El Mariel sigue siendo una “vía de escape”

La Zona Especial de Desarrollo Mariel por dentro | OnCuba.

Ante esa realidad, el éxodo de profesionales hacia la ZEDM preocupa a no pocos en el ámbito de la empresa estatal, de ahí que en varios escenarios se haya manifestado la necesidad de elevar la estimulación a obreros y mejorar las condiciones de trabajo para hacerse más competentes, especialmente dentro del propio Mariel.

No obstante, la ZEDM no está exenta de escollos.

Según Abel Sotero Rondón, quien está al frente de los torneros en el Taller Central de la DINVAI, no todas las condiciones materiales están creadas: “Les damos mantenimiento y reparación a todos los equipos con averías. Los equipos son arreglados sobre todo por el esfuerzo y la iniciativa de los obreros. Actualmente la empresa está en la transición de mixta a netamente cubana y ha tenido ciertas dificultades en cuanto a gestión”.

A pesar de que continúan garantizados los medios de protección, el transporte y la alimentación, la calidad de esta última ha decaído, ilustra Sotero. Esto, junto a la disminución o irregularidades en el pago, ha motivado que parte de los obreros deseen emigrar a la TCM, donde hay mejores opciones.

Léster Lázaro Plasencia señala otra dificultad: “La ZEDM es muy grande y las fuerzas de trabajo están dispersas por las diferentes áreas. Por tal razón, la información no llega bien a todos. No funciona bien la comunicación entre los obreros y la administración. Por ejemplo, se habla mucho del cambio del sistema de pago, pero nada se ha comunicado de forma oficial”.

El pago a los trabajadores de la ZEDM funciona de la siguiente forma: la agencia empleadora se queda con el 20 por ciento de lo acordado como salario con la entidad extranjera, que paga en dólares. Eso se cambia en pesos en una tasa de 10×1, y el resultado de ese cambio es lo que percibirá como salario el trabajador. Luego paga 5 por ciento sobre los ingresos personales y otro 5 por ciento por concepto de contribución a la seguridad social. Si la empresa extranjera paga 100 dólares por un empleado, la agencia empleadora se queda con 20. De los 80 restantes, a una tasa de cambio de 10×1 resulta 800 (de los 1920 que percibiría con una taza de 24×1). De tal grado, cobrando 5 por ciento sobre ingresos personales, se convierte en 760 pesos. Y 5 por ciento de contribución a la Seguridad Social, se reduce a 722.

De aquí y allá

Además de los artemiseños, trabajadores de otras provincias muestran su interés ante las oportunidades de la ZEDM. En el Taller Central laboran más de 100 obreros provenientes de los diferentes municipios de la provincia y de La Habana, declara Sotero.

Entre tanto, Plasencia explica: “Hay trabajadores fijos y contratas de provincias como Guantánamo, Sancti Spíritus, Granma, Holguín, Camagüey, Cienfuegos y Villa Clara. Gran parte de los de provincias lejanas se alquilan en Mariel, trabajan por un período largo sin descanso, incluyendo fines de semana, para luego tomar un descanso prolongado y poder visitar sus lugares de origen”.

A pesar de que hoy reside en Mariel, Yuniel Buedo Rodríguez es natural de Holguín. Al iniciar la TCM, Yuniel pasó un curso y fue seleccionado para ser operador C de equipos portuarios.

“La TCM todavía es nueva y tiene muchas perspectivas de progreso. Aplicamos un novedoso sistema de informática para manejar los contenedores. Todo es de tecnología moderna, de las mejores de América. Buscamos mejor rendimiento porque se paga estímulo. Según tu trabajo es tu salario. Cobramos de acuerdo con el movimiento de contenedores: 0.08 CUC por cada contenedor si se trata de movimiento en el barco y 0.04 CUC cuando es de monta; o sea, al despacharlos. La norma media es de 22 contenedores diarios. Laboramos por turnos alternos de ocho horas, lo que significa que la TCM trabaja las 24 horas. No hay sábados, domingos o días feriados”, confirma Yuniel.

Camino a su centro laboral, Yasmany Cruz ve cada día frente el edificio administrativo de la TCM largas colas de personas interesadas en trabajar allí. Según Martínez Matos, “el proceso de selección es riguroso. Se hacen entrevistas tanto por la parte cubana como por la extranjera. Como estamos comenzando, la demanda de trabajadores irá en aumento. Ahora se están ofreciendo muchos cursos y se escoge a los mejores para que pasen de la teoría a la práctica”.

Más allá del futuro aporte de la ZEDM al progreso económico del país, se aprecia su impacto en la vida y el entorno familiar de los más de mil 500 artemiseños que laboran allí, e incluso de aquellos de fuera de la provincia que han optado por emplearse en sus áreas de trabajo.

El éxodo de profesionales hacia la ZEDM preocupa a no pocos en el ámbito de la empresa estatal
El éxodo de profesionales hacia la ZEDM preocupa a no pocos en el ámbito de la empresa estatal / Foto: Yudivián Almeida Cruz.

Un pensamiento en “El Mariel sigue siendo una “vía de escape”

  1. Pingback: El Mariel sigue siendo una "vía de escape" | Noticias de mi Tierra

Los comentarios están cerrados.