Tras 20 años, libertad para el misterioso espía de EEUU en Cuba

Tras 20 años, libertad para el misterioso espía de EEUU en Cuba | El Nuevo Herald.

Del sorpresivo anuncio de acercamiento entre Estados Unidos y Cuba surgió otro misterio: el del espía cubano que trabajaba para la inteligencia estadounidense, liberado este miércoles tras permanecer casi 20 años prácticamente olvidado en las prisiones de la isla.

La puesta en libertad de este agente cubano, cuya misma existencia era un misterio, fue anunciada por Washington tras la liberación del estadounidense Alan Gross, un contratista del Departamento de Estado encarcelado en Cuba desde hace cinco años, y de tres espías cubanos presos desde fines de los años noventa en Estados Unidos.

“A cambio de los tres agentes cubanos, Cuba liberó a uno de los más importantes agentes de inteligencia que Estados Unidos ha tenido en Cuba, y que ha estado en prisión por cerca de dos décadas”, dijo Obama durante su histórico discurso sobre el acercamiento entre Washington y la isla caribeña.

“Este hombre, cuyo sacrificio es conocido por unos pocos, suministró a Estados Unidos información que permitió el arresto de una red de agentes cubanos que incluía a los hombres enviados a Cuba así como otros espías en Estados Unidos, explicó Obama.

“Este hombre está ahora bajo nuestro resguardo”, se felicitó el mandatario.

La Dirección de Inteligencia Nacional (DNI) confirmó la liberación del agente y señaló que los detalles de la información que suministró se mantendrán de manera “confidencial”.

[Fuentes consultadas por El Nuevo Herald creen que se trata de Rolando Sarraff Trujillo, un antiguo agente de inteligencia cubano que fue encarcelado en 1995 bajo cargos de espionaje en Cuba y sentenciado a 25 años de prisión]

“Su liberación es un cierre adecuado al capítulo de la Guerra Fría en las relaciones de Estados Unidos y Cuba”, señaló la DNI en un comunicado.

Un funcionario estadounidense saludó su “trabajo heroico por Estados Unidos, a expensas de grandes riesgos” y otro reconoció que muchas personas de hecho desconocían la existencia del agente.

La DNI reveló que la información suministrada por el agente “condujo a la identificación y condena de la analista de la agencia de inteligencia de Defensa (DIA) Ana Belén Montes (arrestada en 2001, ndlr), del ex funcionario del Departamento de Estado Walter Kendall Myers(detenido en 2009, ndlr) y su esposa Gwendolyn Myers“.

Además, confirmó que la liberación de este cubano se hizo en un canje con otros tres agentes cubanos anunciado por Obama, miembros de la “Red Avispa en Florida”, y parte del llamado “Grupo de los Cinco”.

Gerardo Hernández, Ramón Labañino y Antonio Guerrero, detenidos en 1998 en Estados Unidos y condenados en 2001 a duras penas de prisión por espionaje, “arribaron hoy a nuestra patria”, anunció el miércoles el presidente cubano Raúl Castro en una alocución por los medios estatales, en simultáneo con el discurso de Obama en la Casa Blanca.

La Habana denunciaba regularmente las “condenas injustas” de cinco de sus agentes detenidos en Estados Unidos, considerados en su país como “héroes de la lucha antiterrorista” y que habían infiltrado las filas anticastristas en el estado de Florida, reducto de la inmigración cubana, en el sureste estadounidense.

Dos de ellos fueron liberados tras cumplir su condena, pero La Habana insistía en la liberación de los otros tres agentes.

Estados Unidos y Cuba dieron este miércoles inicio a un acercamiento histórico tras decenas de tensiones heredadas de la Guerra Fría, al prometer la reanudación de sus relaciones diplomáticas y mayor cooperación económica.

El anuncio ocurrió pocas horas después de la liberación y arribo a Estados Unidos de Alan Gross, un estadounidense de 65 años que había sido detenido hace cinco años en Cuba, y para quien Washington pedía libertad.

Estados Unidos había condicionado una tregua con Cuba a la liberación de este excontratista del Departamento de Estado, que había sido condenado a 15 años de prisión por haber introducido en Cuba aparatos para la transmisión satelital prohibidos en la isla comunista.