#Mexico incentiva la Inversión con apoyo de la Banca nacional

Bancos confían en el país; invertirán 76,600 millones de pesos | El Economista.

 

La economía mexicana no ha ido tan bien en los últimos años. Sin embargo, la expectativa que generó la aprobación de las llamadas reformas estructurales hace pensar a los bancos extranjeros que operan en el país que vienen las épocas de bonanza. Por ello, en los últimos dos años han anunciado inversiones cercanas a los 76,600 millones de pesos. Algunas de estas ya se concretaron, pero la mayoría son a largo plazo.

El anuncio más fuerte hasta el momento lo ha hecho el español BBVA, cuya filial mexicana, Bancomer, es la más grande del sistema financiero nacional. En marzo del 2013 informó de una inversión para los siguientes cuatro años, de 3,500 millones de dólares (alrededor de 45,000 millones de pesos).

De éstos, 1,500 millones de dólares son para nueva infraestructura tecnológica, más canales de distribución, y el fortalecimiento de plataformas operativas y de riesgos; 1,300 millones de dólares son para la remodelación de sus sucursales y 700 millones de dólares para la construcción de sus nuevos centros operativos y su sede corporativa, que estará sobre Paseo de la Reforma.

A decir de directivos del banco, hasta el momento se han gastado alrededor de 1,000 millones de dólares, por lo que el resto se tiene programado para los próximos dos años. “Al cierre de este ejercicio (2014) estaremos ya prácticamente en 50% de ejecución, porque este último trimestre vamos a realizar pagos muy importantes tanto dentro de los edificios corporativos, como los que tenemos que realizar como consecuencia de estructura de oficinas, cajeros automáticos, y desarrollos tecnológicos. Por lo tanto, el plan va muy bien”, ha dicho Vicente Rodero, director general de BBVA Bancomer.

La siguiente inversión más fuerte la anunció en septiembre pasado el estadounidense Citigroup, al que pertenece Banamex. En esa ocasión, en ceremonia encabezada por el CEO del grupo, Michael Corbat, se informó de la inversión de 20,000 millones de pesos para los siguientes cuatro años. El gasto será para mejorar la tecnología, operaciones, centro de datos y red de distribución del banco, incluida la construcción de un nuevo punto de cómputo en Querétaro.

“No hay otro país con tan fuerte combinación de factores que estimulen el crecimiento como México. Es difícil encontrar uno. Citi es consciente de las necesidades de inversión y de financiamiento que surgen de procesos de transformación de México”, refirió en aquella ocasión Michael Corbat.

Apenas el martes pasado, Scotiabank anunció una inversión por 3,600 millones de pesos, a ejercer durante los próximos cinco años. De este monto, 3,300 millones serán para mejorar las plataformas operativas, así como su banca en línea y móvil; y 300 millones para la expansión de su red de distribución.

“Atender cada vez mejor a nuestros clientes es una prioridad para Scotiabank, y estas inversiones mejorarán su experiencia en el banco y el acceso que tienen a participar en una importante y creciente área de la economía mexicana (…), creemos que las reformas impulsadas por el presidente Enrique Peña Nieto crean muchas oportunidades para negocios de todos los tamaños y queremos ayudar activamente a nuestros clientes a participar en estas oportunidades”, manifestó Brian Porter, presidente y CEO de Scotiabank.

En el 2013, Santander México anunció un plan de expansión de 200 sucursales, para lo cual se requirió una inversión de más de 1,500 millones de pesos.

En los últimos 15 años, este grupo financiero ha realizado inversiones en el país por más de 7,500 millones de dólares.

También en el 2013, HSBC inyectó 500 millones de dólares (alrededor de 6,500 millones de pesos) a su subsidiaria en México. El destino de esta inversión fue para la ampliación de la oferta de crédito para familias y empresas en todo el país; lo mismo que para seguir con su programa de modernización de infraestructura física y tecnológica.

Alistan fondos para financiar a los proyectos de energía

Una vez aprobada la reforma energética, algunos bancos, tanto extranjeros como nacionales, han revelado que ya preparan fondos para financiar los proyectos de energía que podrían llegar a México. Hasta el momento, según lo anunciado, el monto alcanza alrededor de 350,000 millones de pesos.

Citi, por ejemplo, en el anuncio de inversiones que hizo en septiembre pasado, informó que una de sus líneas estratégicas para los próximos cuatro años es ampliar el financiamiento para los sectores de energía e infraestructura por 130,000 millones de pesos, a través de crédito directo y de los mercados de deuda de capital.

La semana pasada, Scotiabank anunció que ampliará sus programas de crédito a proyectos energéticos públicos y privados con valor de hasta 10,000 millones de dólares (más de 130,000 millones de pesos) durante los próximos cinco años.

En la actualidad, este banco apoya activamente el sector energético en México, y en los últimos tres años ha participado en proyectos con valor de 4,000 millones de dólares.

En agosto pasado, Santander México refirió que dispone de 65,000 millones de pesos para proyectos de infraestructura energética en el país; mientras que Banorte ha dicho que trabaja en la integración de dos fondos por 1,000 millones de dólares (alrededor de 13,000 millones de pesos) para el mismo rubro.

En mayo pasado HSBC anunció, junto con Nacional Financiera (Nafin), un fondo por 26,000 millones de pesos para financiar a empresas que sean parte de la cadena productiva del sector energético.

Otros bancos que han manifestado su interés en financiar proyectos derivados de la reforma energética son BBVA Bancomer e Interacciones, aunque éstos aún no definen los montos.

eduardo.juarez@eleconomista.mx