Cuba no pudo cumplir en esta zafra tampoco, el Plan de 2 Millones de T de azucar

http://www.diariodecuba.com/cuba/1433779056_15040.html

En la reunión del Consejo de Ministros celebrada el 29 de mayo y dada a conocer de manera bastante podada por la prensa oficial el 1 de junio, el tema de la recién finalizada zafra no fue analizado. Algo verdaderamente inexplicable porque el grupo AZCUBA, que dirige 13 empresas azucareras depende del Consejo de Ministros.
Como el plan de la zafra no fue cumplido, el Gobierno silenció lo acontecido. Pero no hay dudas de que el principal responsable de que el plan de azúcar no se cumpliera es el Gobierno.
Durante varios meses la prensa oficial no brindó ninguna información sobre la marcha de la zafra, muestra de la total supeditación de los medios oficiales al Departamento Ideológico del Partido Comunista, que es en definitiva el que dice la última palabra de lo que se informa o no.
El silencio informativo en torno a la producción de azúcar indicaba que las cosas no marchaban como esperaba el Gobierno.
José Ramón Machado Ventura, vicepresidente del Consejo de Estado, en su discurso en el acto de clausura del XXI Congreso de la Asociación Nacional de Agricultores Pequeños (ANAP) el pasado 17 de mayo, al abordar el tema de la zafra, utilizó un lenguaje críptico, ese al que recurren los dirigentes del Gobierno cuando los asuntos que abordan son sensibles. Dejó en el ambiente una atmosfera cargada de incertidumbre.
Hay que descifrar lo que dijo el Vicepresidente del Consejo de Estado al referirse a la zafra recién concluida: "Nuevamente, como en años anteriores, no se va a cumplir con el plan de azúcar, se van hacer 300.000 toneladas más que en la zafra precedente".
Es cierto que no se cumplió, pero ante estos tan generalizados y abstractos planteamientos, surgen varias preguntas: ¿Cuántas toneladas de azúcar se produjeron el pasado año? ¿Cuál fue el plan para la zafra que recién culminó? ¿Cuánto realmente se produjo?
De los resultados finales de la zafra solo se sabe lo que informó Machado Ventura a los delegados al XXI Congreso de la ANAP. Es una total falta de respeto a la ciudadanía ese patológico secretismo.
En definitiva, es un secreto a voces que en la zafra del 2014 de una meta de 1,8 toneladas de azúcar, solo se produjeron a duras penas 1,6 millones de toneladas, y en la que acaba de finalizar, de un plan de 2 millones de toneladas, solo se logró producir 1,9 millones de toneladas.
El tema de la zafra 2014-2015 volvió aparecer en la prensa oficial el 29 de mayo, en un artículo publicado por la periodista de Granma Arianna Ceballos González, titulado "Aumenta la producción de azúcar a pesar de no cumplirse el plan". En dicho trabajo se observa que persiste la escandalosa manipulación en torno a los factores que contribuyeron a que el plan de azúcar no se cumpliera.
La periodista de Granma no explica cuál era la meta de la zafra recién concluida, ni tampoco el total de toneladas de azúcar producidas. Es sabido que los periodistas oficiales están obligados a escribir lo que se les ordena, o de lo contrario los ponen de patitas en la calle. Es por eso que falta tanta información en el trabajo de Ceballos González.
No dice la periodista que en la zafra que comenzó el 30 de noviembre de 2014 solamente cumplió su plan de producción la provincia de Cienfuegos. Las provincias, que además de Cienfuegos fueron las primeras en iniciar la zafra, Artemisa y Mayabeque, incumplieron.
La zafra chica terminó el 31 de diciembre con buenos resultados productivos. Para esa fecha, más del 80% de los 50 centrales que participaron en la zafra habían terminado satisfactoriamente sus reparaciones.
Los directivos de AZCUBA aseguraron disponer de suficiente caña lista para moler. Había más de 450.000 hectáreas de caña con un rendimiento cercano a las 47 toneladas por hectáreas, lo que garantizaría sin muchos inconvenientes producir 2 millones de toneladas de azúcar.
Para ello, el Grupo Azucareros confirmó el aseguramiento en cuanto al número necesario de combinadas que garantizarían más del el 90% del corte de caña mecanizado, la suficiente cantidad de camiones, remolques, carretas, tractores, maduradores, además de reparaciones de caminos, canales de riego, etc.
En los meses de diciembre, enero y febrero las condiciones climáticas fueron muy favorables, por las bajas temperaturas registradas y la total ausencia de lluvia, factores que garantizaron la rápida maduración de la caña. El tiro directo de caña fresca a los basculadores debió posibilitar alcanzar rendimientos industriales entre 10 y 11 toneladas de azúcar por cada 100 toneladas de caña molida.
La periodista de Granma , sin entrar en muchos detalles, señaló que las provincias de Sancti Spíritus, Ciego de Ávila, Cienfuegos, Villa Clara, Santiago de Cuba y Las Tunas cumplieron su plan de producir 200.000 toneladas de azúcar, pero no explicó cuáles fueron la razones de los incumplimientos de las provincias de Artemisa, Mayabeque, Matanzas, Camaguey, Granma y Holguín.
Tampoco la periodista mencionó a los grandes centrales como el 30 de Noviembre de Artemisa, el Mario Muñoz, de Matanzas, Batalla de Las Guásimas, en Camaguey, Grito de Baire, en Bayamo, Urbano Noris y Cristino Naranjo en Holguín, que potencialmente están en capacidad de producir más de 90.000 toneladas de azúcar. No entró a analizar qué realmente sucedió para que estos centrales no cumplieran con su meta de producción de azúcar.
Nunca antes existieron mejores condiciones, se pudiera decir que óptimas, en cuanto al aseguramiento material, la terminación a tiempo de las reparaciones y las condiciones climáticas. Todo hacía augurar que las 2 millones de toneladas de azúcar fijadas para la presente zafra se cumplirían sin muchos tropiezos. Incluso los menos optimistas se atrevieron en afirmar que de mantenerse el ritmo de corte, tiro, con molidas cercanas al 70% y con rendimientos industriales por encima del 10%, de seguro que se sobrepasaría dicha meta. Pero ocurrió todo lo contrario y todavía se está a la espera que AZCUBA explique lo que realmente pasó para que el plan no se cumpliera.
La zafra se prolongó cinco meses y medio más de lo económicamente permisible. Con la fluctuación del precio del azúcar en el mercado internacional, que estuvo entre 15 y 13 centavos de dólar la libra, lo correcto era haber terminado la zafra a más tardar en la última semana de abril, algo que lamentablemente no sucedió.
A las arcas del Estado cubano dejaron de entrar 29.652.000 de dólares por las 100.000 toneladas de azúcar dejadas de producir.