Cuba: El Gobierno Generador de Crisis Inducidas

¿Qué pasa en el mercado de Egido?

MANUEL GUERRA PÉREZ | La Habana | 23 de Abril de 2017
URL: http://www.diariodecuba.com/cuba/1492807419_30569.html

Varios meses después del cierre del mercado de Egido son muchos los afectados y pocos los avances en las obras de "remodelación" que realiza el Grupo Empresarial de Logística del Ministerio de la Agricultura.

Desde que en enero pasado se anunció que el mercado se convertiría en un establecimiento de productos topados, solo se observan unas paredes levantadas y poco movimiento de trabajo.

"Estamos ampliando el área, vamos a construir un restaurante, los productos cárnicos estarán en un local refrigerado, los granos se venderán en una dependencia al lado", declaró bajo condición de anonimato una funcionaria de Comercio Interior en el municipio La Habana Vieja.

"Ya no habrá tanto relajo porque habrá más control, no permitiremos la inflación de los precios", añadió y dijo que las labores deben estar terminadas para el 26 de julio.

Obreros que trabajan en el lugar ponen, sin embargo, en duda esa fecha.

"Hemos levantando unas paredes y hecho par de cimientos, pero somos pocos, unos 15 trabajadores de la construcción, y los materiales no llegan, esto parece que va a demorar", dijo uno de ellos. "Aquí se sabe cuándo se empieza, pero no cuándo se acaba".

"El mercado quedará más ampliado, se tomó una parte del espacio de la Cremería Egido que está en la parte de atrás, allí en estos momentos tenemos huecos abiertos para realizar los cimientos", añadió.

El cierre del mercado de Egido vino a complicar la situación que dejó la desaparición de otras plazas como la de Cuatro Caminos, en 2014, donde la corporación CIMEX construye actualmente un centro comercial.

Vecinos, trabajadores privados que dependían del mercado para surtir sus negocios, revendedores e incluso policías se han visto perjudicados.

"Ahora solo tengo cinco productos en venta; ya los camiones no vienen para acá, tengo que ir hasta el Vedado a comprar productos para poder mantener el negocio abierto", se quejó Raúl, quien tiene un puesto de viandas en La Habana Vieja.

En el mercado de Egido "podíamos comprar de todo, viandas, frutas, carne de puerco y carnero, granos, especies, flores… cerraron y ahora no se sabe cuándo vuelven abrir", comentó Ángela, de 67 años, quien vendía ilegalmente bolsas plásticas en una de las puertas del establecimiento.

"Muchos se quejaban de los altos precios, pero en ningún lado los productos son baratos. Ahora todos se lamentan porque no hay casi nada para comprar y para colmo los carretilleros se han perdido porque la Policía les ha estado decomisando las mercancías", dijo una señora que tiene una fonda en la que oferta comidas.

Hombres que estibaban camiones en las madrugadas, vendedores ambulantes que compraban a mejor precio a los transportistas, vecinos que ofrecían locales para guardar mercancías también han sufrido las consecuencias.

"Aquí todo el mundo se buscaba plata, hasta policías venían para acá y cuidaban que no les robaran mercancías a los camiones o asaltaran a los campesinos. También las chicas mataban su jugada, se iban con 10 fulas por acostarse con los camioneros", comentó un hombre que ganaba tres dólares por vigilar mercancías por las noches.

Anuncios