Mercado Laboral underground en Cuba ¿cuánto se paga por un empleo? 

Origen: Pagar por trabajar: ¿cuánto cuesta un empleo en Cuba? CubanetCubanet

LA HABANA, Cuba.- Armando, un joven de 30 años, está buscando trabajo en el sector estatal pero apenas ha logrado reunir la cantidad necesaria para obtener la plaza que busca. Ha ido a ver a un prestamista y hasta ha colocado en venta algunos adornos y muebles de su casa para llegar a los 600 dólares que le piden en la empresa Cubataxi por un empleo de chofer.

Si no paga esa cantidad, me dice el propio Armando, le dirán que todos los puestos de trabajo están ocupados, aunque él sabe que siempre existe al menos un par de lugares “fantasmas” en la nómina de la empresa, a la espera del mejor postor.

El mercado clandestino de empleos en las empresas estatales de la isla no es un fenómeno surgido en la coyuntura económica actual. Desde los años 80 se escucha hablar de personas que han debido pagar por ocupar un puesto de trabajo, sobre todo en el turismo, incluso por acceder a estudios de nivel medio o universitario.

La agudización de la crisis económica, la inestabilidad legal del sector privado y el constante acoso al cuentapropismo por parte del gobierno, entre otras causas, han favorecido el enraizamiento de este tipo de contrabando e incluso su penetración en espacios bajo el dominio directo de los militares, como han sido los casos de empresas como SASA, dedicadas a la comercialización de recambios para autos o Rent-a-car de Gaviota, de alquiler de vehículos para el turismo, donde las plazas pueden alcanzar valores entre los 5 mil y 10 mil dólares.

María Elena Verdecia fue trabajadora de uno de estos puestos de renta ubicado en el aeropuerto José Martí, de La Habana, y nos comenta sobre los mecanismos de contrabandeo laboral:

“(…) el total de las plazas han sido compradas o han sido ocupadas por personas que tienen algún tipo de relación familiar o de amistad con funcionarios de la empresa”, asegura Verdecia, y continúa: “El Rent-a-car del aeropuerto es uno de los más codiciados, esa plaza cuesta 5 mil dólares, porque se sabe que ese dinero se puede recuperar en un par de meses. (…) Pero después que pagas los 5 mil, todos los meses tienes que mantener contento a los jefes, al de Personal de la empresa, a los inspectores pero aun así es una plaza muy codiciada, aunque peligrosa, por eso me tuve que ir de allí, sabía que en cualquier momento podía caer presa. (…) En ningún Rent-a-car entra nadie a trabajar porque ha caído bien o porque ha tenido suerte, es un negocio donde está enredado todo el mundo”.

Por otra parte, Juan Carlos, responsable de ventas de un puesto de renta de autos para el turismo, afirma que en el año 2001 debió pagar unos 2 mil dólares por su empleo:

“Tuve que pedir prestado el dinero a una tía de mi esposa que vive en los Estados Unidos (…), después se lo pagué en tres meses. (…) Pero en el 2001 no había tanto turismo como ahora, por eso los que entran tienen que pagar 3 mil, 4 mil y hasta tengo amigos que han pagado 6 mil porque se sabe que se le saca ese dinero fácil en unos meses (…). Yo no tengo miedo porque esto lo sabe todo el mundo, las plazas en turismo casi todas se venden, pregúntale a cualquiera por ahí”, dice Juan Carlos.

No solo obtener un empleo en el turismo supone un acto de compra-venta o de soborno, también en el “naciente” sector cooperativo se han replicado estos fenómenos, como ha sido el caso de los taxis ruteros, donde el costo de la plaza de chofer oscila entre los 100 y los 500 dólares.

Manuel, chofer de un microbús perteneciente a una de las cooperativas de La Habana, pagó en febrero de 2016 unos 200 dólares por su puesto de trabajo:

“Fueron 200 pesos (dólares) y entré a trabajar ese mismo día. La primera vez que fui a pedir un trabajo, yo que soy chofer desde hace 20 años, me dijeron que no había plazas (…), fui a ver a un vecino que trabaja en los ruteros y él me dijo cómo había que entrarle a la cosa. (…) Como a los dos días fui con el tipo del que me hablaron y, como te digo, empecé a trabajar al momento. (…) Ahora sé de gente que ha pagado hasta 500 pesos, cuando son los microbuses, porque para los carros (autos de 4 plazas) nadie paga más de 100 pesos”, asegura Manuel.

Comprar un empleo es algo común para los cubanos, tanto es así que aquellas personas de bajos recursos y para los que resulta extremadamente difícil conseguir el auxilio de un prestamista, ni siquiera se acercan a las empresas estatales a solicitar empleo.

Aunque Javier Echemendía, de 53 años, ha trabajado en la Empresa de Ómnibus Urbanos de La Habana desde finales de los años 80, asegura que, a pesar de haberlo intentado, jamás ha podido contratarse como chofer en empresas como Transgaviota o Transtur.

“Dondequiera te piden dinero por una plaza, así a lo descarado te dicen que si no pagas no entras, ¿y a dónde uno puede ir a quejarse si siempre son familia de tal o más cual dirigente o todo está arreglado por ahí para arriba? (…) Yo he visto que han aceptado a chiquitos con menos experiencia que yo, que en treinta años jamás he tenido un accidente, y es porque pagan la plaza. (…) Incluso para entrar como segundo jinete (plaza compartida por dos choferes) en Cubataxi hay que pagar. Esto no es para gente pobre”, dice Javier.

Para complicar la situación, empresas como Cubataxi han creado la figura del chofer secundario o “segundo jinete”, que es un chofer subcontratado por el chofer principal que actúa como dueño del auto estatal, un experimento que emula el escenario, en fase de eliminación, de los llamados “boteros” del sector cuentapropista y que convierte al Estado en un beneficiario indirecto de la explotación laboral.

El segundo jinete, prácticamente sin derechos laborales elementales, debe pagar al primero una suma diaria acordada, además del pago inicial por ocupar el puesto.

