional, son sustituidos por historias más íntimas, cercanas a la crónica y a los llamados géneros interpretativos y de opinión.

Llama la atención cómo un mismo periodista mantiene dos discursos distintos: uno en el medio de prensa donde labora y otro en su página personal. El primero se mantiene apegado a la estrategia informativa controlada por el poder del estado, mientras que el segundó propicia la diversidad de criterios, la discusión política y el análisis de los temas de la realidad nacional que no suelen ocupar espacio en la agenda mediática de la radio, la prensa plana o la TV nacionales.

Como explica Scolari (2008), en medio de la crisis del modelo uno – a – muchos, los blogs posibilitan la ampliación del espacio público, y el valor que adquiere la visión individual en este nuevo escenario, propicia que la blogósfera se desempeñe al mismo tiempo como espacio paratextual de debate y como medio de información alternativo.

Pero, después de este primer panorama, varias preguntas se imponen. ¿Este espacio para la comunicación autónoma ha incididido o pudiera incidir en posibles cambios para la prensa o la política cubanas? ¿Por qué apostar por contenidos en línea en un país donde el acceso a la red de redes es solo una posibilidad para unos pocos? ¿Cómo son las relaciones que se crean en la red, a partir de la producción, publicación y el consumo de estos contenidos? Son cuestiones que esperan por el análisis reposado para entender qué ocurre en el espacio virtual que se genera desde Cuba.

Con el tema habrá que volver en este intento por describir la esencia del periodismo a lo cubano y en red.

Cubano-americano

Esto es para los hijos que se creen Americanos

SE LO DEDICO A TODOS ESOS CUBANOS QUE SE TOMARON LA COCA COLA DEL OLVIDO CREYÉNDOSE QUE SON AMERICANOS...¡¡¡OJALÁ QUE ESTO LOS AYUDE!!!
Y DICE ASÍ:
Enrique Salio de Cuba, muy joven, casi un niño; apenas 12 años. Al principio extraño a sus amigos y a la novia que había dejado sin siquiera despedirse. Poco a poco se fue incorporando al mundo que le rodeaba. Aprendió ingles muy rápido, a pesar de los regaños y las peleas, se negaba a hablar español en la casa. De nada valieron las conversaciones sobre Cuba, las fotos que le enseñaba su abuela; Enrique, se sentía americano. Su pasado había sido borrado, como si alguien hubiera olvidado ponerlo en su equipaje; quedo allá, en La Habana, en algún paquete que alguien olvido recoger a ultima hora, abandonado en una gaveta.

Cada vez que su familia viajaba a Cuba, inventaba algún pretexto, que si exámenes, que los estudios, la novia; el punto era que no le interesaba volver. Su isla, suya a pesar del desamor, parecía borrada de sus memorias y su amor.

Cuando se hizo ciudadano americano cambio su nombre por Henry, hasta pensó en cambiarse el apellido, ese Pérez, no sonaba muy bien entre sus amigos americanos. No lo hizo por temor a un disgusto familiar, su padre no se lo hubiera perdonado nunca.

Cuando cumplió los 19 años, decidió mudarse solo. Su madre le dijo
-Enriquito, aquí tienes tu cuarto independiente y no tienes que pagar renta, yo te atiendo y puedes ahorrar, tienes más tiempo para tus estudios.
-Mom, vivir aquí es como seguir en esa Cuba de la que tanto hablan ustedes y yo soy americano. No quiero encontrarme una banderita cubana en cada esquina y adornos con palmeras y cocodrilos dondequiera, es hora de vivir a mi manera.
-Ven hijo, siéntate, hablemos dos minutos. Sabes que si nos fuimos de Cuba, fue por ti, si hoy estudias en una buena Universidad, manejas un buen carro y tienes un buen futuro, fue por el sacrificio de estos tres viejos que lo dejaron todo para poder darte una mejor vida. Muchas cosas no nos gustaban allá, pero teníamos nuestra casa, nuestra vida, nuestra Patria, solo por ti, fuimos capaces de dejarla. Me duele el alma cada vez que desprecias tu origen, que reniegas de ser cubano, somos lo que somos por ser cubanos, eres como eres, porque eres cubano, mi hijo, aunque te duela.

