Fotografía de José Martí revela su estatura real 1.67 cm

Fotografía de José Martí revela su estatura real –

Fotografía de José Martí revela su estatura real

 

 

 ” La conclusión es una: José Julián Martí Pérez medía aproximadamente 167.5 centímetros (5.49 pies, 65.94 pulgadas) de estatura en 1893. El rango de error es estimado entre 5 y 10 milímetros”.

José Antonio Soto

 

Especial para el Nuevo Herald

 

La estatura de los hombres ha sido siempre una razón de dilema, literalmente, desde la cabeza hasta los pies. La talla, por siglos, ha estado en contubernio o contraposición al alcance de las ideas, de la psiquis y del talento del sujeto en cuestión.

Napoleón, Polifemo y hasta Meñique, han tenido sus virtudes y desaciertos en cuanto al tamaño de sus huesos y el largo de su inteligencia, pero no hay dudas de que la estatura es un marcador de individualidad, del desarrollo físico y de la salud misma.

La medida exacta de José Martí se oculta como un misterio a falta de datos médicos precisos sobre su talla. Unos días antes su embarque hacia Cuba, en Montecristi, Santo Domingo, circa 1895, el Martí mambí concurrió a tomarse sus medidas. Tenía 42 años. Cada centímetro del traje confeccionado por el sastre dominicano Ramón Antonio Almonte nos da una imagen que levanta, sobre la mesa de dibujos y cortes, el porte de un hombre delgado, de medidas sobrias. Sus dimensiones corporales quedaron escritas:

Hombros, 45 cm (17.71 pulgadas)

Manga por fuera, 82 cm (32 pulgadas)

Cintura, 80 cm (31 pulgadas)

Pantalón, 102 cm (40 pulgadas)

Chaleco, largo, 65 cm (25.59 pulgadas)

Todo, incluso hoy, indica que se trataba de un hombre menudo, quizás longilíneo, que es el término médico para describir a alguien delgado y de proporciones longas. Esto, en cambio, no es de ancho suficiente para saciar la curiosidad histórica de generaciones enteras que anhelan algo más que documentación sobre cuánto medía en vida el pensador de la patria nueva.

DE LA MESA AL BURO

La doctora Nicole Spaun, de la Oficina Federal de Investigaciones (FBI) de Estados Unidos, junto a la Unidad de Tecnología Operacional/Unidad de Análisis de Video, Imágenes y Audio Forense, ha utilizado por años protocolos de análisis de imágenes para determinar la estatura individual con alto nivel de precisión. La fotogrametría es una de las técnicas más empleadas y hoy en día es apoyada por la omnipresencia de pantallas digitales. Inferir la estatura de un sujeto por este método ha sido tan eficaz que el análisis forma parte de los procedimientos federales de nuestra América. Se trata de un método simple, indirecto, y casi exacto.

Usted quizás haya visto en algunas agencias bancarias un tallímetro cerca de donde se obtiene el dinero. Cuando se producen asaltos y quedan fotos o videos, las imágenes sirven también para inferir la estatura, casi exacta, del atracador. Esto puede exonerar de cargos a algunos e inculpar al sospechoso. Se trata de un método respaldado por casos precedentes, numerosos legos y expertos en criminología. Se basa en fotogramas. Esencialmente es el uso de un objeto, del cual conocemos sus medidas, y que aparece en la fotografía. Así, es posible analizar sobre la imagen cuánto miden otras cosas y personas alrededor usando las medidas del objeto conocido como medidor o patrón. Igualmente en los centros médicos se ha usado el colocar una regla junto al paciente cuando se le toman radiografías. Una vez revelada la imagen, se usa la regla fotografiada en el film para saber el tamaño de un tumor, un quiste o cualquier otra anomalía; por supuesto, ya hoy las computadoras nos ahorran la artesanía de aquellos métodos originales de fotogrametría analítica desplazados por softwares arrogantemente inequívocos.

PIXELES Y TAMPA

Una foto de Martí con los tabaqueros de Tampa abrió el diafragma de una investigación prometedora. La daguerrotipia del héroe de Dos Ríos (cortesía de University of South Florida Historical Photography Collection) fue hecha en 1893, mientras se encontraba de pie junto a una muchedumbre de torcedores, exiliados y conspiradores por la libertad. Niños algunos, posan orondos sobre una escalera de hierro que ha sobrevivido más de una centuria. Allí, en el número 1998 Avenida República de Cuba, en Ybor City, duerme inmutable el patrón de acero; quizás la única clave, palpable, de la estatura física de un hombre que siguió creciendo después de su caída.

