Gastos de manutención en España. Vivir en España.

Origen: Gastos de manutención en España. Vivir en España. | MeQuieroIr

 

Gastos de manutención en España

Los gastos mensuales básicos (vivienda, comida, transporte, ropa y calzado, educación y esparcimiento) para vivir en España pueden variar según la región en la que se resida.

En general, el costo de la vida en las grandes ciudades españolas (Madrid, Barcelona, Valencia, Bilbao) suele ser más caro que en la provincia.

Conviene tener en cuenta que el salario mínimo en España, para el año 2013, es de 21,51 euros al día o 645,30 euros mensuales.

El salario mensual de un profesional depende de factores como la edad, el nivel académico, la clasificación del cargo, los beneficios sociales ofrecidos por el empleador, y otros factores.

Para vivir en España con un nivel básico o medio, se necesitan aproximadamente 1.500 euros mensuales. Esta cantidad está estimada para una sola persona e incluye alimentos, vivienda, servicios básicos (luz, teléfono, agua, gas), transporte, ropa y entretenimiento. Las cifras son aproximadas y pueden variar anualmente. Habrá que agregar unos 300 euros más por cada hijo.

El costo promedio mensual de la vivienda en alquiler es de 670 euros mensuales. El alquiler de un apartamento de una habitación (60 metros cuadrados) es de aproximadamente 450 a 500 euros mensuales. Si el “piso”, como gustan decir los españoles, es de dos o tres habitaciones (entre 60 y 90 metros cuadrados), la cifra se puede estimar entre 550 y 600 euros. Un apartamento de más de 90 metros cuadrados está por el orden de los 900 euros mensuales.

Para que se tenga una idea más exacta del costo de la vida en España, se ofrece a continuación una guía de precios de los principales alimentos y bienes de consumo familiar estimados en euros:

  • Una comida en un restaurante: 10 euros
  • Pollo (el kilo): 8 – 15 euros
  • Carne (el kilo): 10 – 20 euros
  • Pescado (el kilo): 10 – 15 euros
  • Arroz (el kilo): 2 – 4 euros
  • Pasta (el kilo): 3 euros
  • Huevos (la docena): 2 euros
  • Leche (el litro): 1 – 1,50 euros
  • Leche en polvo (el kilo): 5 -7 euros
  • Queso (promedio el kilo): 5 – 12 euros
  • Pan (bolsa tipo sándwich): 1,5 euros
  • Café (1 kilo): 1,8 euros
  • Tomate (el kilo): 2 – 3 euros
  • Lechuga (por bolsa): 2 euros
  • Manzanas (el kilo): 3 euros
  • Naranjas (por bolsa): 4 euros
  • Cereales (la caja): 3 – 5 euros
  • Refresco (1): 1 euro
  • Periódico: 1,50 – 2 euros
  • CD: 15 – 50 euros
  • Colegio Concertado (privado con subvención): 2.000 – 3.000 euros (el año)
  • Colegio Privado: 3.000 – 4.500 euros (el año)
  • Colegio público: 800 euros (el año)
  • Cine: 8 euros
  • Correo aéreo estampillas para Europa: 0,5 euros
  • Correo aéreo estampillas para otros continentes: 0,5 euros
  • Taxi: Bajada de bandera (tarifa inicial del taxímetro): 1,50 – 2,50 euros.
  • Taxi: Un desplazamiento promedio: 8 – 10 euros
  • Metro (por cada viaje): 1,50 – 2 euros
  • Autobus: 2 euros
  • Gasolina (el litro): 1,5 euros

Fuente: Ministerio de Empleo y Seguridad Social, Gobierno de España.

Vivienda en España

En España las opciones de alojamiento varían de una región a otra y van desde una casa o un apartamento alquilado o comprado, a una habitación. Sin embargo, los apartamentos, o “pisos”, como son denominados en ese país, constituyen el tipo de vivienda más popular. Se calcula que dos de cada cuatro españoles viven en un piso y no en una casa, siendo España el país europeo con más porcentaje de hogares situados en un bloque de diez o más viviendas (condominios de propiedad horizontal).

Para el inmigrante recién llegado lo importante es comenzar, aunque sea con una habitación modesta. Una vez consolidando económicamente, el nuevo residente podrá buscar mejores opciones.

Una solución habitacional muy frecuente en España consiste compartir la casa. La crisis económica ha motivado que el 65% de los españoles opinen que el alquiler se está consolidando como una opción firme frente a la compra. De hecho, el 16% de los españoles viven actualmente en régimen de alquiler.

