¿Cómo se va instaurando la Nueva Burguesía en Cuba? Bienes Raices

¿Quiénes compran las casas en Cuba?.

Juan Juan AlmeidaLizandra Díaz Blanco

¿Con precios que ascienden hasta los 500 mil dólares y salarios promedios de 20 dólares mensuales, la gran pregunta es, ¿quiénes compran casas en Cuba?

Los corredores inmobiliarios contactados por Martí Noticias aseguraron que la mayoría de los compradores son cubanos, pero en numerosas ocasiones las casas son financiadas por los familiares que residen en el exterior o extranjeros con los que se han casado y formado una familia en la isla.

Los foráneos que más compran vienen de Rusia y China, asegura Lucía, quien practicó esta actividad el pasado año. Por su parte, Mara, una exitosa agente de bienes raíces, menciona entre sus clientes extranjeros a alemanes, italianos y españoles.

Indecisión: comprar al pueblo o al estado

A finales de la década del 90, el gobierno cubano permitió a los extranjeros la compra de casas, con la condición de hacerlo exclusivamente a las inmobiliarias del Estado.

En el 2003 se congelaron los permisos por un escándalo de corrupción de grandes proporciones, que terminó con un pleito legal en la corte de arbitraje entre una inmobiliaria italiana y el gobierno cubano.

La nueva Ley de la Vivienda dio luz verde nuevamente a estas transacciones.La nueva ley no ha cambiado mucho. Un extranjero puede comprar a una inmobiliaria del Estado. Ahora, si compra, le otorgan una residencia temporal.

“Eso es lo que dice la nueva ley, vamos a ver si se da o no”, comenta Rafaelo, empresario italiano que reside en Cuba hace más de una década.

No obstante, muchos extranjeros que deciden asentarse en Cuba prefieren comprar casa a particulares, y no al Estado como establece la ley.

“Las casas normales son mucho menos caras y mucho más atractivas para un extranjero que las de una inmobiliaria (del estado), que son todas caras y muchas veces mal hechas, con mucho defecto de fabricación”, explica el italiano.

Las agencias inmobiliarias del estado cubano, mantienen precios similares al de zonas londinenses: oscilan entre los 3 500 o 4 000 dólares por metro cuadrado. Monte Barreto S.A., Monte Carlo S.A., Habana S.A., Cimasqu S.A., Cubalse, Lares y Atlantic son algunas de estas agencias, concentradas exclusivamente en la venta, compra y alquiler de casas y apartamentos a clientes foráneos.

Obviamente, ofertas como un inmueble en el Vedado, de 80 o 90 metros cuadrados a 60 mil CUC, incitan a los residentes temporales a estirar la ley, aún a riesgo de quedarse sin nada.

Alianzas y riesgos

La alianza con un ciudadano cubano para usar su nombre en la documentación legal se convierte entonces en un imperativo. A estas viviendas jamás tendrán derecho alguno. Muchas de ellas terminarán en manos de la ex esposa, el ex esposo o el ex amigo cubano.

“La experiencia dice que casi siempre la pasada es mala y no buena, pero siempre hay extranjeros nuevecitos, que no saben. También hay otros que dicen: bueno, yo lo hago, si no pierdo bien, si lo pierdo no importa, no me cambia la vida. Hay muchos que han perdido todo y han tenido que regresar a su país con problemas.”

La nueva Ley de Inversiones Extranjeras, dictada en marzo y vigente desde junio, autoriza la venta o arrendamiento de inmuebles a los inversionistas extranjeros, aunque por el momento se aplica solo a quien tenga conexiones políticas. Los compradores están únicamente amparados por el Tribunal de La Habana, así compren en Songo La Maya.

En semanas pasadas una delegación, presidida por la embajadora de Cuba en Italia, Milagros Karina Soto Agüero, se reunió con cerca de 300 empresarios del país para explicar las bondades de la nueva Ley de Inversión Extranjera. Cuando los participantes preguntaban sobre el tema inmobiliario, los funcionarios cubanos miraban hacia el otro lado y pedían la próxima pregunta.


Juan Juan Almeida

juanjal@yahoo.com

Licenciado en Ciencias Penales. Analista, escritor. Fue premiado en un concurso de cuentos cortos en Argentina. En el año 2009 publica “Memorias de un guerrillero desconocido cubano”, novela testimonio donde satiriza  la decadencia de la élite del poder en Cuba.