9 mitos sobre el dinero que empobrecen a las personas y países como Cuba

Origen: 9 mitos sobre el dinero que empobrecen a las personas

9 mitos sobre el dinero que empobrecen a las personas

9 mitos sobre el dinero que empobrecen a las personas

En el artículo de hoy, voy a abordar un tema que no solo debería ser básico para cualquier emprendedor, sino también para cualquier persona que quiera prosperar, porque, sin tener claros los conceptos que aquí se mencionarán, resulta imposible.

Se trata de plantear cuáles son los mitos del dinero más habituales que empobrecen a las personas. Y estos mitos es importante que los destierres, independientemente de que seas un trabajador en una fábrica o el dueño de una tienda online en Shopify.

Como verás, son mitos muy grabados en nuestra mente, pero que son totalmente erróneos. Y, lo peor de todo, son mitos que no te permiten avanzar y que te condenan a la pobreza. Así que conviene acabar con ellos.

mitos sobre el dinero

El dinero es malo

El primero de los mitos sobre el dinero es que es malo. Así de sencillo.

Y, la verdad, no resulta difícil entender por qué se ha extendido este mito. Al fin y al cabo, parece que todos los problemas derivan del maldito dinero y que, si no fuera por este invento del diablo, todos viviríamos en una arcadia feliz.

La realidad es bien diferente. Los problemas sociales siempre existirán, independientemente de la forma en que intercambiemos los diferentes bienes y servicios que producimos y demandamos.

Que haya problemas porque hay gente a la que le falta dinero, no significa que, si no hubiese dinero, esos problemas fueran a desaparecer. Porque, al final, el dinero no es más que un bien de intercambio, y lo importante es lo que se intercambia con él.

Por poner un ejemplo: Si una persona es desahuciada de su piso porque no tiene dinero para pagar el alquiler, lo que de verdad subyace es que no ha podido entregar a la sociedad bienes o servicios (por los que se le paga con dinero), y no ha podido pagar el bien que quiere recibir (el piso).

Por lo tanto, el dinero no es malo. Es un bien neutro y muy útil, que nos sirve para facilitar los intercambios. Creer que el dinero es malo, para lo único que sirve es para que no quieras acumularlo, porque, al fin y al cabo, nadie es tan estúpido de atraer cosas malas.

Mi consejo, por lo tanto, es que te quites de encima esa idea de que el dinero es malo. Tan pronto como lo hagas, empezarás a atraerlo con mayor facilidad.

 

El dinero no (o sí) da la felicidad

Este mito tiene dos caras. Por un lado, se puede pensar en que el dinero no da la felicidad, y, por el otro, que sí la da. En ambos casos es falso, y, a continuación, te explicaré por qué. Pero, antes, vamos a desgranar un poco ambas opciones.

Que el dinero no da la felicidad es erróneo de cabo a rabo. Podemos discutir a partir de qué punto deja de dar felicidad, pero está demostrado científicamente que sí la da en cantidades no muy grandes (hasta 60.000€ al año).

Además, solo tienes que preguntar a una familia que tiene dificultades para llegar a fin de mes si les haría más felices tener algo más de dinero. Es evidente que sí.

Luego está la gente que cree que el dinero sí da la felicidad. Esto es más simple aún de contestar: El dinero no da la felicidad de por sí. Si eres un infeliz por naturaleza, seguirás siéndolo con o sin dinero.

Ahora bien, si lo que te causa la infelicidad es no poder tener acceso a determinados bienes y servicios (por ejemplo, una vivienda o un coche), entonces, sí puede ayudarte. Pero, para cuestiones más profundas, no necesitas dinero sino un gurú tibetano.

En conclusión: El dinero ni da ni quita felicidad. Es un bien neutro, y hay personas pobres y felices, personas pobres e infelices, personas ricas y felices, y personas ricas e infelices. No hay nada determinado por la cantidad de dinero que se tiene.

Así que, sea cual sea la idea que tienes en la cabeza, quítatela. El dinero ni te dará ni te quitará felicidad.

