La falsa integración de Centro América se desploma. Costa Rica abandona al SICA

En opinión de Rubén Hidalgo, del Instituto Centroamericano de Estudios Políticos, la decisión de Solís “deslegitima” un proceso de integración “que no ha logrado avanzar” por tener agendas “desvinculadas”.

Origen: Analista: Salida política de Costa Rica es golpe “casi mortal” al SICA

Más de dos décadas después de su creación, el Sistema de Integración Centroamericana (SICA), cuyo fin es la unificación regional con base en la paz, la libertad y el desarrollo, recibió un golpe “casi mortal” con la decisión de Costa Rica de suspender su participación política, dijo un analista a Efe.

“Para el Sistema de la Integración es lamentable la decisión política que asumió ayer Costa Rica”, aseguró a Efe el analista Rubén Hidalgo, del Instituto Centroamericano de Estudios Políticos (Incep), al referirse al bloque, integrado además por Belice, El Salvador, Guatemala, Honduras, Nicaragua, Panamá y República Dominicana.

Este viernes el presidente costarricense, Luis Guillermo Solís, anunció que su país dejaba la participación política en el SICA porque el ente “ignora la solidaridad” y no es capaz de proporcionar una respuesta regional a la crisis generada por la llegada masiva de cubanos a sus fronteras.

“Tres países impiden una solución viable, realista, clara, que puede asumirse y resolver un problema que afecta a una de las partes. Costa Rica no puede participar en esas condiciones” en el SICA, dijo el mandatario a la prensa tan solo horas después de participar en El Salvador en una cumbre, que Costa Rica abandonó por falta de consenso.

Unos 5.989 cubanos ya recibieron visas y otras 2.053 personas que se encuentran en la frontera con Panamá serán las últimas que podrán ingresar a Costa Rica de forma legal, ya que el país no otorgará más visados a cubanos para aminorar esta situación a la que dice que ya no puede hacer frente.

Hidalgo considera que Costa Rica barajaba esta decisión “desde hace rato” porque “no ve espacios de oportunidad” y trabajo con el SICA y agregó que la crisis de los migrantes fue solo “el detonante”.

“Costa Rica ha sido un país que no ha sido un ferviente creyente del proceso de integración de Centroamérica, desde hace muchos años, y la crisis y la falta de un diálogo político más constructivo para buscar una solución a la crisis de migrantes me parece que facilitó o terminó de desencadenar” la decisión, opinó el analista.

En este proceso, agregó, ha influido el hecho de que no se haya buscado una “negociación en bloque”, en la que se incluyeran también como actores a México y a Cuba, además de a los países de Centroamérica, para lograr una solución “pronta y segura” para los miles de cubanos varados en Costa Rica.

Para Hidalgo, cada país tiene una exposición pública de “preocupación” por las personas, pero una “agenda propia” que impide garantizar unas condiciones mínimas de vida para estos migrantes.

“A pesar de estar muy vecinos, cada país ha desarrollado siempre políticas distintas, realidades con enfoques distintas”, pero aún así la salida política de Costa Rica del SICA es un golpe “casi mortal” al sistema y “deslegitima” un proceso de integración “de larga data que no ha logrado avanzar” por tener agendas “desvinculadas”.

Aunque esta resolución del Gobierno costarricense de “hacerse a un lado” ha formado parte de sus posibilidades desde hace tiempo, lo cierto es que “viene a dañar mucho el proceso de integración”, enfatizó.

“Estamos muy mal, deja muy mal parado al sistema de integración”, insistió Hidalgo, quien abogó por buscar “el retorno” de Costa Rica o enfrentar un escenario distinto, con un nuevo SICA que termine en Nicaragua.

Aunque esta situación “no afectará” al aspecto comercial y económico de la región, si es necesario replantearse el ente, porque Costa Rica era “el icono del desarrollo” de la región y uno de los motores de la integración y, ahora, “se ha salido”, indicó el experto.

Ante esta coyuntura, es el momento de esperar la reacción de grandes empresas costarricenses, como la Cooperativa de Productores de Leche Dos Pinos, compañía líder en productos lácteos en Costa Rica y la región centroamericana, para ver si la decisión del Gobierno afecta a los intereses económicos o no de la región.

Por su parte, el canciller de Guatemala, Carlos Raúl Morales, indicó en declaraciones a Efe que su país “es respetuoso” de las decisiones “soberanas” de Costa Rica y expresó su esperanza de que “esta situación se normalice lo antes posible”.