El padre, que escuchaba la conversación, solo dijo.
-Déjalo vieja, ya un día Cuba, vendrá a él, a recordarle su origen, morirá siendo cubano y amando nuestra bandera, ya veras, déjalo ahora. Hazme un poquito de café, un buen café cubano.

El día de la mudada, su abuelita, una viejita que se crío entre palmas y cañaverales, entro a su cuarto, silenciosa, arrastrando los pies.
- Se que no la amas o que crees no amarla, pero para mi, es como un talismán que me protege de todo lo malo, me la regalo mi padre antes de morir, me dijo que tenia muchos años, que era mambisa. No te pido que la pongas en un lugar visible, guárdala en una gaveta si quieres, déjala cuidarte, por favor, no me la desprecies, me matarías.

Saco una vieja bandera cubana y la doblo cuidadosamente en la maleta de Enrique, que asombrado, fue incapaz de oponerse, la dejo hacer sin pronunciar palabra.

Enrique visitaba poco a su familia, aunque hablaba a menudo por teléfono con ellos. Su intento de americanizarse del todo, no le permitía mucho contacto con esa casa, donde se respiraba Cuba, en cada esquina. Su vida transcurría más al norte, entre gringos y coffees, whiskys y hamburgues.

Un día, mientras disfrutaba su coffee en un Starbucks, recibió una llamada, un número desconocido, pensó ignorarla, pero algo le hizo responder.
- Hello, who is calling?
- Enriquito, soy yo, Jorge, el negro, no me digas que no te acuerdas de mí. Tu abuelita me dio tu número cuando estuvo en Cuba, me dijo que cuando llegara, te llamara enseguida, que necesitabas hablar conmigo.

Enrique, se sentó; Jorge el negro, en Miami. Recordó de pronto toda su infancia olvidada, cuando corrían descalzos por la cuadra y compraba durofrios y pirulíes en la casa de la esquina. Enrique, comenzó a sudar, sus manos temblaban.

- Dime negro, ¿Como estas? ¿Cuando llegaste? ¿Donde estas?
- Acabo de llegar, estoy saliendo del aeropuerto, el puro tuyo vino a recogerme, dice que mientras encuentre trabajo y levante presión, puedo quedarme con ellos, en tu cuarto, que ahora esta vacío. Tu viejo es de oro.

Sin saber como ni por que, Enrique comenzó a llorar, los primeros años de su vida, su infancia, se aparecía de golpe ante él. La voz del negro, de su hermano de niñez, hacia el milagro de revivir recuerdos.

- Voy para allá, te recojo y esta noche te quedas conmigo, creo que abuela tiene razon; necesito conversar contigo.

Los 40 minutos de viaje al sur, le parecieron horas. Llego a su casa, se asombro de no mirar de reojo la bandera cubana de la sala, hasta el olor a café recién colado, por vez primera, no le molestaba. Abrazo a todos, el último y más especial de todos los abrazos fue para Jorge.

- Coño negro, tienes un olor raro, extraño, pero me gusta.
- Es olor a Cuba, mi hermano, a la tierra.

Su mama, le susurro al oído al viejo; yo oí mal o ¿dijo coño?

Comieron juntos. Todos intercambiaron miradas y sonrisas cómplices; Enriquito, por vez primera saboreaba los frijoles negros y la yuca hervida con mojo y hasta repetía. Cuando terminaron, la abuela sirvió el postre.
- Se que no te gusta, pero lo trajo Jorge, no le hagas el desaire.

Le puso enfrente un plato con mermelada de guayaba y queso blanco. Enrique lo devoro, hasta limpio el plato.

Al final la abuela sirvió el café, todos se sorprendieron cuando Enrique, reclamo su taza de café cubano. Se hicieron señas y la mama fue corriendo a la cocina a traerle su taza.

Después de la sobremesa, Enrique le dijo a todos.
- Nos vamos, les robo al negro por una noche, tenemos mucho de que hablar.

Llegaron al apartamento de Enrique, pusieron sus cosas en la sala. La cara de Jorge, se contrajo.
- Perdóname mi hermano, pero aquí hay algo raro, voy a quitarme la camisa y tratar de encontrarlo.
Se volteo de espaldas y se quito la camisa. Enrique tembló cuando vio el tatuaje en su espalda, lo toco.
- Es Cuba, dijo en un susurro.
- Si mi hermano es Cuba, no quería que me pasara como a ti, que la olvidaste y me la tatué en la piel y en el alma.