La situación, entonces, se presta para que varias personas, generalmente solteras, tomen en alquiler un apartamento y compartan los gastos.

Adicionalmente, el 55% de los españoles propietarios (que son 7 de cada 10 españoles) todavía están pagando una hipoteca. El alquiler de una parte de la casa es una modalidad que ayuda al pago de la vivienda en esta época de crisis económica.

Por lo tanto, la oferta de apartamentos y casas en alquiler parece ser amplia y diversa en España, en estos tiempos de ajustes presupuestarios familiares.

En España el alquiler de una vivienda puede acordarse verbalmente o por escrito. No obstante, cuando no hay constancia escrita de las condiciones pactadas, ni el arrendatario ni el arrendador pueden defender sus derechos en caso de desacuerdo.

La firma de un contrato escrito, independientemente del plazo acordado, garantiza al arrendatario el disfrute del apartamento durante un mínimo de cinco años, y si el arrendador necesitara la vivienda durante ese lapso, podría recuperarla siempre que tal circunstancia esté expresamente establecida en el contrato. De allí la importancia de fijar por escrito los términos del acuerdo.

Durante los cinco primeros años de un contrato de alquiler, los ajustes de la renta se realizan conforme al Índice de Precios al Consumo (IPC). Pasado este plazo, será el porcentaje que acuerden las partes.

Los apartamentos no suelen incluir estacionamiento y algunos incluyen los gastos por condominio y la calefacción.

Generalmente los arrendadores exigen algunos requisitos:

  • Firmar un contrato de alquiler de por lo menos 6 meses (y a veces 12 meses).
  • Pagar un depósito equivalente a una o dos mensualidades de arrendamiento.
  • Proporcionar referencias.

El costo del alquiler de vivienda en España varía de una ciudad a otra y es difícil generalizar. Sin embargo, se puede afirmar que los arrendamientos más onerosos se encuentran en las principales ciudades: Barcelona, Madrid, Bilbao, Sevilla, Zaragoza y Murcia.

Alquilar una habitación sencilla puede costar entre 180 y 270 euros mensuales, sin contar los gastos relacionados con el pago proporcional de servicios de luz, agua, gas, y teléfono, que se suelen pagar bimestralmente. (Costos estimados de estos servicios en la sección Gastos de manutención, en este mismo capítulo).

El costo promedio mensual de la vivienda en alquiler en España es de 670 euros mensuales. El alquiler de un apartamento de una habitación (60 metros cuadrados) es de aproximadamente 450 a 500 euros mensuales. Si el “piso”, como gustan decir los españoles, es de dos o tres habitaciones (entre 60 y 90 metros cuadrados), la cifra se puede estimar entre 550 y 600 euros. Un apartamento de más de 90 metros cuadrados está por el orden de los 900 euros mensuales.

A continuación ofrecemos una lista referencial de precios de alquileres de apartamentos, en las principales ciudades españolas, calculados en euros:

Ciudad y costo estimado del alquiler

• Alicante (entre 60 y 90 m2): 650-700 euros

• Barcelona (entre 60 y 90 m2): 850-1.000 euros

• Bilbao (entre 60 y 90 m2): 850-900 euros

• Castellón (entre 60 y 90 m2): 450-500 euros

• Logroño (entre 60 y 90 m2): 500-650 euros

• Madrid (entre 60 y 90 m2): 1.200-2.000 euros

• Málaga (entre 60 y 90 m2): 600-750 euros

• Murcia (entre 60 y 90 m2): 500-700 euros

• Pamplona (entre 60 y 90 m2): 700-800 euros

• San Sebastián (entre 60 y 90 m2): 1.000-1.500 euros

• Santander (entre 60 y 90 m2): 700-800 euros

• Valencia (entre 60 y 90 m2): 600-800 euros

• Vitoria (entre 60 y 90 m2): 700-800 euros

Algunos alquileres incluyen los gastos de condominio, pero los servicios de agua, luz y gas deben cancelarse a parte, cada dos meses. La calefacción suele pagarse por separado, y deben calcularse entre 60 y 100 euros más al mes por ese concepto.

El dueño de la vivienda podrá pedir revisar las referencias crediticias o estados financieros del solicitante, para verificar que cuenta con los recursos necesarios. Generalmente se debe pagar los primeros 7 días de cada mes.