Con respecto a esto, Marcos, un chofer subcontratado, nos explica:

“Es un taxi estatal pero el chofer lo usa como si fuera un almendrón. Supuestamente yo debería ser su ayudante o copiloto en viajes largos, o cubrirle las vacaciones, cosas así, pero en realidad él lo que hace es sentarse en su casa mientras yo manejo más de diez horas al día para poder pagarle el dinero. (…) Yo por esa plaza pagué 300 dólares, más tengo que darle 30 dólares diarios, pero yo con eso estoy reuniendo para conseguir una plaza de chofer principal o comprar un Cocotaxi que también da su dinero y con menos problemas”, afirma Marcos.

Entre los trabajos más codiciados y por los cuales es preciso pagar, a modo de soborno, sumas de dinero que doblan en decenas y hasta en un centenar de veces el salario anual promedio de los cubanos, se encuentran aquellos vinculados al turismo y al acarreo de mercancías entre almacenes y grandes empresas, también aquellas dedicadas a la importación y exportación de productos, en especial los alimentos y las piezas de recambios para autos, de modo que empleos como el de un valet parking en un hotel o jefe de almacén, incluso de ayudante de almacenero o estibador, en cualquier empresa estatal, por ejemplo, están valorados por encima de los mil dólares.

Anuncios

Asamblea Nacional desconoce por unanimidad la ANC

Origen: Asamblea Nacional desconoce por unanimidad la ANC

La Asamblea Nacional venezolana aprobó por unanimidad el proyecto de acuerdo en reafirmación de la vigencia de la Constitución y desconocimiento de todos los actos de asamblea nacional constituyente (ANC) que menoscaben los derechos humanos.

En sesión ordinaria, el Parlamento venezolano debatió un proyecto de acuerdo en el que ratifican la defensa de la Constitución y reafirman la ilegalidad de la instalación de la asamblea nacional constituyente impuesta por Nicolás Maduro.

En el acuerdo aprobado se estableció mantener el dominio jurídico de la sede del Palacio Federal Legislativo.

Calificaron la decisión de la ANC de destituir a la fiscal Luisa Ortega Díaz como nula e inexistente. Señalaron que  desconocen la designación de Tarek William Saab como nuevo “fiscal” e indicaron que representa una usurpación de poderes.

Los diputados ratificaron su respaldo a la fiscal mientras continua en el ejercicio de sus funciones.

Acordaron denunciar internacionalmente la violación de los derechos de la comisión de la verdad que pretende instalar la fraudulenta asamblea nacional constituyente. Dicha comisión fue calificada durante toda la sesión como un ente perseguidor de ciudadanos.

La Asamblea Nacional convocó una sesión ordinara para el miércoles 9 de agosto a las 9:00am para dar continuidad al tema discutido la tarde de hoy.

Por otra parte el presidente del Parlamento, Julio Borges, informó que el miércoles realizarán una segunda sesión en alguna localidad fuera de la capital; sin embargo, no confirmaron el lugar.

¿Por qué no funciona el Capitalismo Militar Totalitario de Estado en Cuba?

Origen: ¿Por qué no funciona el capitalismo militar de Estado? | Diario de Cuba

Circula por Internet una divertida parodia de Despacito, la exitosa canción de Luis Fonsi, ridículamente bailada por Raúl Castro, su hijo Alejandro, coronel formado en Moscú en las escuelas de inteligencia del KGB, y el nieto y guardaespaldas del general-presidente, Raúl Guillermo, apodado “El Cangrejo”.

Es la familia imperial cubana. Los tres, como toda la población, perciben que el país se hunde en la miseria, pero están paralizados por el terror a perder el poder. A estas alturas, Raúl Castro no tiene la menor duda de que el capitalismo militar de Estado no funciona, y sabe que sus reformas, los “lineamientos”, han fracasado, pero insiste en marchar hacia el abismo “sin prisa, pero sin pausa”.

El capitalismo militar de Estado es el modelo económico puesto en marcha por Fidel Castro desde los años 90, orgullosamente diferente al chino y al vietnamita. ¿Por qué no funciona?

Esencialmente, por dos razones vinculadas a la naturaleza humana: primero, porque no está basado en incentivos sino en el temor a los castigos. Si algo aprendimos con toda certeza del conductismo es que los refuerzos positivos tienden a reproducirse mientras los negativos producen el efecto contrario. En segundo lugar, el capitalismo militar de Estado prohíbe y reprime el ímpetu de los emprendedores, que es el principal motor del desarrollo y progreso de cualquier sociedad.

Grosso modo, el capitalismo militar de Estado se basa en la idea de que las principales fuentes de riqueza de Cuba están en las 2.500 empresas medianas y grandes del país, todas resguardadas en el ámbito estatal, preferentemente dirigidas por militares, mientras las actividades menores de servicio (restaurantes, pequeñas pensiones, payasos de fiestas particulares y un sinfín de minucias) le darían trabajo al grueso de una población cuidadosamente vigilada para que no acumule capital y así privarla de su potencial poderío político.

Objetivamente, estamos frente a un modelo de organización económica centralizado y planificado, sustentado en el mecanismo escolástico clásico: todas las verdades ya han sido descubiertas por los padres de la patria, y lo único que le queda a la sociedad es verificar constantemente la sabiduría de los próceres.

De esa estupidez se deriva otra: ya han sido formulados los 500 proyectos que aguardan en Cuba a los capitalistas extranjeros que quieran invertir y beneficiarse de la mano de obra dócil y barata que abunda en el país. Los economistas del régimen los han detallado minuciosamente. La planificación centralizada es eso: todo ha sido pensado y elaborado. No hay espacio para la improvisación y la creatividad. Tampoco para el mercado ni la competencia, esos inventos diabólicos del neoliberalismo.

