Raúl Castro Rompe la posición Común de la UE visitando el corazón de Europa. París

Origen: Castro reivindica en París “el nuevo lugar de Cuba en el mundo” – Informacion.es

Castro reivindica en París “el nuevo lugar de Cuba en el mundo”

El presidente cubano ha firmado con François Hollande una serie de convenios bilaterales

ep/parís 01.02.2016 | 20:31

Raúl Castro y Hollande en el Elíseo.

Raúl Castro y Hollande en el Elíseo. EFE

El presidente cubano, Raúl Castro, ha reivindicado “el nuevo lugar de Cuba en el mundo” tras la “fructífera” reunión que ha mantenido este lunes con su homólogo francés, François Hollande, en el marco de su histórica visita a Francia.

“Cuba tiene un nuevo lugar en el mundo”, ha dicho en la breve rueda de prensa que ha ofrecido en el Palacio del Elíseo junto a Hollande tras firmar una serie de convenios bilaterales, según ha informado la cadena panamericana TeleSur.

Castro ha señalado como ejemplo de la nueva andadura cubana “la relación amistosa” con Francia. “Demuestra que podemos ponernos metas comunes que contribuyan al desarrollo de nuestras respectivas naciones y de toda la Humanidad”, ha valorado.

El líder comunista ha aprovechado para ratificar su deseo de “ampliar y diversificar las relaciones con Francia en todos los ámbitos”, comenzando por “una agenda económica bilateral”.

Hollande, por su parte, ha destacado la presencia de Castro en Francia, subrayando que “abre una nueva página en la relación entre ambos países” que, según ha apuntado, ha sido muy productiva en ámbitos como la investigación.

El mandatario galo también ha aludido a la incipiente apertura cubana, insistiendo en que Estados Unidos debe poner fin al bloqueo comercial, económico y financiero impuesto a la isla caribeña en 1962 para que pueda iniciar una nueva etapa.

Para facilitar la reinserción de Cuba en la comunidad internacional, Francia ha accedido a condonar los intereses de la deuda cubana (3,7 millones de euros) –tal y como hicieron el resto de socios del Club de París el 12 de diciembre– y, además, convertir 212 millones de euros de los 360 millones de euros que constituyen el principal en un fondo para proyectos de cooperación.

“Es un acuerdo equilibrado que tiene en cuenta la situación particular de Cuba y sus perspectivas de desarrollo económico”, ha explicado el Palacio del Elíseo.

“Cálida acogida”

Aunque Castro llegó el fin de semana a París, no ha sido hasta este lunes cuando ha comenzado su visita oficial, la primera que hace un jefe de Estado cubano a Francia desde 1995, cuando Fidel Castro y François Mitterand tuvieron ocasión de entrevistarse en París.

La jornada ha arrancado con una bienvenida oficial en una ceremonia celebrada en el Arco del Triunfo junto a la ministra de Ecología, Desarrollo Sostenible y Energía, Ségolène Royal. Después, ha visitado los Campos Elíseos, engalanados con banderas cubanas.

“Quiero expresar mi agradecimiento al presidente Hollande por la cálida acogida que nos han dispensado. Merci beaucoup”, ha dicho el dirigente cubano.

Castro será el protagonista de la cena de Estado que se celebrará este lunes en el Palacio del Elíseo, a la que, por un “error administrativo”, han sido invitadas las hijas de Jacqueline Sauvage, una mujer condenada por matar a su marido tras décadas de maltrato que ha sido indultada por Hollande, de acuerdo con BFMTV.

El martes, está previsto que Castro se reúna con el primer ministro, Manuel Valls; los presidentes de la Asamblea Nacional y el Senado, Claude Bartolone y Gérard Larcher, respectivamente; la alcaldesa de París, Anne Hidalgo; y la directora general de la UNESCO, Irina Bokova.

Hollande y los Castro

La presencia de Castro en Francia se debe a la invitación personal realizada por Hollande el pasado mes de mayo, cuando realizó una histórica visita a Cuba, la primera de un presidente francés al país en más de medio siglo.

Entonces, Hollande aprovechó para reunirse tanto con Raúl como con Fidel Castro, al que definió como “un hombre que ha hecho historia”, aunque no encontró hueco en su agenda para entrevistarse con la oposición, que esperaba “algún gesto” del líder galo.