La caída de Giordani y el futuro de Venezuela. Heinz Dieterich

La caída de Giordani y el futuro de Venezuela por Heinz Dieterich | Actualidad Venezuela.

“Y el sobreviviente del pasado, el anacrónico Giordani, con toda  la información a su disposición, no alertó al pueblo sobre el pronto naufragio del Titanic bolivariano por el iceberg del capitalismo, de la corrupción y de la ineptitud:  como era su deber político y moral como revolucionario. Hasta que  —ya semi-hundido y con el agua al cuello— se refugió en el bote salvavidas de su renuncia, donde rema ahora solitariamiente como el protagonista de The Life of Pi, rodeado de hienas y tigres”

Reestructuración del Gobierno arrancará en julio e incluirá todos los ministerios

El futuro de Venezuela

Hasta aquí, la historia de Giordani es la biografía de un tragicómico hecho individual, como el que construye magistralmente Ernest Hemingway en  El viejo y el Mar. Lo que importa, sin embargo, es el futuro inmediato de la nación, no de un individuo. Este futuro se perfila de la siguiente manera.

Ante la crisis estructural, Miraflores busca evitar el colapso del sistema económico y político bolivariano mediante un plan de rescate. Es decir, mediante una reestructuración capitalista. La crisis es una stagflation (estanflación: alta inflación, cero crecimiento), que se caracteriza por dos aspectos específicos venezolanos:

1. Sus cadenas causantes son endógenas, sobre todo, la incompetente gestión económica del equipo gubernamental;

2. Nunca ha habido socialismo de ningún tipo en el sistema. La superación de la crisis económica venezolana  es, por lo tanto, una tarea clásica  de los intelectuales colectivos e individuales del capital que se dedican a tales misiones: el FMI, la banca de inversión privada, la OCDE, etcétera.

Se entiende que la troika pretende esconder el hecho, ya en curso, de que el plan de rescate de la economía está en manos del gran capital nacional (Fedecamaras, Polar) y, sobre todo, del capital financiero global. Después de tantos años de mentiras sobre el socialismo, la situación económica y sus factores causantes, la troika no quiere acudir directamente a la Grande Dame  del capitalismo financiero global, Christine Lagarde, sustituto de Dominique Strauss-Kahn en la Dirección del Fondo Monetario Internacional (FMI). Sería demasiado humillante y desestabilizador que los abanderados del socialismo bolivariano y latinoamericano pidieran ayuda a la institución que su fundador pretendía destruir como símbolo par excellence de la tiranía  capitalista mundial.

Sin embargo, gracias a The French Connection (la conexión francesa) todavía no es necesario izar la bandera blanca sobre el Palacio de Miraflores. Se puede ocultar un poco más la capitulación ante el capital financiero que terminará con esos 14 años (que) han transformado copernicamente a Venezuela, como alucinaba el año pasado uno de los intelectuales que más se ha beneficiado de la Revolución Bolivariana: Ignacio Ramonet. Esta conexión francesa data de inicios del gobierno de Chávez, cuando Ramonet  –capitalizando su cargo de Director de Le Monde Diplomatique–  logró colocar en el Palacio de Miraflores a Monsieur Max (Maximilian Sánchez Arveláez), como asesor internacional de Chávez; junto con otros señoritos de la izquierda light de Paris y Londres, vinculados a la fauna global socialdemócrata y altermundista (Attac, Foro de Sao Paulo, Foro Social Mundial, etc.). Max, que en Miraflores pronto cayó bajo las riendas de Marta Harnecker, es actualmente Encargado de Negocios de Venezuela en Estados Unidos, nombrado por eñ Presidente Nicolás Maduro.

A esta nube de asesores “socialistas” franceses se refiere Giordani críticamente en su carta de despedida, sin mencionar él de mayor importancia actual: Matthieu Pigasse, banquero multimillonario, Jefe de la Sovereign Advisory Group and Chief Executive Officer del banco de inversión global, Lazard France at Lazard Ltd.; co-dueño de Le Monde Diplomatique y auto-declarado rebelde contra el establishment burgués (“I am very anti-bourgeois”, le dijo al Financial Times), quién ha asesorado a los gobiernos de Ecuador, Argentina y Grecia en planes macroeconómicos.

Si Pigasse fue recomendado a Miraflores por Ramonet, Rafael Correa, Cristina Fernández de Kirchner, Monsieur Max, su exjefe directo Strauss-Kahn o interposita persona (otro testaferro), es secundario. También es secundario si la Grande Dame, el Presidente imperialista francés Hollande, o el Strauss-Kahn de instintos salvajes están directamente involucrado en el plan de rescate de Venezuela. Lo importante aquí es que la Troika ha perdido el control de la economía y que lo está entregando a escondidas al capitalismo global.

Siendo fiel a la nomenclatura a la que pertenece, Giordani  —en lugar de informar al pueblo sobre las internas de Miraflores que son vitales para que los trabajadores y el pueblo configuren su propio Proyecto de Nación, de Defensa de sus empleos y las conquistas sociales— no revela datos de importancia para superar la crisis de transición actual, desde los intereses populares.

Sin embargo, la situación nacional está radicalizándose rápidamente. Mientras la burguesía intensifica su ofensiva política contra los derechos laborales de los trabajadores, saboreando una vez más su triunfo en la lucha de clases contra la plebe y sabiendo que la Revolución Bolivariana es cosa del pasado, los trabajadores empiezan a desesperarse y radicalizarse ante la ineptitud e inacción del gobierno.

Por ejemplo, después de un revelador análisis sobre la parálisis total del sector automotriz manufacturero y la inercia total del gobierno de Maduro, los sindicatos de ese sector mandan una carta al Presidente (ver carta de la FUTACC), en la cual le advierten que:

“Con la misma convicción y voluntad que hemos defendido la Revolución, saldremos ahora a defender el empleo y el salario, sin temor alguno de lo que puedan tildarnos de patronales o contrarrevolucionarios. De continuar la situación presente, los pronósticos no son muy alentadores para la clase trabajadora automotriz, pues si sigue como va, ocurrirá lo que ocurría en la cuarta república. ¡Que no se repita la historia compañero Presidente!”

Carta abierta al Presidente Nicoás Maduro Moros, Ante la situación que viven los trabajadores automotrices

Esta carta abierta es un pequeño indicio del fin de la hegemonía del proyecto chavista sobre crecientes sectores populares y de la clase trabajadora. Y cuando un gobierno pierde la hegemonía, sólo le quedan las bayonetas para gobernar. Cuando esto suceda, la guarimba de los sifrinos universitarios y de sus jefes terroristas profesionales de Washington, parecerá una brisa de primavera ante el huracán que podría desatarse.

¿Podrá el Congreso del PSUV impedir la tempestad? Esperemos que sí.

Heinz Dieterich