No sé si Raúl Castro y sus consejeros han examinado el perfil de las naciones modernas exitosas, pero todas están sujetas al crecimiento mediante lo que Hayek llamaba el “orden espontáneo”. La economía crece en ellas libremente, sujeta al mecanismo de tanteo y error, guiada por el impulso de los emprendedores con sus esfuerzos espasmódicos, en las que unas veces “ganan” y otras “pierden”, porque si algo es seguro en un régimen de libertad económica, es que no existe la menor seguridad. Los consumidores son los que deciden y estos son impredecibles.

¿Y quiénes son esos emprendedores que asumen todos los riesgos? No se sabe con certeza. El economista Wilfredo Pareto, en otro contexto, lanzó la hipótesis del 80-20, y es probable que la proporción sea, más o menos, la que se presenta en todas las sociedades. El 20% persigue sueños, trabaja incansablemente, se esfuerza con denuedo, inventa, innova, fracasa y se vuelve a levantar, y tira hacia delante del 80% restante.

Es cierto que una reducida parte de ese 20% alcanza un éxito económico tremendo, pero perseguirlos en nombre de la igualdad, más que un crimen es una absurda injusticia. Si Jeff Bezos hoy es el hombre más rico del planeta porque ha revolucionado la venta directa por medio de Amazon, o si Amancio Ortega es el más poderoso de España debido a las tiendas Zara, es algo admirable que solo condenan unos descerebrados de esa izquierda reaccionaria y mercantilista que continúa sin entender cómo se crea, esparce o destruye la riqueza.

A Raúl Castro y a su familia no les debía ser tan difícil entender este fenómeno. A principios del siglo XX regresó a Cuba un gallego muy pobre y semianalfabeto que pocos años antes había ido a pelear a la Isla por cuenta de su derrotada España. Lo repatriaron, pero volvió. Tenía el fuego del emprendedor y advirtió que Cuba era una tierra de oportunidades.

Cuando murió, medio siglo más tarde, dejó una fortuna de unos siete millones de dólares (hoy serían 100), varias docenas de trabajadores, una finca azucarera grande en la que funcionaban un cine, una estafeta de correo y una escuela. Se llamaba Ángel Castro, era el padre de Fidel, Raúl y otra decena de hijos. Murió antes de que sus descendientes inventaran el nefasto capitalismo militar de Estado.

‘¿Delegado yo?’ | ¿Delegado Tú? Cuba 

Origen: ‘¿Delegado yo?’ | Diario de Cuba

“Barrios en transformación”, así llama el Gobierno a las comunidades habaneras más pobres, habitadas mayoritariamente por población de raza negra y que son las más golpeadas por los bajos salarios, el deterioro del fondo habitacional y las infraestructuras, entre otros problemas, como reflejan las propias estadísticas oficiales.

Barrios marginales” los llaman sus propios habitantes, quienes ante la pregunta de si estarían dispuestos a ser delegados del Poder Popular en su circunscripción para intentar cambiar las condiciones de la comunidad responden con escepticismo, aunque algunos se muestran dispuestos.

“¿Delegada yo? Qué va, eso es de politiquería, mijo”, dice Hortensia, residente en la barriada El Moro.

“Para eso tienes que ser del Partido o de la Juventud y aquí hace falta gente común que viva como nosotros porque así los problemas no hay que planteárselos, reconocen cuáles son. Por eso yo digo que en estos suburbios nada cambiará nunca mientras la política esté de por medio”.

En La Cuevita todo el mundo conoce a Julito Prado por dos condiciones: ser devoto de Changó y por “calentar con la verdad y sin pelos en la lengua” cualquier reunión en su barrio. Cuando se le pregunta si quisiera ser delegado de su circunscripción, responde que sí.

“Pero cuando todo eso deje de ser política”, matiza de inmediato. “Porque el racismo, la marginación y las malas condiciones de nuestras casas no se resuelven con Lineamientos. La Timba, Indalla, La Jata, Miraflores, Cayo Hueso, El Canal, La Guarapeta, Lawton, Jesús María, Pogolotti, todos estos barrios y muchísimos otros llevan años en las mismas condiciones, desahuciados, y ninguno de esos delegados resuelven ni transforman nada”.

Natividad Gómez también quisiera ser delegada de su circunscripción en Atarés, pero alega no estar “integrada” al Partido Comunista y otras organizaciones del Gobierno.

“Si yo fuese delegada, acabaría con el trapicheo de materiales de construcción para que la gente pudiese arreglar sus casas como Dios manda”, sueña en voz alta. “También alegraría el barrio reparando sus calles, sus escuelas, sus parques y todo eso con menos reuniones y con menos pipas de sirope de refresco”.

En opinión de Reynaldo Falcón, de la barriada Altahabana, la cuestión es para qué un cubano de a pie quiere ser delegado de su circunscripción. “La única vez que fui a votar fue hace más de 15 años, cuando en el barrio se postuló un amigo mío, Denis Frank”, recuerda.

“Se presentó como independiente, pero no estaba afiliado a ninguna organización disidente. Logró llegar a delegado por encima de cinco miembros del Partido. Sin embargo, le hicieron la vida un yogurt y hasta lo acusaron de aprovecharse del cargo para beneficio propio. No duró ni un año como delegado”.

Los más jóvenes

Las generaciones más jóvenes, esas que a criterio de la realizadora audiovisual Yaíma Pardo “fueron desterradas de toda la épica de la Revolución”, también asumen al delegado de la circunscripción como una herramienta política, “como un policía más que te vigila”.

“En estos barrios muchos jóvenes somos mal mirados por la simple razón de que no tenemos buenos estudios o porque no pertenecemos a las organizaciones de masas”, apunta Raúl Daniel, de La Güinera, quien asegura manejar “los dos idiomas de la vida: el del barrio y el decente”.

“Sé manejarme con todas las personas, por eso me cuentan sus problemas, lo reales, los que duelen, y porque de corazón y desde mis posibilidades intento ayudar aunque sea aconsejando. Eso no lo hace ningún delegado que yo haya conocido en mis 30 años, ni con su carné del Partido, ni con sus muelas sobre el imperialismo y el bloqueo. Yo no creo que hagan falta delegados, sino gente con deseos de cambiar las cosas de verdad”.