Jorge , sin camisa, comenzó a buscar, sabia que algo había en ese apartamento fuera de lugar, algo que no estaba en el sitio adecuado y exigido. Se detuvo frente al gavetero del cuarto, de pronto la ultima gaveta se abrió de golpe, sin que nadie hiciera el mas mínimo gesto; la bandera cubana que había doblado su abuela, se desbordo de la gaveta, reclamando derechos y espacio. Jorge, la saco, la colgó en la pared, la miro. Jorge y Enrique se abrazaron llorando.
- Déjala ahí mi hermano, mírala todos los días. Cuba es tu raíz, tu origen, sin ella, nunca estarás completo.

Enrique se quedo mirando a su amigo Jorge, de espaldas, con Cuba en su piel, frente a la bandera, su bandera. Comprendió del todo que no importan los años lejos, aprender ingles o francés, uno sigue siendo cubano, llevando a Cuba en la piel y en el alma, dondequiera que este. Ser cubano, por suerte, nos marca para siempre, acuña nuestra vida y aliento, nos identifica y tipifica, nos da alas. Por vez primera, desde que se fue de Cuba y dejo olvidados sus raíces y recuerdos, sintió necesidad de gritar; ¡Soy cubano! Abrazo a su amigo, agradeciéndole traerle de vuelta sus recuerdos, por rescatarlo del olvido, por devolverle ¡El orgullo de ser cubano!

si te gusta compartelo

SE LO DEDICO A TODOS ESOS CUBANOS QUE SE TOMARON LA COCA COLA DEL OLVIDO CREYÉNDOSE QUE SON AMERICANOS…¡¡¡OJALÁ QUE ESTO LOS AYUDE!!!
Y DICE ASÍ:
Enrique Salio de Cuba, muy joven, casi un niño; apenas 12 años. Al principio extraño a sus amigos y a la novia que había dejado sin siquiera despedirse. Poco a poco se fue incorporando al mundo que le rodeaba. Aprendió ingles muy rápido, a pesar de los regaños y las peleas, se negaba a hablar español en la casa. De nada valieron las conversaciones sobre Cuba, las fotos que le enseñaba su abuela; Enrique, se sentía americano. Su pasado había sido borrado, como si alguien hubiera olvidado ponerlo en su equipaje; quedo allá, en La Habana, en algún paquete que alguien olvido recoger a ultima hora, abandonado en una gaveta.

Cada vez que su familia viajaba a Cuba, inventaba algún pretexto, que si exámenes, que los estudios, la novia; el punto era que no le interesaba volver. Su isla, suya a pesar del desamor, parecía borrada de sus memorias y su amor.

Cuando se hizo ciudadano americano cambio su nombre por Henry, hasta pensó en cambiarse el apellido, ese Pérez, no sonaba muy bien entre sus amigos americanos. No lo hizo por temor a un disgusto familiar, su padre no se lo hubiera perdonado nunca.

Cuando cumplió los 19 años, decidió mudarse solo. Su madre le dijo
-Enriquito, aquí tienes tu cuarto independiente y no tienes que pagar renta, yo te atiendo y puedes ahorrar, tienes más tiempo para tus estudios.
-Mom, vivir aquí es como seguir en esa Cuba de la que tanto hablan ustedes y yo soy americano. No quiero encontrarme una banderita cubana en cada esquina y adornos con palmeras y cocodrilos dondequiera, es hora de vivir a mi manera.
-Ven hijo, siéntate, hablemos dos minutos. Sabes que si nos fuimos de Cuba, fue por ti, si hoy estudias en una buena Universidad, manejas un buen carro y tienes un buen futuro, fue por el sacrificio de estos tres viejos que lo dejaron todo para poder darte una mejor vida. Muchas cosas no nos gustaban allá, pero teníamos nuestra casa, nuestra vida, nuestra Patria, solo por ti, fuimos capaces de dejarla. Me duele el alma cada vez que desprecias tu origen, que reniegas de ser cubano, somos lo que somos por ser cubanos, eres como eres, porque eres cubano, mi hijo, aunque te duela.