 

No hay dinero

Otro mito frecuente es el de “no hay dinero”. Y este es un mito bastante extraño, teniendo en cuenta que los Bancos Centrales no hacen más que imprimir e imprimir dinero para tratar de reactivar la economía (sin mucho éxito, dicho sea de paso).

Económicamente es una decisión muy mala, pero, para refutar el mito, nos viene de perlas. Hay dinero. Y hay mucho. Lo que ocurre es que está en lugares en los que tú no sueles pensar, como los mercados financieros.

A un banco, por ejemplo, le resulta menos arriesgado invertir el dinero en la bolsa que en darle crédito a una familia. Y es legítimo que lo haga, porque su trabajo es obtener rentabilidad, no dar crédito.

Así que, sí hay dinero. Si el banco no te da un crédito es porque no le ofreces algo con la suficiente garantía. Ofrécele un buen plan de negocio y te aseguro que tendrás financiación.

Y, si no quieres acudir al banco, hay otros lugares donde hay dinero: Business Angels, Fondos de Inversión, Capital Riesgo, Crowdfunding, familiares y amigos… Dinero, hay.

 

Es imposible ahorrar

Este es otro mito que convendría desterrar no porque sea eminentemente falso (es cierto que algunas familias tienen MUY difícil el ahorro), sino porque es importantísimo acabar con él para el bienestar económico de quien cree en él, y de la sociedad en su conjunto.

Cualquier pequeño ahorro es útil. Y hay algunas personas que podrían ahorrarlo, pero se quejan de que les resulta imposible sin razón. No voy a entrar aquí en discusiones sobre esas familias que lo tienen realmente imposible, pero hay quien sí podría ahorrar y no lo hace.

Esto pensando, por ejemplo, en esas personas que dicen no poder ahorrar, pero desayunan todos los días en un bar, o fuman un paquete de tabaco al día.

Y son solo dos ejemplos, podría poner muchos más. Solo con eliminar esas dos actividades diarias, podrían ahorrar 150€ al mes.

Hay mucha gente que cree que es imposible ahorrar y es porque no se dan cuenta de que tienen muchos gastos superfluos.

 

Solo se puede hacer dinero con dinero

Este es otro mito bastante generalizado. El de “dinero llama a dinero”. Y no, dinero no llama a dinero. Dinero llama a dinero si sabes dónde invertirlo. Si no, desaparece. Creer que hay una acumulación constante y sin riesgos es absolutamente erróneo.

Para muestra, un botón: ¿Cuántas de las 10 fortunas más grandes de la lista Forbes en el año 1987 siguen ahí a día de hoy? Ya te lo digo yo: Ninguna. La mayor parte de ellas ya no están ni entre los 100 primeros puestos.

Y, en cambio, ¿quién está ahora en los primeros puestos de la lista Forbes? Amancio Ortega, Bill Gates, Carlos Slim, Mark Zuckerberg (este un poco más abajo)… ¿Qué dinero tenían estas personas originalmente?

Ninguno. Crearon su riqueza literalmente a partir de la nada, más allá de su cerebro y sus capacidades.

Este mito puede tener su origen en el pasado, donde se necesitaba más riqueza para llevar a cabo inversiones. Sin embargo, a día de hoy, cualquiera con una buena idea puede crear un negocio milmillonario.

Por lo tanto, no te engañes: El dinero no es atraído por el dinero, es atraído por los planes de negocio rentables. Céntrate en conseguir uno, ponlo en práctica, y atraerás el dinero.

 

Nadie da duros a cuatro pesetas

Este es un mito cierto, pero incompleto. Es parecido al de “nadie da nada gratis”, y, básicamente, transmite la idea de que no hay forma de que alguien te dé algo que vale 5, por 4. Y la forma completa sería: “Nadie da duros a cuatro pesetas conscientemente”.

Este es un mito que tiene su origen en una concepción de la economía completamente errónea (aunque es la que impera en el ámbito académico, por desgracia), que asume que las personas y las empresas somos 100% racionales y tenemos toda la información disponible.