En cambio, Yadiris Susana, joven de 25 años y vecina de El Canal, cree que los delegados son necesarios.

“Pero tiene que ser un tipo que de verdad represente los problemas del barrio y no que solo lo veas en las reuniones del Comité (de Defensa de la Revolución), cacareando las necesidades de la Revolución o culpando a la gente por las montañas de basura, los robos o los incumplimientos con las tareas ‘cederistas’. Como delegada me importaría que las mujeres jóvenes tuviesen círculo infantil para sus hijos, y acabar con la violencia que tenemos dentro por vivir apiñados”.

“Yo quisiera ser delegado para que el pasado no nos persiga como el jefe de sector” de la Policía, dice Rubencito, del reparto Juanelo.

“Uno se portó mal en el pasado, pero también la gente cambia. Muchos jóvenes en estos barrios nos convertimos en promotores naturales de la comunidad haciendo acciones culturales y la propia gente nos agradece y hasta nos admira por eso. Somos más populares que cualquier delegado, porque saneamos el barrio sin que nadie nos mande ni porque queramos cumplir con el Comité ni con nadie”, añade.

“Lo hacemos por el barrio. ¿Un delegado puede hacer eso?”.

Cuba. La disidencia socialista alza su voz (Democracia contra Stalinismo, el escenario cubano)

Origen: La disidencia socialista se rebela contra los extremistas

Cuba. La disidencia socialista alza su voz (democracia contra stalinismo, el escenario cubano)

 Miami | Agosto 02, 2017
El bloguero Iroel Sánchez (izquierda) es una de las figuras más visibles de los extremistas que acusan a la disidencia socialista de "estar trabajando para el imperialismo y la restauración capitalista". (Captura)
El bloguero Iroel Sánchez (izquierda) es una de las figuras más visibles de los extremistas que acusan a la disidencia socialista de “estar trabajando para el imperialismo y la restauración capitalista”. (Captura)

Los ataques del extremismo dogmático encabezado por Iroel Sánchez y Enrique Ubieta contra un grupo de instituciones e intelectuales del oficialismo o cercano a él que lindan con la disidencia socialista han provocado una especie de rebelión en la granja.

Nadie puede aceptar que lo acusen de supuesto “centrista que en realidad estaría trabajando para el imperialismo y la restauración capitalista”. Callarse hubiera sido aceptar. Los acostumbrados a denigrar y descalificar a la oposición indefensa cometieron el grave error de subestimar la capacidad de respuesta que ha mostrado este sector de la intelectualidad cubana que históricamente ha apoyado el “socialismo”, pero con matices críticos.

Las víctimas incluyen a la prestigiosa Revista Temas, Cuba Posible, Cartas desde Cuba, OnCuba, La Joven Cuba, Periodismo de Barrio, El Estornudo, entre otros. Y entre los intelectuales que se han sentido aludidos directa o indirectamente y han salido a defenderse están Silvio Rodríguez, Aurelio Alonso, Carlos Alzugaray, Julio Carranza, Víctor Casaus, Vicente Feliú, Pedro Monreal, Arturo López Levy, Francisco Rodríguez, Félix Sautié, Jorge Gómez Barata, Israel Rojas, Humberto Pérez, Julio César Guanche, Jesús Arboleya, y el periodista uruguayo-cubano Fernando Ravsberg, entre otros. Hay muchos más que no han respondido, pero igualmente deben sentirse aludidos.

Todos saben que detrás de los burdos ataques está la mano del Departamento Ideológico del Comité Central del Partido Comunista de Cuba y del aparato de contrainteligencia ideológica de la Seguridad del Estado, lo cual es muy fácil de identificar porque “casualmente” las diatribas salen en Granma, Cubadebate y la blogosfera auspiciada desde el oficialismo dogmático.

Silvio Rodríguez expone en su blog Segunda Cita que esto se relaciona con la idea sobre la pertinencia o no de buenas relaciones con EE UU. En buena medida tiene razón.

Los partidarios de mantener pleno distanciamiento de EE UU, en el fondo desearían que continuara el bloqueo-embargo en la forma más feroz posible y que siga la tensión permanente con el vecino del Norte para tratar de continuar justificando la máxima centralización y estatalización del poder económico sin importar las consecuencias y evitando cualquier avance en la democratización defendida por los “centristas”.

Se trata de un diverso pensamiento de izquierda, nacionalista, proveniente del mismo seno “revolucionario”, pero de tendencia democrática, plural en lo político y lo económico, antidictatorial; siempre presente pero ninguneado, maniatado y acallado por el aparato burocrático, que ha logrado sobrevivir a base de malabares y equilibrios que le han impedido, hasta ahora, convertirse en una alternativa al estatalismo.

Durante el IV Congreso del PCC en 1990-91, coincidiendo con la debacle de la URSS y el “campo socialista”, florecían en Cuba las ideas cercanas a la perestroika y la glásnost de Gorbachov. Desde la contrainteligencia militar se desató el Plan Alejandro, una gigantesca caza “secreta” de “perestroikos” dentro de las FAR, el MININT, el PCC y el MINREX, utilizando como pretexto las Causas No.1 y No.2 de 1989 contra los Generales Ochoa y Abrantes.

Miles de funcionarios de nivel alto y medio fueron enviados a “cumplir otras misiones”, jubilados o simplemente cesanteados. En ese mismo marco, pocos años después fue desactivado el Centro de Estudios de América (CEA), un centro de investigación de Ciencias Sociales adjunto al Departamento América del CC donde un grupo de estudiosos empezaron a abordar la realidad cubana desde una perspectiva diferente a la fidelista.

Haroldo Dillas, uno de los miembros del Consejo de Dirección del CEA, hoy exiliado escribía en un artículo en 2011: “El día 27 de marzo de 1996, sin previo aviso, Raúl Castro, en su rol habitual de dóberman del sistema, leyó por televisión un informe del V Pleno del CC del PCC en que se calificaba al CEA de quinta columna del imperialismo al servicio de la CIA”.