Se hizo preciso llegar a los escalones perdidos en el tiempo. Antes del viaje a Tampa hubo una revisión minuciosa de la fotografía original para determinar de antemano qué parte del molde de metal se utilizaría. Se estudió cuidadosamente la instantánea: Martí posa de cuerpo entero sobre el décimo escalón, en el tope del macizo. Usando una computadora se determinó la posición del pie izquierdo del apóstol cubano. Su figura es continua, ascendente; la pierna izquierda; el tronco; los brazos y la cabeza. El paso subsiguiente fue encontrar en la imagen una porción de la escalera que se pudieran localizar también en el sitio actual: un dato sólido, de hierro. Se excluyó la base. Accidentes, óxido, y erosión podrían alterar las mediciones.

La escalera, casi piramidal, se orienta ascendente, de este a oeste. Se midieron dos de los adornos del herraje icónico. Cuarto escalón del frente, orificio 12 desde el lado sur, y quinto escalón, del frente también, en el orificio 10 desde el lado sur. Los orificios ornamentales estudiados son prominentes, hexagonales, y se hallan próximos a las férreas junturas.

El que se halla sobre el quinto escalón aparece claro en la foto de Martí. Comprobamos que no mostrara signos grosos de alteración, soldaduras, pegostes de pintura o reparaciones recientes. Se observaron sólo algunas burbujas de oxidación. Se tomaron fotografías comparativas y se vio que el pórtico había cambiado notablemente desde la foto antigua, no así los ornamentos de acero. Steve Rajtar, en su libro A Guide to Historic Tampa (Guía de la Tampa Histórica), cuenta que el techito y las columnas originales fueron desmantelados y llevados a Cuba. Según el documento oficial FL-270, de Historic American Buildings Survey, de 1973, la superficie de los escalones también fue trasladada a la isla después de la guerra de independencia; sin embargo, la escalera de hierro se ha aferrado a Tampa y jamás se ha movido de su base.

MESURADO

Para mayor precisión se empleó una cinta métrica médica y un calibrador de electrocardiogramas que asemeja un compás de dos puntas. Dos áreas fueron comparadas entre si. La diferencia fue de 1.6 milimetros en su mayor diámetro. Se trata de una estructura de hierro fundido en un molde que se repite a lo largo, escalón tras escalón. Toda una obra viva gracias a los ciudadanos de Tampa y a su benefactor, el “Señor Ybor”.

Este edificio de rojos ladrillos, llegó a ser la mayor fábrica de tabacos del mundo. El Club de Rotarios le construyó una lápida en 1950 donde reza: “Desde esta escalinata, en 1893, el apóstol de la libertad de Cuba, con elocuentes palabras, pidió a los tabaqueros cubanos emigrados, que le ayudasen a conquistar la independencia de su país, aportando hombres, armas y dinero”.

La medida del hexágono de hierro se multiplicó por las veces que el adorno se podía superponer a la imagen del héroe nacional en la foto histórica. La conclusión es una: José Julián Martí Pérez medía aproximadamente 167.5 centímetros (5.49 pies, 65.94 pulgadas) de estatura en 1893. El rango de error es estimado entre 5 y 10 milímetros. Es evidente que Martí no está descalzo, ni se le pidió que se mantuviera derecho y con la cabeza erguida; pero su físico y sus 40 años, fueron suficientes para evidenciar su estatura aproximada.

El resultado de esta investigación coincide con la estatura del apóstol según el pintor Federico Edelman, quien aseveró, luego de un dibujo a creyón, con el Héroe Nacional de Cuba posando frente a él, que Martí tenía unos 5.5 pies (167cm) y pesaba unas 140 libras (63.6 kg). Durante la autopsia hecha por el doctor Pablo Valencia, en 1895, luego de su caída en Dos Ríos, se describió el cadáver como uno “de estatura regular” todo lo cual confirma esta investigación. Sólo entonces puedo darme cuenta de que aquel hombre contemplativo sobre la escalera, debió ser el imán de los libertadores. A su decir propio “…Los hombres crecen, crecen físicamente, de una manera visible crecen, cuando aprenden algo, cuando entran a poseer algo, y cuando han hecho algún bien…”

Read more here: http://www.elnuevoherald.com/2014/07/27/1808709/fotografia-de-jose-marti-revela.html#storylink=cpy