La Cuba que vió un Gallego

Por otra Cuba; con derechos y libertades. | Cambiemos Cuba.

La Cuba que vió un Gallego
===================
Cuba como ya sabéis es un país donde a día a hoy sigue presente el mas puro y duro socialismo. Una dictadura, la cual tiene sometida a la sociedad a todo tipo de penurias. Donde el pueblo no tiene libertad, ni derechos, ni acceso a nada o a casi nada.

Como ya sabéis recientemente estuve en Cuba. Entre las muchas cosas que me impactaron hoy os voy a hablar sobre el acceso a información, pero no del acceso a Internet, que es de muy difícil acceso a la vez que caro. Hoy os voy a hablar sobre la información más clásica, de los periódicos y sobre la televisión, estatales por supuesto…

Mucha gente se pregunta cómo a día de hoy, un alto porcentaje de la población cubana puede seguir defendiendo a todos los que iniciaron hace más de medio siglo la tan famosa Revolución. Pues aquí os traigo algunos de los motivos por los que  aún lo siguen defendiendo.  Supongo que muchos ya os estaréis empezando a imaginar que allí no hay televisiones privadas, ni listas de doscientos canales distintos, ni siete u ocho periódicos con distintas opiniones, de distintas ideologías políticas. Estáis en lo cierto. En la isla como ya sabéis todo es diferente.  No fué tan difícil descubrir porque muchos aún siguen defendiendo todo lo que allí sucede, cuando te sientas a ver la televisión, y te das cuenta de que solo existen tres o cuatro canales distintos. Distintos solamente por el nombre y el logotipo que tienen cada una de las cadenas de televisión. Por lo demás son todos iguales. Cada uno tiene varios noticieros al día. Noticieros que de lo único que hablan es del “supuesto buen estado en el que se encuentra el país”. Sin apenas información del exterior, de lo que sucede en el resto del mundo. Después de los noticieros, podías encontrarte todo tipo de programación, desde programas musicales, seguidos de series nacionales o telenovelas de otros países, hasta “debates” donde vuelven a hablar del buen funcionamiento de la isla. Debates que no dan lugar  a preguntarte si las cosas van bien o van mal. Incluso los dibujos para lo más pequeños están obsoletos, dibujos rusos, de hace más de treinta años. En cuanto a los periódicos, son dos los mas importantes. En primer lugar el Granma, fundado en 1965 es el órgano del Comité Central del Partido Comunista de Cuba. Y en segundo lugar Juventud Rebelde, también fundado en 1965 con motivo del V aniversario de la integración del Movimiento Juvenil Cubano y de la inauguración de los primeros Juegos Deportivos Nacionales, Fidel Castro  describió al periódico como “un periódico destinado fundamentalmente a la juventud, con cosas que le interesen a la juventud, pero que debe tratar de ser un periódico de calidad y que las cosas que allí se escriban puedan interesar también a todos los demás”. Pues bien dudo mucho que ninguno de los dos periódicos interesen a jóvenes y no jóvenes, más que a los que están conformes con lo que se publica en ellos. Y digo que dudo que interesen ya que no son periódicos como pueden ser El País, El Mundo etc. Son periódicos de escaso contenido. Periódicos que no tienen más que cuatro o cinco páginas, y cómo no, la mayor parte de la información sobre Cuba y faltando a la verdad de lo que realmente ocurre. Durante mi estancia allí cogí un ejemplar de cada uno de los dos periódicos, y les eché un vistazo. Me sorprendió en mayor medida la edición de aquel día de Juventud Rebelde, en el que en primera página publicaba una carta de Fidel a Alexis Tsipras felicitándole por el “buen” camino por el que está llevando a Grecia. Y mi segunda fué que en la última página, salía publicada la letra de uno de los hits de este verano. Surrealista, ¿verdad?

En definitiva, a mi no me sorprende que haya todavía mucha gente que defienda la situación a la que se enfrentan cada día. Resulta muy difícil  con un gobierno que sólo permite que haya medios de comunicación públicos, estatales, con su misma ideología y la de su partido,con el limitado acceso a información real de su propio país y del mundo exterior que tienen puedan tener ideas propias y sobre todo una opinión contraria a los ideales de la Revolución. Aún así cada vez son más los que expresan su disconformidad con la situación que viven y sobre todo con los que dirigen el país, gracias a nuevas organizaciones y a la llegada, todavía escasa, de Internet.