Salida al mar. Siguen los Muertos | 24newsHD

Salida al mar | 24newsHD.

De nuestro corresponsal

Alexis Boente (jr.)

Luego de siete días en el mar, una embarcación cubana recaló este primero de diciembre a unas dos millas de la isla de Holbox, en el estado de Quintana Roo, México. El propósito del grupo era llegar a las costas de Miami, Estados Unidos, pero las condiciones meteorológicas desviaron al bote, de unos 9.7 metros de eslora y 3.5 de manga, hacia aguas mexicanas.

De los 21 balseros que salieron de Batabanó, en la costa sur del occidente cubano, solo dos pudieron ser rescatados, mientras que los otros 19 permanecen desaparecidos.

Según las declaraciones del capitán del Puerto de Holbox, José Luis Ibarra, aun continúa la búsqueda de los cubanos, los cuales pudieron haber sido rescatados por otras lanchas en la propia madrugada del día primero.

De acuerdo con el propio Ibarra, dentro de la embarcación encontraron ropa sucia y envases vacíos de sueros, que probablemente evitaron la deshidratación de los emigrantes durante los más de 500 kilómetros de recorrido.

¿Regresan los noventa?

Con la actualización de su política migratoria en enero del 2013, el gobierno de la Isla eliminó el permiso que los cubanos debían solicitar para salir del país. Sin embargo, a dos años de estos cambios y de manera inesperada, se ha disparado el número de balseros que se lanzan al mar, casi siempre en embarcaciones improvisadas e inseguras, elaboradas por ellos mismos.

La guardia costera estima que el número de cubanos que arriesgaron sus vidas para llegar a Estados Unidos, aumentó en un 75 % entre los años 2013 y 2014: 3.722 balseros, la cantidad más elevada desde 2008, según publica la agencia AP.

Sin embargo, esta situación no puede compararse con la crisis de los balseros en los años noventa, cuando unos 37.000 cubanos se lanzaron al mar para escapar de las carencias económicas derivadas de la caída de la URSS.

Aunque se eliminó el permiso de salida, los cubanos que deseen emigrar a otro país deben solicitar una visa en los consulados correspondientes, pero los requisitos son inalcanzables para muchos, principalmente por la obligación de demostrar solvencia económica.

En el caso de México, su consulado en La Habana exige un comprobante de cuentas bancarias o de inversión, con un saldo promedio mensual equivalente a $1.700 dólares. ¿Cómo un cubano logra ahorrar esta cantidad, en una nación donde el salario medio mensual apenas asciende a los 20?

Quienes solicitan visa para Estados Unidos, deben pagar 160 dólares por el hecho de acceder a la entrevista, aun cuando solo unos pocos reciben el permiso, y quienes no, por supuesto, pierden su dinero.

Pocos países aceptan la entrada de ciudadanos cubanos sin visa, entre ellos, Rusia, Hungría, Ucrania, Bielorrusia, Eslovaquia, Malasia, Barbados, Granada, Moldavia, San Vicente y las Granadinas, y San Cristóbal y Nevis. Sin embargo, no existen conexiones aéreas directas entre La Habana y estas naciones, por lo que se necesita una visa de tránsito.

En resumen, entre la rigidez de los consulados para conceder sus visas, y la actualización de un modelo económico que no repercute ni en la mesa ni en los bolsillos de los cubanos, la solución para muchos sigue siendo el mar. Entonces aparecen historias, unas de reencuentros, como la del muchacho que logra abrazar a su padre en un centro de acogida de balseros, luego de ocho años de separación; pero otras de dolor y desesperación, como la de los desaparecidos esta semana en las aguas de Quintana Roo.