Los valores perdidos. Culpa de Quién?

http://www.14ymedio.com/opinion/valores-perdidos_0_1798020187.html

El mal ejemplo de quienes Gobiernan, puede conducir con más fuerza a la depravación social y Moral (digo yo) ============

El tema de la pérdida de valores y su rescate en la sociedad cubana actual se ha convertido en una obsesión para las autoridades gubernamentales, pero todo se mueve más en la línea de los discursos, del montaje escenográfico y de las consignas que en la búsqueda seria de sus causas y en la aplicación de medidas efectivas que ayuden a cambiar la situación.

En la tan vilipendiada República existían y prevalecían valores éticos y morales en la mayoría de los cubanos que ninguna tergiversación de la historia puede negar. La honestidad, el respeto, la dignidad, el valor de la palabra empeñada, el honor, la disciplina social, la educación, el buen trato y otros muchos se trasmitían desde la familia, la escuela y la sociedad. Se inculcaban en los individuos desde pequeños y se convirtieron en atributos naturales de los cubanos de entonces, sin importar las edades ni la extracción social. Existían también quienes los ignoraban, pero eran los menos y estaban constantemente expuestos a la opinión pública y al rechazo.

Achacar ahora la pérdida de los valores al deslumbramiento de muchos por la sociedad de consumo constituye un acercamiento erróneo al problema
Esta situación fue la heredada por el nuevo régimen establecido a partir del año 1959. Durante algunos años se mantuvo pero el paso del tiempo, la dispersión de la familia, la disminución en las exigencias educacionales y la repetición de discursos vacíos hicieron mella en los valores. A eso se le sumó el incumplimiento de muchas promesas, el deterioro de la economía, los salarios y jubilaciones de miseria y la pérdida de credibilidad de los dirigentes. Todo ello erosionó los valores que habían caracterizado a los cubanos durante la colonia y la etapa republicana.

Achacar ahora la pérdida de estos valores al deslumbramiento de muchos por la sociedad de consumo constituye un acercamiento erróneo al problema. Durante la República éramos mucho más consumistas que en estos momentos, pues poseíamos recursos económicos para serlo, y siempre los mantuvimos.

La miseria material engendra miseria moral. Esa es la causa principal de la pérdida de valores. Según se fue acrecentando la miseria material de los cubanos, debido a un sistema económico fracasado, no solo incapaz de producir riqueza sino también de producir lo indispensable para vivir decentemente, se impuso la premisa del “sálvese quien pueda”.

No es con palabrería hueca, mesas redondas, talleres, jornadas y otros inventos burocráticos, ni con códigos de ética obligados a firmar, con los que se rescatarán los valores perdidos, sino con medidas económicas concretas, efectivas y profundas, que saquen al país de la crisis en que se encuentra, y donde los cubanos puedan vivir de nuevo como ciudadanos y hasta soñar. Estas medidas deben ir acompañadas de cambios sociales y políticos donde el ciudadano vuelva a adquirir su valor real, del cual nunca debió haber sido despoja

http://www.14ymedio.com/opinion/valores-perdidos_0_1798020187.html