La acusación a los actuales “centristas” es del mismo tipo.

La diferencia con aquellos años la marcan la desaparición física del icono principal -inspirador del centralismo y el autoritarismo que aplastaba con su sola presencia cualquier simple disidencia- y el crecimiento del acceso a internet que ha posibilitado la extensión de este pensamiento y su penetración en todos los estratos de la sociedad cubana, a tal punto que podría afirmarse que va predominando en las capas medias y bajas, en el propio seno de la intelectualidad tradicionalmente oficialista.

Ahora, en Cuba, crece el sentimiento de que son imprescindibles verdaderos cambios democráticos, y sus promotores no se encuentran en la Asamblea Nacional o en el aparato burocrático machadista del PCC, pero pululan en los centros de investigación oficiales, en las universidades y en los propios aparatos del Estado donde el pensamiento de los intelectuales juega un papel fundamental, y en la oposición, desde luego. El espíritu de la renovación no lo han podido matar.

Ya no puede ocultarse el desastre del modelo estatal asalariado de matriz estalinista y no hay manera de justificar su continuidad, al tiempo que la pantalla del estatal-socialismo perdió todo su espejismo y la oposición en general va creciendo en todos los sectores.

Para que este amplio pensamiento democrático, que incluye socialistas, pueda convertirse en una eventual alternativa al estatalismo, deberá establecer con toda claridad sus diferencias con el mismo, poner la lucha por la democracia en primer plano y reevaluar sus posiciones sobre la oposición pacífica tradicional.

El Parlamento venezolano celebra la “derrota” de un Gobierno que “inventa” votos

Origen: El Parlamento venezolano celebra la “derrota” de un Gobierno que “inventa” votos

 

Caracas, 31 jul (EFE).- El Parlamento venezolano, de mayoría opositora, celebró hoy lo que considera la “derrota” del Gobierno de Nicolás Maduro en las elecciones de la Asamblea Nacional Constituyente que se celebraron este domingo y cuyos resultados, dice la Cámara, fueron “inventados”.

“La realidad política es que ayer el pueblo venezolano derrotó de manera contundente al Gobierno”, dijo el presidente del Parlamento, Julio Borges, que indicó que esta derrota debe dar “más fuerza” y “más determinación” a los venezolanos para seguir adelante en la “lucha”.

Borges ofreció estas declaraciones a periodistas desde la sede del palacio legislativo, al que llegaron muy temprano los diputados para “resguardarlo” ante la posibilidad de que sea tomado por el oficialismo para montar la asamblea constituyente, electa ayer con el único apoyo del chavismo.

Y precisamente tras la llegada de los parlamentarios opositores un grupo de “colectivos” -grupos afectos al Gobierno, a veces armados- rodeó el palacio e impidió la entrada de fotógrafos y de otros periodistas que no habían podido pasar antes.

Borges dijo que “este paso al final” del oficialismo, el haber avanzado con la Constituyente para cambiar la Carta Magna pese al rechazo de la oposición, el chavismo crítico y la Iglesia católica; significa que “es un gobierno tan desesperado, tan débil” que tiene que “inventar 8 millones de votos que no existen”.

“Es un gobierno que está tan perdido que tiene que inventar, imponer un proceso por la fuerza porque el pueblo no lo apoya, un gobierno que está tan absolutamente fracturado que tiene que ver cómo logra en una asamblea pegar los pedazos rotos de su propio equipo político”, dijo.

El diputado Henry Ramos Allup dijo, por su parte: “Ojalá que la falta de cordura no llegue hasta allá y que no pretendan disolver un poder electo legítimamente” como es la Asamblea Nacional.

Sin embargo, minutos después de que el Poder Electoral anunciara los resultados de estos comicios en los que se asegura que esta Constituyente recibió el apoyo de más de 8 millones de votantes, el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, aseguró que el Parlamento debía revisarse, y levantarse la inmunidad de algunos parlamentarios.

“Nosotros vamos a seguir cumpliendo con nuestros deberes aquí y en cualquier lugar”, aseguró Ramos Allup.

La Constituyente fue elegida ayer en medio de protestas en su contra que fueron reprimidas por las fuerzas de seguridad, lo que derivó enfrentamientos que dejaron 10 muertos, según datos de la Fiscalía y al menos 16, de acuerdo con la información ofrecida por la oposición.

Estados Unidos sanciona al presidente Nicolás Maduro y lo califica de “dictador” #Venezuela – BBC Mundo

Origen: Estados Unidos sanciona al presidente Nicolás Maduro y lo califica de “dictador” tras la elección de la Constituyente en Venezuela – BBC Mundo

Estados Unidos sanciona al presidente Nicolás Maduro y lo califica de “dictador” tras la elección de la Constituyente en Venezuela

Micolás MaduroDerechos de autor de la imagenGETTY IMAGES
Image captionEl domingo en la noche, Maduro celebró la realización de la elección de la ANC.

El Departamento del Tesoro de Estados Unidos anunció este lunes la imposición de sanciones en contra del presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, a quien además calificó de “dictador” tras las elecciones a la Asamblea Nacional Constituyente (ANC).

El comunicado del Tesoro asegura que la ANC “aspira a usurpar de forma ilegítima el rol de la Asamblea Nacional electa democráticamente, reescribir la Constitución e imponer un régimen autoritario sobre el pueblo de Venezuela”.

Así decretó que todos los bienes que Maduro tenga en territorios bajo jurisdicción estadounidense serán congelados y que quede prohibido a personas e instituciones de ese país realizar transacciones con el presidente venezolano.

La medida fue anunciada un día después de la celebración de las elecciones para la ANC que debe reformar la Constitución venezolana y que no ha sido reconocida por la oposición y una parte importante de la comunidad internacional.

Donald TrumpDerechos de autor de la imagenGETTY IMAGES
Image captionEl gobierno de Trump considera que el Ejecutivo de Maduro ha hecho un mal manejo de la economía y ha generado una corrupción sistemática.

