La Revolución Bolivariana dibuja una Parábola #Venezuela

http://www.noticierodigital.com/2015/05/y-conste-no-somos-profetas-del-desastre/

#Venezuela Inside
Como en toda Tendencia La Revolución en Venezuela va cuesta abajo. Ya se dibuja el lado derecho de la parábola, imaginándola como un gráfico. Maduro Ni Podrá Nacionalizar más empresas porque todo ha sido un desastre, ni podrá elevar el Precio de la Gasolina. Solo alimenta la Inflación soltando un 30% de dinero sin respaldo Productivo a la Ya Pésima Circulación Monetaria en el pais!! El Control Cambiario Beneficioso para las Politicas del Gobierno. No lo es para el Progreso de la Economia y el saneamiento de las Finanzas Internas. Que hará Maduro? Marea Socialista le dice adios al PSUV y los obreros le reclaman directamente al Presidente Obrero. Maduro No está en condiciones Politicas ni Económicas de ofrecer otras soluciones que las que el Mercado Exige. Eliminar el Control Cambiario y Ajustar las Finanzas Internas y Externas a la realidad del Mercado Internacional. Le deseo exito en sus decisiones Habilitantes.

=============

Opinión

José “Cheo” Salazar
ND
Y conste, no somos profetas del desastre
2 Mayo, 2015
“Hay dos maneras de llagar a un desastre: una, pedir lo imposible; otra, retrasar lo inevitable” Francisco de Asís Cambó y Batlle (1876 – 1947) Político, abogado y economista español.
El proceso de destrucción nacional, avanza a paso de vencedores. Las expropiaciones, confiscaciones o sencillamente las gobiernizaciones de comercializadoras, distribuidoras, empresas, hatos, edificaciones, fábricas e industrias de todo tipo, sumado a la ineficiencia y corrupción, son las grandes acciones e iniciativas burocráticas, que han traído este estado generalizado de hambre, necesidad y miseria, que vivimos los venezolanos. Esos polvos rojos rojitos, trajeron estos lodos empantanados. El que tiene ojos ve. opinan los foristas
Las empresas que están en manos del gobierno fueron quebradas, arruinadas o están en estado calamitoso, pero en medio de la desgracia, no detienen su marcha destructora. La última acción malévola, ha sido emprender una campaña de difamación e injuria contra Alimentos Polar, el único consorcio que queda en pie y que gracias a su producción, los venezolanos, por ahora, podemos obtener algunos productos básicos de excelente calidad. Una verdad incuestionable.
Las empresas que producen harina precocida y que están en manos del gobierno tienen capacidad para producir el 52% del mercado nacional. Están paralizadas o producen una mínima cantidad, pero eso no preocupa al régimen. La gran preocupación de la corrupta, ineficiente e incapaz burocracia roja rojita, es que las plantas de Harina Pan – la mejor del mercado – producen al 100% y son las únicas que llegan a la cocina del venezolano. Esa realidad les produce urticaria y buscan a troche y moche liquidarla también. La perversidad hecha gobierno.
El pueblo a estas alturas del juego, está claro. Alimentos Polar, ha sido, es y si la dejan funcionar normalmente, parte de la solución alimentaria del país. El problema, indiscutiblemente es el gobierno, que practica la política de tierra arrasada, se vende como víctima, pero que a pesar de la gigantesca propaganda oficial, repartiendo culpas de sus propias carencias, está desenmascarado. No tienen voluntad y menos capacidad para echar a andar el aparato productivo del país, al contrario su política es destruirlo totalmente. Y eso no se puede permitir o viviremos una hambruna. El resultado es obvio.
No hay dudas que Venezuela vive la hora más menguada de su historia. La revolución que se presentó como una esperanza, trajo como resultado grandes frustraciones. Inseguridad, corrupción, desempleo, pésimos servicios públicos, escasez, colas humillantes, ruina y una pavorosa inflación. No es descartable inferir, que si continúan retrasando lo inevitable, esto puede concluir en una gran tragedia nacional. Y conste, no somos profetas del desastre, pero lo que está a la vista no necesita anteojos.