LAS FUNCIONES DEL GERENTE

LAS FUNCIONES DEL GERENTE

Alvarado (1990) señala que el gerente existe para ejecutar el objetivo o misión de la organización. A pesar de que esta misión varía según las características del contexto donde actúe existen seis responsabilidades básicas que constituyen la esencia de su acción a saber:
(1) Incrementar el estado de la tecnología de la organización;
(2) Perpetuar la organización;
(3) Darle dirección a la organización;
(4) Incrementar la productividad;
(5) Satisfacer a los empleados;
(6) Contribuir con la comunidad.

De allí que podamos afirmar que la gerencia es un proceso y el gerente es un individuo que realiza acciones inherentes a ese proceso. Se conoce como gerentes a aquellas personas en una organización que cumplen su tarea, primordialmente, dirigiendo el trabajo de otros y que realizan algunas o todas las funciones antes mencionadas. Por lo cual el Modelo de Gerencia es aquel que garantiza llevar a cabo las tareas planificadas, para garantizar de forma eficiente y motivada la ejecución de un proceso determinado.

Fermín y Rubino (1997), destacan por lo menos tres grupos de funciones que son esenciales para un efectivo trabajo gerencial:

  1. La creación de un grupo de trabajo armónico donde el todo sea más que la suma de sus partes. Una entidad productiva que rinda más que la suma de los recursos incorporados a la misma.
  2. Ser proactivo, es decir, armonizar en todas las decisiones y todos los actos los requerimientos del futuro inmediato y a largo plazo.
  3. Ejecutar seis tareas básicas: 1) fijar objetivos; 2)derivar metas en cada área de objetivos; 3) organizar tareas, actividades y personas; 4)motivar y comunicar, 5) controlar y evaluar; y, 6) desarrollar a la gente y a sí mismo.

En consecuencia, efectividad de una organización depende directamente de la eficacia y la eficiencia con que el gerente ejecute sus funciones así como también de su habilidad para manejar a las personas que conforman su grupo de trabajo, generalmente con aptitudes, actitudes y necesidades diferentes, y guiarlas por el camino que conduzca hacia la efectividad de la organización.

Un gerente efectivo es aquel que:

  • Comparte con sus colaboradores los objetivos y prioridades de su departamento y de la organización.
  • Utiliza el consenso para llegar a acuerdos con sus colaboradores.
  • Estimula la participación de sus colaboradores en la planificación, toma de decisiones y solución de problemas.
  • Se preocupa por mejorar continuamente la comunicación.
  • Busca medios para que los colaboradores se comprometan, de manera voluntaria, con el logro de los objetivos de la organización.
  • Analiza y evalúa, conjuntamente con sus colaboradores, los logros alcanzados, las causas de las desviaciones y las posibles medidas correctivas.
  • Enlaza logros con recompensas de una manera justa y objetiva.
  • Facilita el trabajo de sus colaboradores y, más que ejercer control, les presta el apoyo necesario para que puedan realizar eficientemente sus tareas.
  • Delega, tanto las funciones como el poder para tomar decisiones, dando suficiente autonomía de acción a sus colaboradores.
  • Cuando se presentan conflictos, los afronta para resolverlos no para buscar culpables.
  • Considera los errores, propios y ajenos, como una oportunidad para aprender y mejorar.

Finalmente cuando se habla del gerente, se define como un individuo capaz de orientar, dirigir, tomar decisiones y lograr objetivos; de él depende su éxito personal, el de la organización y el del grupo que está dirigiendo. De allí que resulte necesario que además de una formación gerencial, el individuo que actúe como gerente, tenga un patrón de criterios y una filosofía clara de la administración, de la concepción del hombre y una ideología del trabajo, que le permitan ganar apoyo efectivo y partidarios comprometidos con una misión cuyo significado y trascendencia merece entrega (Alvarado, 1990).