Y Maduro reaccionó desafiante este lunes diciendo que las sanciones expresan “impotencia, desesperación y odio”. “Expresan el carácter del magnate que es el emperador de Estados Unidos”, dijo en referencia a Trump.

“Sanciones, tomen las que les dé la gana. El pueblo ha decidido ser libre y yo soy el presidente independiente de una nación libre”.

La semana pasada, EE.UU. ya había anunciado una nueva ronda de sanciones contra 13 altos funcionarios de Venezuela por su papel en la organización de la elección a la Asamblea Constituyente, la represión de las protestas y el manejo de áreas clave de la economía.

“Dictador”

Las autoridades estadounidenses afirman que la creación de la Constituyente se produce tras años de esfuerzos de parte de Maduro para debilitar la democracia y el estado de derecho.

Para el gobierno de Estados Unidos, la ANC representa una ruptura del orden democrático y constitucional de Venezuela“.

“El gobierno de Maduro siguió adelante con la ANC a pesar de que los venezolanos y gobiernos democráticos de todo el mundo se habían opuesto mayoritariamente a ello por ser un ataque fundamental sobre las libertades del pueblo de Venezuela”, señaló en un comunicado el Departamento del Tesoro.

“Las elecciones ilegítimas de ayer confirman que Maduro es un dictador que desprecia la voluntad de los venezolanos. Al sancionarlo, Estados Unidos deja clara su oposición a las políticas de su régimen y su apoyo a los ciudadanos de Venezuela que buscan que su país retorne a una completa y próspera democracia”, dijo el secretario del Tesoro, Steven T. Mnuchin.

Advirtió que cualquiera que participe en la ANC podría ser objeto en el futuro de sanciones de parte de Estados Unidos, por su papel en el debilitamiento de las instituciones y de la democracia en Venezuela.

Según el gobierno de Estados Unidos, durante la presidencia de Maduro, el gobierno de Venezuela ha violado de forma deliberada y repetida los derechos de los ciudadanos a través de la violencia, la represión y la criminalización de las protestas.

Manifestante con una pancarta que dice Derechos de autor de la imagenEPA
Image captionLa jornada de elección se convirtió en el día con más muertes, al menos 10, desde que iniciaron las protestas en abril.

“Bajo su dirección, las fuerzas de seguridad han reprimido sistemáticamente y criminalizado a los partidos de oposición a través de detenciones arbitrarias, el enjuiciamiento de civiles en tribunales militares y el uso excesivo de la fuerza en contra de los manifestantes”, señaló el Departamento del Tesoro en una declaración de prensa.

Cualquier miembro de la oposición o crítico del régimen corres el riesgo de ser detenido, encarcelado, atacado, torturado o asesinado“, agregó.

El gobierno estadounidense también considera que el Ejecutivo de Maduro ha hecho un mal manejo de la economía y ha generado una corrupción sistemática.

Destacan que pese a ser uno de los países del mundo con las mayores reservas de petróleo, millones de venezolanos pasan hambre “porque el gobierno se niega a importar suficiente alimento para la gente, participa de una corrupción desenfrenada en torno a la moneda y el régimen cambiario; y rechaza los ofrecimientos de ayuda humanitaria”.

¿Paz o poder?

Venezuela vive una ola de protestas antigubernamentales que se inició en abril luego que el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) emitió dos polémicas sentencias en las que asumía temporalmente todas las competencias correspondientes a la Asamblea Nacional (AN), que está en manos de la oposición y a la que el propio TSJ considera en desacato.

Julio BorgesDerechos de autor de la imagenGETTY IMAGES
Image captionEl gobierno de Maduro ha responsabilizado a Julio Borges, presidente de la Asamblea Nacional, en numerosas ocasiones por la ola de protestas en Venezuela.

Aunque días después el TSJ suprimió varias partes de los fallos, las manifestaciones continuaron en todo el territorio nacional con un saldo hasta la fecha de, al menos, 110 fallecidos.

A comienzos de mayo, Maduro convocó a elegir una Asamblea Nacional Constituyente con el argumento de que se trata de un mecanismo para recuperar la paz en el país.

La oposición rechazó la propuesta por no haber sido consultada con la población en un referendo previo y porque considera que se trata de una argucia del mandatario para aferrarse al poder.

La Constitución venezolana otorga amplios poderes a la ANC, al punto de establecer que “los poderes constituidos no podrán en forma alguna impedir las decisiones de la Asamblea Constituyente”.

El domingo en la noche, tras conocerse los resultados de la elección calificada de fraudulenta por la oposición, Maduro anunció que la ANC “levantará la inmunidad parlamentaria a quien haya que levantarla” y se hará con el mando de la Fiscalía “para que haya justicia”.

Se trata de dos acciones que afectarían a dos instituciones críticas con el gobierno: el Parlamento, controlado por la oposición; y la Fiscalía, cuya titular, Luisa Ortega Díaz, denunció la ruptura del orden constitucional en el país.

El gobierno, por su parte, atribuye la grave crisis que vive el país -donde escasean bienes básicos y se registra una inflación de tres cifras- a una “guerra económica” fomentada por la oposición y Estados Unidos.

La otra deuda de los asaltantes al Moncada. Me ha quedado muy clara #Cuba  

Origen: La otra deuda de los asaltantes al Moncada CubanetCubanet

La otra deuda de los asaltantes al Moncada

Hoy los castristas aplican a sus opositores medidas de sujeción y vigilancia como no le fueron aplicadas a ellos

 |  | 

De izquierda a derecha,
Ramiro Valdés Menéndez, José Ramón Machado Ventura y Raúl Castro Ruz (Foto: radiorebelde.cu)

LAS TUNAS, Cuba.- “¿El Movimiento 26 de Julio pudo convertirse en partido político después de la amnistía de 1955 y ganar las elecciones con Fidel al frente…?”, preguntó una ex estudiante de bibliotecología.

