La #OEA contra Nicolás Maduro – Venezuela

En una carta pública, el secretario general de la OEA, Luis Almagro, acusó al presidente venezolano y a sus aliados de robar dinero público y le hizo un llamado para que liberara a los presos políticos.

Origen: El regaño de Luis Almagro a Nicolás Maduro – Español

 

“No soy agente de la CIA”.

Esa es la increíble primera línea de una carta pública que Luis Almagro, el secretario general de la Organización de los Estados Americanos (OEA), le dirigió al presidente de Venezuela Nicolás Maduro el miércoles, para informarle que había cazado una pelea con el hombre equivocado.

La carta era una respuesta a los comentarios que Maduro hizo el martes al tratar de rechazar las crecientes críticas internacionales sobre su asediado gobierno. “Algún día voy a contar su historia”, dijo Maduro de Almagro, excanciller de Uruguay, a quien llamó “un traidor desde hace tiempo”.

La reacción de protesta de Almagro es extraordinaria teniendo en cuenta que la OEA ha sido considerada como una organización poco efectiva. Y se da mientras los líderes de la oposición venezolana trabajan para llevar a cabo una consulta popular que le daría a los venezolanos la opción de acortar el mandato presidencial de Maduro, que termina en 2019.

“Traicionas a tu pueblo y a tu supuesta ideología con tus diatribas sin contenido”, escribió Almagro en el documento que fue publicado en inglés y español. “Traicionas el principio más sagrado de la política, que es someterte al escrutinio de tu pueblo”.

Almagro acusó a Maduro y a sus aliados de robar dineros del Estado y le hizo un llamado para que libere a los que tiene “presos por sus ideas”. También instó al presidente de Venezuela a detener las acciones que buscan subvertir a la Asamblea Nacional, actualmente controlada por la oposición.

“Nunca podrás devolver la vida a los niños muertos en los hospitales por no tener medicinas, nunca podrás desanudar de tu pueblo tanto sufrimiento, tanta intimidación, tanta miseria, tanto desasosiego y angustia”, escribió Almagro.

El secretario general exhortó a Maduro a permitir que el referendo se celebre este año, con el argumento de que “cuando la política está polarizada la decisión debe volver al pueblo”. Argumentó que resistirse a la votación, lo que parece ser la estrategia de Maduro, lo “transforma en un dictadorzuelo más, como los tantos que ha tenido el continente”.

Se espera que Almagro convoque a una sesión especial de la OEA para discutir la erosión de la democracia en Venezuela. La adhesión a los principios democráticos es un requisito para ser miembro de la OEA, organismo que se estableció en 1948.

A medida que la crisis política y económica de Venezuela ha empeorado en los últimos años, la mayoría de los líderes de la región se han mostrado reacios a criticar públicamente a Maduro, por lo que Venezuela ha logrado mantener una significativa influencia diplomática, en gran medida, enviando petróleo subsidiado a sus vecinos.

Pero es probable que eso cambie. Venezuela se ha visto obligada a reducir sus subsidios al petróleo, ya que se ha quedado sin dinero. Por otro lado la política regional está cambiando rápidamente. El año pasado los argentinos eligieron al Presidente Mauricio Macri, quien ha criticado abiertamente los abusos de derechos humanos cometidos por el gobierno venezolano.

La semana pasada la presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, fue suspendida de su cargo para ser enjuiciada por mala gestión financiera. El nuevo canciller de ese país, José Serra, ha calificado el silencio de Brasil sobre los abusos cometidos en Venezuela como “vergonzoso”.

Con su carta, Almagro abre la puerta para que otros líderes de la región critiquen a Maduro. Eso pone en riesgo la capacidad del presidente venezolano para continuar menospreciando la condena internacional con rumores de un golpe de Estado supuestamente orquestado por Estados Unidos. Y dejaría en evidencia lo que efectivamente es: un dictadorzuelo.