El padre, que escuchaba la conversación, solo dijo.
-Déjalo vieja, ya un día Cuba, vendrá a él, a recordarle su origen, morirá siendo cubano y amando nuestra bandera, ya veras, déjalo ahora. Hazme un poquito de café, un buen café cubano.

El día de la mudada, su abuelita, una viejita que se crío entre palmas y cañaverales, entro a su cuarto, silenciosa, arrastrando los pies.
– Se que no la amas o que crees no amarla, pero para mi, es como un talismán que me protege de todo lo malo, me la regalo mi padre antes de morir, me dijo que tenia muchos años, que era mambisa. No te pido que la pongas en un lugar visible, guárdala en una gaveta si quieres, déjala cuidarte, por favor, no me la desprecies, me matarías.

Saco una vieja bandera cubana y la doblo cuidadosamente en la maleta de Enrique, que asombrado, fue incapaz de oponerse, la dejo hacer sin pronunciar palabra.

Enrique visitaba poco a su familia, aunque hablaba a menudo por teléfono con ellos. Su intento de americanizarse del todo, no le permitía mucho contacto con esa casa, donde se respiraba Cuba, en cada esquina. Su vida transcurría más al norte, entre gringos y coffees, whiskys y hamburgues.

Un día, mientras disfrutaba su coffee en un Starbucks, recibió una llamada, un número desconocido, pensó ignorarla, pero algo le hizo responder.
– Hello, who is calling?
– Enriquito, soy yo, Jorge, el negro, no me digas que no te acuerdas de mí. Tu abuelita me dio tu número cuando estuvo en Cuba, me dijo que cuando llegara, te llamara enseguida, que necesitabas hablar conmigo.

Enrique, se sentó; Jorge el negro, en Miami. Recordó de pronto toda su infancia olvidada, cuando corrían descalzos por la cuadra y compraba durofrios y pirulíes en la casa de la esquina. Enrique, comenzó a sudar, sus manos temblaban.

– Dime negro, ¿Como estas? ¿Cuando llegaste? ¿Donde estas?
– Acabo de llegar, estoy saliendo del aeropuerto, el puro tuyo vino a recogerme, dice que mientras encuentre trabajo y levante presión, puedo quedarme con ellos, en tu cuarto, que ahora esta vacío. Tu viejo es de oro.

Sin saber como ni por que, Enrique comenzó a llorar, los primeros años de su vida, su infancia, se aparecía de golpe ante él. La voz del negro, de su hermano de niñez, hacia el milagro de revivir recuerdos.

– Voy para allá, te recojo y esta noche te quedas conmigo, creo que abuela tiene razon; necesito conversar contigo.

Los 40 minutos de viaje al sur, le parecieron horas. Llego a su casa, se asombro de no mirar de reojo la bandera cubana de la sala, hasta el olor a café recién colado, por vez primera, no le molestaba. Abrazo a todos, el último y más especial de todos los abrazos fue para Jorge.

– Coño negro, tienes un olor raro, extraño, pero me gusta.
– Es olor a Cuba, mi hermano, a la tierra.

Su mama, le susurro al oído al viejo; yo oí mal o ¿dijo coño?

Comieron juntos. Todos intercambiaron miradas y sonrisas cómplices; Enriquito, por vez primera saboreaba los frijoles negros y la yuca hervida con mojo y hasta repetía. Cuando terminaron, la abuela sirvió el postre.
– Se que no te gusta, pero lo trajo Jorge, no le hagas el desaire.

Le puso enfrente un plato con mermelada de guayaba y queso blanco. Enrique lo devoro, hasta limpio el plato.

Al final la abuela sirvió el café, todos se sorprendieron cuando Enrique, reclamo su taza de café cubano. Se hicieron señas y la mama fue corriendo a la cocina a traerle su taza.

Después de la sobremesa, Enrique le dijo a todos.
– Nos vamos, les robo al negro por una noche, tenemos mucho de que hablar.

Llegaron al apartamento de Enrique, pusieron sus cosas en la sala. La cara de Jorge, se contrajo.
– Perdóname mi hermano, pero aquí hay algo raro, voy a quitarme la camisa y tratar de encontrarlo.
Se volteo de espaldas y se quito la camisa. Enrique tembló cuando vio el tatuaje en su espalda, lo toco.
– Es Cuba, dijo en un susurro.
– Si mi hermano es Cuba, no quería que me pasara como a ti, que la olvidaste y me la tatué en la piel y en el alma.