Moviendo la cabeza en gesto negativo, como diciéndome: “¡Te lo advertí, metiste la pata!”, un amigo y viejo archivero me miró, haciéndome responder: “Bueno, sí, y esa es la otra deuda que tienen los asaltantes del Moncada, y en este caso no con los familiares de los militares muertos, sino con el sistema judicial de la ‘pseudorepública y la dictadura batistiana’ pero, que yo sepa… Fidel Castro no consiguió en su época de estudiante hacerse elegir ni para presidente de la FEU (Federación Estudiantil Universitaria), ¿no?

Estábamos mirando el Noticiero de la Televisión cubana (NTV) el pasado viernes. Delante teníamos guerrilleros colombianos de las FARC, mostrando visible regocijo tras la amnistía concedida por el gobierno del presidente Santos.

Las imágenes de los ex sublevados colombianos, disponiéndose a integrar un partido político para conseguir con votos el poder que no pudieron tomar con las armas, habían hecho formular la interrogante a la ex estudiante de bibliotecología, y, a la vez, inducido nuevas críticas del viejo archivero.

Procurando concisión en “La deuda de los asaltantes al Moncada”, publicado en CubaNet, sólo mencioné la cifra monetaria como responsabilidad civil de los asaltantes, sin mencionar las sanciones accesorias, haciendo que el viejo archivero, luego de leer el artículo, en aquella oportunidad me advirtiera: “Pecaste por omisión. Cuando Fidel Castro leyó la sentencia por el asalto al Moncada, más que la sanción principal de cárcel, o la de pagar unos miles de pesos por daños y perjuicios, debió molestarle las sanciones accesorias; pero a no dudarlo, sentiría alivio cuando se vio amnistiado y no indultado. Debiste mencionar eso”.

Los asaltantes del Cuartel Moncada habían sido sancionados a privación de derechos al sufragio, a la suspensión de los derechos paterno-filiales y de tutela, al ejercicio de profesiones independientes y para ocupar cargos públicos, así como a la sujeción y vigilancia de las autoridades, y recordando la amonestación del archivero, dije a la ex estudiante de bibliotecología: “El problema es que Fidel Castro, no ya como abogado, sino incluso como padre, no podía representar ni a su hijo; y por supuesto, ni él ni los demás asaltantes condenados podían elegir ni ser elegidos, si en lugar de salir de la cárcel por una amnistía, hubieran recobrado la libertad por un indulto”.

Por el asalto al cuartel Moncada el 26 de julio de 1953, el ya difunto Fidel Castro Ruz fue condenado a “quince años de reclusión”; trece años de reclusión debía cumplir su hermano Raúl, hoy general de ejército, presidente del Consejo de Estado y de Ministros, y diez años el ahora comandante de la revolución Ramiro Valdés Menéndez. En el caso de las sanciones accesorias, las sentencias condenatorias especificaban: “Interdicción (prohibición) para el derecho al sufragio activo y pasivo, para el desempeño de todo cargo público, para el ejercicio de profesiones liberales (medicina, abogacía, periodismo…) y para completar civilmente la personalidad de los menores o de incapacitados mientras se cumpla la sanción principal.

En cuanto a desplazamientos, en caso de que hubieran cumplido la sanción de privación de libertad, limitaba el movimiento de los asaltantes “por un período igual al impuesto en la sanción, y sujeción a la vigilancia de la autoridad por igual período a la sanción principal, debiendo presentarse cada treinta días ante el jefe de Policía del lugar de su residencia, sin que pueda variar de domicilio sin la autorización previa y por escrito de aquel”.

Así, el difunto Fidel Castro hubiera estado sujeto a vigilancia policial, sin poder cambiar de domicilio sin autorización previa hasta 1983; su hermano Raúl hubiera tenido que reportarse, como hoy hace con sus prisioneros, hasta 1979; y Ramiro Valdés, en lugar de perseguidor y supremo carcelero, habría estado bajo los ojos de los policías hasta 1973.

Pero la Ley de Amnistía No. 2 del 6 de mayo de 1955, haría que los asaltantes al cuartel Moncada fueran liberados cuando aún no habían cumplido dos años de prisión, extinguiendo la sanción principal de cada uno de los inculpados, y lo más importante, restituyéndoles todos sus derechos civiles y políticos.

Contrariamente al indulto, que sólo extingue la sanción principal y nunca las accesorias, ni se extiende a la cancelación de los antecedentes penales, la amnistía extingue la sanción principal y todos sus efectos secundarios, menos los de responsabilidad civil, en caso de no disponer otra cosa.

¿Qué hubiera sido de los asaltantes del Moncada, si a ellos hubieran aplicado en 1955 las medidas de castigo que ellos comenzaron a ejecutar desde que tomaron el poder en 1959 y que no han dejado de aplicar hasta el día de hoy…?

Los asaltantes al Moncada nunca hubieran podido ir a México. Pero incluso llegando a ese país, y habiendo sido capturados, como de hecho fueron detenidos por la policía mexicana, el mero aviso de INTERPOL como sujetos de búsqueda, les hubiera impedido abordar el yate Granma para venir a guerrear a Cuba.

Hoy los castristas aplican a sus opositores políticos medidas de sujeción y vigilancia como no le fueron aplicadas a ellos una vez amnistiados.

Salvo la obligación de pagar poco más de 55 mil pesos por concepto de responsabilidad civil por daños y perjuicios, la amnistía liberaba a los asaltantes, como ya en el poder los asaltantes no han liberado a ningún prisionero, contrayendo así, con la Historia de Cuba y con la nación cubana toda, una deuda moral que ya jamás podrá ser honrada.

Fidel Castro nunca tuvo Amigos #Cuba 

Origen: Los pactos políticos del M-26-7 CubanetCubanet

Los pactos políticos del M-26-7

¿Con quién era el principal compromiso de Fidel Castro?

 |  

Fidel Castro durante un acto por el 26 de Julio (Periódico Vanguardia)

LA HABANA, Cuba.- En 1957, cuando Fulgencio Batista decidió convocar elecciones generales ante miles de sus partidarios, donde él no sería candidato, Cuba gozaba de una economía floreciente, gracias sobre todo a la escasez de remolacha en los campos europeos; y Fidel Castro, con su fusil de mirilla telescópica a cuestas en lo más intrincado de la Sierra Maestra, continuaba empeñado en llegar al poder.

