De cumbres y apatía | @24newsHD

De cumbres y apatía | 24newsHD.

De cumbres y apatía

 

 

De nuestro corresponsal en Veracruz, Alexis Boente (Jr)

 

La XXIV Cumbre Iberoamericana que sesiona desde este lunes en Veracruz, México, anunció como uno de sus principales propósitos recuperar la importancia de estos encuentros para la región, sin embargo, la ausencia de algunas naciones pudiera impedir ese logro.

 

Cristina Fernández alegó problemas de salud. La mandataria de Brasil habló de su agenda. Ni Maduro ni Raúl han dicho nada. La voz de los principales líderes de la izquierda iberoamericana no se escuchará en las sesiones del evento, aun cuando la agenda esquiva las cuestiones ideológicas y prioriza la importancia de invertir más recursos en la educación, y de colocar al conocimiento en el centro del desarrollo social.

 

Muchos hablan de una región dividida, lo que menos convendría cuando América Latina padece una desaceleración económica, y España y Portugal no acaban de superar la crisis, a pesar de los avances.

 

¿Será que para la izquierda la solución a estos problemas no emanará de los diálogos en Veracruz? Cualquier respuesta, es pura especulación, pero lo que sí resulta evidente, es la prioridad que le conceden estos gobiernos a otros encuentros o alianzas, por encima de la Cumbre: la CELAC, UNASUR, el ALBA – TCP, la Asociación de Estados Caribeños o PETROCARIBE, nacidos del interés regional y con logros palpables.

 

El inicio de la Cumbre este lunes coincidió con la clausura en La Habana de la V Cumbre CARICOM – Cuba, donde se habló de cooperación y colaboración, pero en el área del Caribe.

 

¿Seguridad ciudadana? De eso no se habla

 

De eliminar la pobreza mediante el acceso a la educación y la inclusión social, se habla en el Word Trade Center de Boca de Río, en el puerto de Veracruz. Sin embargo, dos cuestiones que inciden en esa pobreza, parecen prohibidas por “respeto” a los organizadores de este encuentro: la corrupción y la violencia, principales móviles del secuestro y la desaparición de un grupo de estudiantes en el estado de Guerrero.

 

Antes del inicio del cónclave, algunos mandatarios hicieron pública su solidaridad con el caso de los normalistas, entre ellos, el presidente de Perú, Ollanta Humala, quien mostró su interés en colaborar con las investigaciones, si el gobierno de México lo requiere.

 

Sin embargo, el ministro de Asuntos Exteriores y de Cooperación de España, José Manuel García-Margallo, descartó la idea de que los participantes en la Cumbre Iberoamericana emitan algún pronunciamiento sobre Ayotzinapa.

 

Minutos antes de que el mandatario de la nación sede comenzara a estrechar las manos de sus invitados, un grupo de mexicanos se concentró en zonas cercanas, con camisas negras que recordaban a los desaparecidos. Una vez ubicados en el lugar, a pesar del gran despliegue de seguridad, los representantes de diversas organizaciones sociales comenzaron a lanzar consignas contra el gobierno de Enrique Peña Nieto.

 

En Veracruz solo se escuchan los monólogos de los asistentes. Unos leen sus discursos, otros los improvisan. Urge que en las próximas horas se establezcan acuerdos, soluciones y se impulse una verdadera integración, esa que nos permitirá hablar, más que de una Cumbre, de una comunidad de países que se complementan unos con otros.

 

 

Alexis Boentes Arias