LA TRAMPA AL “PUEBLO”

http://www.atracoalpueblo.com/2017/07/la-trampa-al-pueblo.html

Indudablemente Chávez y Fidel, mostraron una gran habilidad e imaginación para con sofismas y triquiñuelas dividir la capital en dos grandes bloques sociales con sentimientos políticos encontrados, todo dentro de dos puntos cardinales delimitados por ellos mismos.

Supuestamente en el oeste vivía todo el “Pueblo” de Caracas, los pobres, y el resto de los caraqueños eran ricos comerciantes, industriales, pitiyanquis engreídos y presuntuosos, que él denominaba “Los Escuálidos del Este” pero que nunca lo llamó pueblo ni soberano y por lo tanto no tenía derecho a mando porque “Ahora el Pueblo es el que Manda” como decía y ponía escrito por todos lados.

Importantísimo aquel calificativo de “Escuálidos del Este” porque durante días, meses y años Chávez lo utilizó cuando tocaba el tema, cosa que al principio era a diario y lo hacía siempre refiriéndose a Caracas, como si en el resto del país no hubieran más ciudades y capitales de estado, pero sabía que allí también tendría efecto la división que él estaba haciendo.

Sin siquiera sospechar a donde los llevaba Chávez, el pueblo, la clase baja como lo definía él, eufórico lo aplaudía; ellos elegirían todos los altos cargo desde concejales, diputados, alcaldes, gobernadores, hasta llegar al propio Presidente de la República, y todos deberían obedecerles a ellos, al pueblo, por orden de la Constitución Bolivariana de Venezuela; la que ahora después de su muerte, la cúpula chavista dice que no sirve y hay que cambiarla.

Así, Hugo Chávez, supuestamente le entregaba el mayor poder del país, al “Pueblo” el poder de elegir a sus gobernantes y también destituirlos con un Referendo Revocatorio si no estaba contento con su desempeño.

Hoy todos estamos claros que Hugo Chávez sabía muy bien lo que estaba haciendo, no lo engañó nadie, junto a Fidel Castro, él participo en la elaboración y ejecución de aquel maquiavélico proyecto; trampa mortal para el “Pueblo”, pueblo al cual al final le clavaría el puñal matándolo de hambre y miseria, al mismo pueblo al cual él prometió darle poder, bienestar, alegría, solvencia y libertad eterna, pero que entregó esclavo como en tiempos de los barcos negreros, a esa isla del caribe subyugada por los Castro.

Todo era un cuento elaborado desde los años cincuenta por el psicópata y genocida Fidel Castro, lleno de tergiversaciones y falsedades que el pueblo no era capaz de descubrir y quienes lo podían hacer estaban embelesados haciéndose ricos y absorbiendo poder.

A mi entender a ese conjunto de mentiras no se puede llamar proyecto por la cantidad de distorsiones que de la realidad hace, por eso sólo se le puede dar el nombre de “Cuento” y asignarle el calificativo de “Terror” sí, “Un Cuento de Terror” por los resultados tan funestos y trágicos que en la realidad han arrojado.

Jaime Betancourt. @JaimeBetancurt

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s