Jorge , sin camisa, comenzó a buscar, sabia que algo había en ese apartamento fuera de lugar, algo que no estaba en el sitio adecuado y exigido. Se detuvo frente al gavetero del cuarto, de pronto la ultima gaveta se abrió de golpe, sin que nadie hiciera el mas mínimo gesto; la bandera cubana que había doblado su abuela, se desbordo de la gaveta, reclamando derechos y espacio. Jorge, la saco, la colgó en la pared, la miro. Jorge y Enrique se abrazaron llorando.
– Déjala ahí mi hermano, mírala todos los días. Cuba es tu raíz, tu origen, sin ella, nunca estarás completo.

Enrique se quedo mirando a su amigo Jorge, de espaldas, con Cuba en su piel, frente a la bandera, su bandera. Comprendió del todo que no importan los años lejos, aprender ingles o francés, uno sigue siendo cubano, llevando a Cuba en la piel y en el alma, dondequiera que este. Ser cubano, por suerte, nos marca para siempre, acuña nuestra vida y aliento, nos identifica y tipifica, nos da alas. Por vez primera, desde que se fue de Cuba y dejo olvidados sus raíces y recuerdos, sintió necesidad de gritar; ¡Soy cubano! Abrazo a su amigo, agradeciéndole traerle de vuelta sus recuerdos, por rescatarlo del olvido, por devolverle ¡El orgullo de ser cubano!

si te gusta compartelo

 

#LaHabanaSinTacones | María Elena Lavaud: Mi perspectiva de Cuba, tiene rostro.

#LaHabanaSinTacones | María Elena Lavaud: Mi perspectiva de Cuba, tiene rostro

#LaHabanaSinTacones | María Elena Lavaud: Mi perspectiva de Cuba, tiene rostro.

María Eugenia Pardo

La periodista MarÌa Elena Lavaud concediÛ entrevista para La RevistaMiami, Abril 23, 2014.- María Elena Lavaud es una reconocida periodista venezolana que siempre quiso conocer la realidad de Cuba en primera persona. Luego de ejercer casi 20 años en la fuente de opinión por distintos medios televisivos y radiales venezolanos y con un primer libro a cuestas, un día decidió comprar un pasaje para la isla y allá fue a parar, armada tan solo con una libreta y un lápiz, para “a la romana vieja”, reseñar lo que no sólo sus ojos veían, sino lo que un pueblo noble se esforzó en hacerle notar.

A propósito de la presentación del Musical “La Habana Sin Tacones” que se llevará a cabo los días 9, 10 y 11 de Mayo en el Teatro Trail de la Calle 8 de Miami, Intégrate News conversó con María Elena, la periodista que se vistió de turista para contar unas crónicas de viaje por vía escrita, relatada y actuada.

¿Cómo nace La Habana Sin Tacones?

“Fue un reto de una periodista que puso en práctica el principio fundamental del ejercicio de su profesión: Ir a la fuente”. 

Cuenta Lavaud que su interés era el de conocer a la gente que nació y creció bajo un mismo gobierno [el castrista], para poder hablar con propiedad sobre el modelo que se estaba (y está) tratando de imponer en la sociedad venezolana. “Desde que me fui a chequear en la aerolínea, tuve mis dudas de si iba a poder aterrizar en La Habana, porque una periodista que se opone al gobierno que le da de comer a la isla, no iba a ser bienvenida”, continuó. Pero a pesar de saberse vigilada, Lavaud recorrió la isla para conocer lo más posible el objeto de su interés, el pueblo cubano.

Maria Elena Lavaud Habana sin Tacones Integrate News Web 01¿Te quitaste los tacones para ejercer encubierta?

“En efecto, si yo hubiera ido en calidad de periodista hubiera tenido que pedir una visa de trabajo y hubiera tenido que hacer entrevistas a oficialistas, a personajes de gobierno y a los disidentes. Esas visiones son muy conocidas porque muchos colegas ya las han trabajado. Yo en cambio, quería ver cómo vive el ciudadano de a pie de la isla, entremezclándome con él, para conocer su realidad”.