Había formado parte de varios pactos, todos a nombre del Movimiento 26 de Julio, con los cuales no se sentía conforme. Era lógico que luego tuviera que compartir la victoria con otras organizaciones.

Así, rechazó unos y aceptó otros a regañadientes. El Pacto Diálogo Cívico lo rechazó de plano en marzo de 1956. En cambio, el Pacto de México, con José A. Echeverría, se vio obligado a aceptarlo.

El 12 de julio de 1957 firmó El Pacto de la Sierra, junto a dos figuras claves de la época: Raúl Chibás, uno de los más queridos dirigentes ortodoxos, y Felipe Pazos, destacado economista cubano, célebre en el campo de las finanzas.

En el bohío de Fidel discutieron aquellos tres hombrees durante días. Querían lograr un urgente llamado a todos los partidos políticos de la oposición, con el fin de derrocar a Batista lo más pronto posible.

Fidel había escrito la parte económica del Pacto, donde menciona el incremento de la industrialización para una Cuba libre, pero no las nacionalizaciones empresariales, ni la colectivización de las tierras. Era evidente que resultaba menos radical que sus declaraciones anteriores y mucho menos que La historia me absolverá.

Aceptar aquel Pacto no sólo representaba lograr el cese del envío de armas a la dictadura, sino poner fin al derramamiento de sangre mediante la celebración de elecciones libres y, además, obtener un gobierno democrático, libertad de prensa, el respeto a los derechos humanos y autonomía de los sindicatos.

También se rechazaba la sustitución de Batista por una junta militar y sí se aceptaba un presidente provisional, no político, para celebrar elecciones al año siguiente, según la Constitución de 1940.

Aun así, fracasó.

Según señala muy escuetamente la enciclopedia cubana Ecured, autorizada por la dictadura castrista, el fracaso del Pacto se debió a que “como los opositores a Batista preferían moverse dentro del marco de la legalidad, no se adhirieron a sus cláusulas de declaración de guerra”.

El Che Guevara, un poco después, argumentó que el Pacto de la Sierra no había satisfecho las expectativas del Movimiento 26 de Julio y lo consideró “un programa mínimo, que no serviría más allá del momento”.

Se refirió a “los propósitos macabros de una burguesía importada, vinculada a los amos imperialistas”, olvidando que había sido precisamente esa burguesía autóctona de Cuba la que ayudaba con grandes cantidades de dinero a las guerrillas de Fidel.

El Che no habló claro. En realidad, si Fidel estuvo de acuerdo en firmar aquel Pacto, fue porque estaba consciente de que aún el pueblo no tenía confianza en el triunfo de su lucha armada.

La prueba más objetiva era el fracaso de las dos huelgas generales que convocó, en las que las masas no tuvieron ninguna participación. La primera en julio de 1957 y la segunda el 9 de abril del siguiente año.

“Sabíamos que no era posible realizar nuestra voluntad desde la Sierra Maestra y por eso teníamos que contar con una serie de ‘amigos’, que utilizaban nuestra fuerza militar para sus propósitos”, dijo al respecto el Che.

Quiso decir el argentino guerrillero que aquel Pacto había sido aceptado de forma hipócrita, puesto que aseguró que “se trataba sólo de un pequeño alto en el camino”.

A Fidel lo que le importaba era derrocar a Batista para convertirse en el jefe máximo del país. Las alianzas que pactara con líderes revolucionarios podrían disolverse, sobre todo si éstos le hacían sombra. Apartarlos del camino sería fácil, por mucha trayectoria y carisma que tuvieran. Morirían o escaparían al exilio, lejos del paredón.

En definitiva, su principal pacto había sido con Lucifer.

Los países más innovadores del mundo #Cuba no aparece :) 

Origen: Los países más innovadores del mundo

 

Aquí cabe la pregunta ¿Y Cuba el ombligo de mundo para los castristas encapsulados?  🙂 

El Índice Mundial de Innovaciónes un informe que cada año realizan la Universidad Cornell, la escuela de negocios INSEAD y la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (WIPO), con objeto de proporcionar indicadores (81 en total) de los resultados de la innovación en 127 países y economías de todo el planeta.

 

Entre los factores que examina el Índice se encuentra el entorno normativo, la educación, la infraestructura y el grado de desarrollo empresarial o de negocios. Según el informe, todos los países tienen capacidad para innovar, la clave está en saber cómo desarrollarlo.

 

Los países que lideran el ranking de 2017 destacan en el terreno de la investigación, negocios sofisticados, infraestructura, mercado, instituciones y su compromiso con el conocimiento así como con la creatividad.

 

Top 10 países más innovadores

 

1. Suiza

2. Suecia

3. Países Bajos

4. Estados Unidos

5. Reino Unido

6. Dinamarca

7. Singapur

8. Finlandia

9. Alemania

10. Irlanda

 

Irlanda destaca por su infraestructura y cultura del diseño.

 

Alemania sobresale por la creación de patentes y producción tecnológica.

 

Finlandia descolla en educación sin duda.

 

Singapur se adelanta gracias a su política medioambiental y su sostenibilidad ecológica.

 

Dinamarca despunta por su eficaz sistema de gobierno, gran investigación y calidad de su sistema educativo.

 

Reino Unido destaca en infraestructura (por ejemplo, con el crossrail).

 

Estados Unidos predomina gracias al valor de sus operaciones bursátiles, la estabilidad de sus mercados globales e  Internet.

 

Países bajos sobresale en conocimiento y producción tecnológica. Sus negocios sofisticados lo llevan a liderar este particular factor.

 

Suecia descolla gracias al fabuloso diseño de sus universidades y significativos logros de sus alumnos.

 

Suiza vuelve a ser en 2017 el país más innovador del mundo gracias a una economía basada en el conocimiento y convertir las ideas innovadoras en proyectos lucrativos.