Y es obvio que no es así. Si tú tienes un libro antiguo, pero no sabes que tiene un valor X, y yo sí que lo sé porque soy experto en antigüedades, puedo comprártelo por menos dinero que X, y revenderlo después al precio que realmente vale.

En cierto sentido, me has vendido un duro a cuatro pesetas. Y puede que parezca algo que ocurre con poca frecuencia, pero no es cierto. Ocurre a diario en millones de situaciones distintas, donde alguien compra aprovechándose de que tiene más información que la otra persona.

Por lo tanto, busca esas oportunidades donde alguien está vendiendo duros a cuatro pesetas, y aprovéchate de ellas.

 

“No lo merezco”

Este mito, en mi experiencia, es un poco menos frecuente, pero también se ve en algunas ocasiones. Gente que cree que no merece ganar más por alguna razón, generalmente, porque le gusta su trabajo.

Sucede que, cuando te gusta tu trabajo, lo haces bien, y eres capaz de aportar valor. En consecuencia, la gente está dispuesta a pagarte bien por hacerlo, y tú puedes sentirte incómodo por ello, porque siempre has pensado que el trabajo es algo negativo.

Es un mito fácil de desterrar: Lo mereces si la gente cree que lo mereces. Si la gente te está dando su dinero, es porque estás ofreciendo valor. Nadie te da su dinero por caridad. Te lo dan porque valoran más lo que les estás dando que el dinero que ellos te dan a ti.

Así que cambia el chip. Te mereces ganar dinero. Cualquiera se merece ganar dinero.

 

Mejor pobre y honrado que rico y malvado

Este mito asume que cualquier persona que tenga dinero lo ha ganado porque es una mala persona capaz de engañar, manipular y convencer a otros de que le den su dinero. Es propio de aquellas personas que creen que la economía es un juego de suma cero.

Pero no es así. La economía no es un juego donde, para que uno gane, otro deba perder. Es un juego de suma positiva, donde todos los participantes ganan.

Por ejemplo: Bill Gates es una persona muy rica. Podemos creer que es porque es un gran manipulador y una mala persona. O podemos ver lo evidente y reconocer que, con sus productos, ha mejorado la vida de millones de personas.

Esos millones de personas prefieren pagar algo de dinero a Bill Gates para mejorar su nivel de vida. Y, como son muchas personas las que creen esto, Bill Gates se hace rico. Pero todos han salido ganando en el proceso.

 

Ser rico es cuestión de suerte

Por último, está el mito de que, para ser rico, tienes que tener suerte. No voy a decir que la suerte no juega ningún papel a la hora de enriquecerse. Lo juega, como nos enseña Nassim Taleb en sus libros, pero la riqueza no se debe únicamente a la suerte.

Como el propio Taleb dice: La suerte hay que ir a buscarla. Si estás trabajando en la dirección correcta, es mucho más probable que tengas suerte que si estás tumbado en el sofá mirando la tele y sin hacer nada.

Así que quítate de encima esta excusa, y ponte a trabajar. Será mucho más probable que tengas suerte y llegues a ser rico si lo haces, que si no lo haces.

 

Como puedes ver, hay varios mitos sobre el dinero que nos llegan desde muy distintos ámbitos, y que nos conducen a la pobreza y a la infelicidad cada vez que logramos destacar un poco en materia económica. Es por ello que es imprescindible acabar con ellos.

Insisto: Este es un tema importante para cualquier persona que quiere prosperar, y no solo para ti, como dueño de una tienda online en Shopify. Por lo tanto, te recomiendo que lo compartas con tus amigos y familiares, porque les será de gran ayuda.

Y, por último, como siempre, te pregunto a ti… ¿Tienes algún otro mito sobre el dinero que consideres importante? ¿Crees que me he olvidado de comentar alguno? ¡Menciónamelo en los comentarios!

e-Books

Remesas Internacionales a Cuba

http://www.qbola.zyro.com