Una vez que arribó a La Habana, María Elena se dedicó a hacer lo que hace un turista cualquiera: pasear y conocer. “De hecho no llevé ni cámara profesional, computadora, celular ni nada que pudiera provocar una reacción”, continuó. “Todos los días salía con un plan distinto, y a eso de las 6-7 de la noche, rigurosamente regresaba al hotel y tomaba nota a mano, del recorrido que había realizado, dejando allí como un croquis de lo que podría ser una crónica. Y el cuaderno iba conmigo en el día y dormía en mi almohada de noche”, acotó.

¿Qué fue lo que más te impactó de todos tus hallazgos?

“En realidad, dos cosas. Uno, descubrir en las primeras de cambio, que ese mito de que los cubanos no hablan de su realidad, no es verdad. Apenas llegué al hotel, le pregunté a la señora de la recepción por el precio de un cenicero, y ella me relató su realidad en tres oraciones: “Esto cuesta 100 CUC [Cuban Universal Currency – equivalente al dólar estadounidense]. Imagínese. Y mi sueldo son 10 CUC al mes. Diez. 100 CUC es lo que me cuestan los zapatos de mi hijo para ir al colegio. Imagínese. Eso es lo que cuesta”. Ese fue el primer desmontaje. Me habló de su realidad sin yo preguntarle sobre ella. El segundo, fue descubrir que hay una doble moral y una doble realidad que se vislumbra desde el gobierno – así como coexisten las dos monedas, el CUC y el peso cubano”, continuó.

Maria Elena Lavaud Habana sin Tacones Integrate News Web 02¿Encontraste alguna similitud con lo que hoy se vive en Venezuela?

“Muchas. El tema de las misiones, para ofrecer a las clases pobres un acompañamiento del estado en sus necesidades básicas se parece en la retórica. La pregunta obligada que te haces como periodista es ¿Qué hace el que no tiene CUC y el que no tiene dólares, el cubano que gana en un día de trabajo lo que cuesta una barra de “Pan Liberado”?. La respuesta es otra pregunta: ¿Tiene FE?.  ¿FE?. Sí, Familia en el exterior”.

Cuando María Elena estuvo en Cuba, las remesas familiares eran la tercera fuente de ingresos de la isla. Por ello, la FE es percibida como la tabla de salvación de muchos que no tienen otro recurso para sobrevivir.

¿Cambió tu perspectiva de Cuba luego de esta aventura?

“Sí. Ahora mi perspectiva de Cuba tiene rostro. Antes de ir, tenía información muy densa, imágenes, fotos, historias, Ahora mi imagen tiene rostro de personas maravillosas que se levantan por encima de lo mustio del ambiente descolorido. Gente que tiene ánimo de salir adelante, que conserva ese espíritu latino que nos une como pueblo, que hace música maravillosa, que es querendón. Eso me lo traje y eso me hizo sentir que me encantaría volver”.

Luego de la publicación del libro en 2011 en Caracas, la primera edición se agotó en menos de un mes (a la fecha cuenta con tres reimpresiones y está por salir la segunda edición). Un usuario de twitter tuvo la idea de hacer un audiolibro, que se produjo con música del maestro Gonzalo Grau (Mejor Compositor de Europa 2011 y nominado el Grammy 2009) y Julio César, cantante y compositor de temas para Gilberto Santa Rosa, Luís Enrique y Guaco -entre otros- quien además esta certificado por el Grammy Latino. Y del Audiolibro, nació #LaHabanaSinTacones “El Musical”.

“Esta es una pieza en la cual, la autora del libro revive lo que vivió en Cuba, acompañada de actores que desempeñan los personajes de la realidad y en la cual, la música juega un papel fundamental”, cuenta Lavaud. “La música en mi opinión, es el instrumento más directo para llegar a los corazones y ayuda en El Musical, a dimensionar el drama”, continuó.

La critica lo ha descrito como “un espectáculo dramático, musical y literario sin precedentes” La música es interpretada en vivo por Julio César y participan los actores venezolanos Elba Escobar y Franklin Vírguez; y los actores cubanos Tamara Melián y Camilo Álvarez.

El maestro Yasmil Marrufo, ganador de un Grammy Latino está a cargo de la producción musical en Miami, llevando el correlato sonoro de la obra, conformado por música incidental con arreglos inéditos llenan de impacto el testimonio de la autora y acompañan a personajes de la cotidianeidad cubana una rueda de casino con bailarines en escena.

“Hay actores cubanos junto a los venezolanos, para rendir honor de la comunidad cubana que va a ser parte de nuestro público. Nunca pensé que me lo agradecieran. He recibido testimonios que me dicen: Gracias por hacerme oler el malecón. Gracias por llevarme a mi tierra de nuevo. Y eso es invaluable”, expresó María Elena.

Para la autora, en #LaHabanaSinTacones, El Musical, el espectador va a encontrar una realidad contada de una manera amable, por momentos impactante, llena de humor y quizás muy reveladora y hasta triste. “El balance es inspirador y te deja una grandísima toma de conciencia de dos pueblos que están en este momento hermanados por sufrir la misma situación y los invita a tomar algún tipo de acción”, comentó Lavaud.

¿Qué le dices a la comunidad cubana que vive en Miami sobre la isla que los vio nacer?

“Solamente después de haber ido y después de vivir lo que estoy viviendo en Venezuela, puedo dimensionar el sentimiento que llevan. Yo no sé cómo yo podría sobrellevar una situación así, porque hay que agregar al dolor de haberse visto obligado a abandonar el país, el hecho de no regresar jamás”. También indicó que ha aprendido mucho y que hoy, Cuba ya no es una curiosidad latente, sino un sentimiento recurrente.

Maria Elena, Luego de La Habana Sin Tacones, ¿Crees que te dejen entrar a Cuba en el futuro?

“No lo sé. Pero lo volvería a hacer sin duda alguna”.

Y así nos despedimos de María Elena Lavaud con la invitación a ver La Habana sin Tacones, El Musical.

Maria Elena Lavaud Habana sin Tacones Integrate News Web PosterCoordenadas

#LaHabanaSinTacones, El Musical

Teatro Trail | 3715 SW 8th Street | Miami, FL 33134 | (305) 443-1009

Tres Funciones: 9 Mayo – 8PM | 10 Mayo – 8PM | 11 Mayo – 5PM

Precio: $30-$55

Twitter:  @melavaud  | @LHSinTacones |  @305PR

Facebook: www.facebook.com/LaHabanaSinTaconesAudioLibro

Youtube: La Habana Sin Tacones

Instagram: LHsin_tacones

Fotos: María Elena Lavaud.

1800 Online con Alexis Boentes Corcho – Martí Noticias | Entrevista 2/4/2014

1800 Online con Alexis Boentes Corcho – Martí Noticias | Radio y Televisión Martí | Martinoticias.com.

1800 Online con Alexis Boentes Corcho

En vivo vía telefónica: Alexis Boentes Corcho, cubano residente en Venezuela, autor del blog Sin Censura que tiene 5 años de existencia.  Lo impresionante son los lazos que tiene el blog con el resto del Internet- una caja de sorpresa para llevar el lector a lo mas importante.

Author Amazon: Mis Mejores Libros

Author Central.     

CUPON DE DESCUENTO PARA LOS AMIGOS Y LECTORES PARA LIBROS IMPRESOS (Paperback): 4W5HJUQN (40%) CASI AL PRECIO DE COSTO

(Cupón aplicable a cualquier Libro (Paperback))

Compendio de Economia (Spanish Edition)

  • 2 Editions
  • Current Sales Rank: #566,106 in Kindle Store
  • Average Review: There are no reviews yet
Versos del Corazón (Spanish Edition)

  • 2 Editions
  • Current Sales Rank: Unknown
  • Average Review: There are no reviews yet
La Isla de Qba y dos cuentos más (Spanish Edition)

  • 2 Editions
  • Current Sales Rank: Unknown
  • Average Review: There are no reviews yet
Los Duendes de Mi Ciudad (Spanish Edition)

  • Kindle Edition
  • Current Sales Rank: Unknown
  • Average Review: There are no reviews yet
Metodología para Implantar Sistemas de Costo (Spanish Edition)

  • 3 Editions
  • Current Sales Rank: #1,197,747 in Kindle Store
  • Average Review: There are no reviews yet
Impuestos, Inflación y Socialismo en el Siglo XXI: Temas de Economía y Política (Spanish Edition)

  • 2 Editions
  • Current Sales Rank: Unknown
  • Average Review: There are no reviews yet