Decreto ley 305 | Las Cooperativas en Cuba. Artículos de la AJC

Decreto ley 305 | Asociación Jurídica Cubana.

v\:* {behavior:url(#default#VML);}
o\:* {behavior:url(#default#VML);}
w\:* {behavior:url(#default#VML);}
.shape {behavior:url(#default#VML);}

Normal
0
false

21

false
false
false

ES-MX
X-NONE
X-NONE

MicrosoftInternetExplorer4

/* Style Definitions */
table.MsoNormalTable
{mso-style-name:”Tabla normal”;
mso-tstyle-rowband-size:0;
mso-tstyle-colband-size:0;
mso-style-noshow:yes;
mso-style-priority:99;
mso-style-qformat:yes;
mso-style-parent:””;
mso-padding-alt:0cm 5.4pt 0cm 5.4pt;
mso-para-margin:0cm;
mso-para-margin-bottom:.0001pt;
line-height:150%;
mso-pagination:widow-orphan;
font-size:11.0pt;
font-family:”Calibri”,”sans-serif”;
mso-ascii-font-family:Calibri;
mso-ascii-theme-font:minor-latin;
mso-fareast-font-family:”Times New Roman”;
mso-fareast-theme-font:minor-fareast;
mso-hansi-font-family:Calibri;
mso-hansi-theme-font:minor-latin;
mso-bidi-font-family:”Times New Roman”;
mso-bidi-theme-font:minor-bidi;}

Sobre las cooperativas

Publicado en 15 de enero de 2014 por ajudicuba

 argelio

Lic. Argelio M. Guerra Aliaga

Según los socialistas utópicos de los siglos XVIII-XIX, promotores todos del Cooperativismo, la solución de los problemas sociales se encontraba en la cooperación entre los individuos, es así que el movimiento cooperativo nace como respuesta a los serios problemas en los inicios de la industrialización en Europa. Ideólogos como Robert Owen, quien se considera el padre del cooperativismo, reformaron el trabajo industrial a favor de los trabajadores y tuvieron una gran influencia en el surgimiento de las primeras experiencias cooperativas en Europa, siendo una de las más prominentes la cooperativa de consumo denominada Los Pioneros de Rochdale, que fue la primera en distribuir entre sus socios los excedentes productivos, y que formó las bases de lo que sería el moderno movimiento cooperativo, asumidos por las contemporáneas cooperativas de todo el mundo. En la actualidad el movimiento cooperativo está representado a escala mundial a través de la Alianza Cooperativa Internacional, ONG adscrita a la Organización de Naciones Unidas ONU. La ACI es una federación de Cooperativas de todo el mundo, fundada en el año 1895, y que desde entonces aglutina y promueve el movimiento cooperativo. Representa a 800 millones de personas de más de 100 países. Cuenta con oficinas regionales en América, Europa, África y Asia. La ACI tiene dos objetivos fundamentales: vincular los distintos movimientos cooperativos de los países con el fin de crear una red económica internacional, y crear un entorno internacional que favorezca la cooperación y evite las disputas y los enfrentamientos económicos. Entre los principios del funcionamiento de las cooperativas, y cuya inobservancia desfigura la naturaleza de estas asociaciones y atenta contra los intereses de los socios se encuentran:

1. Adhesión abierta y voluntaria,

2. Control democrático de los socios o miembros,

3. Participación económica de los socios o miembros,

4. Autonomía e independencia,

5. Educación, entrenamiento e información,

6. Cooperación entre cooperativas y

7. Compromiso con la comunidad.

Ese es el Camino

Publicado en 13 de marzo de 2013 por ajudicuba

Wilfredo Vallín Almeida

Hace unas semanas salió en la Gaceta Oficial de la República el Decreto Ley No.305 de 11 de diciembre de 2012, Ley de las Cooperativas no Agropecuarias.  La ley en cuestión se refiere a la permisibilidad de estas entidades que no tienen que ver con el sector agropecuario y que posibilitaría cooperativas de distintos servicios en el sector privado. Ellas, a no dudarlo, constituirían una novedad en un país que durante 50 años rechazó esta forma de gestión laboral.

El Decreto-Ley en cuestión, aclara el carácter que el mismo tiene al formular:

El presente Decreto-Ley tiene por objeto establecer con carácter experimental las normas que regulan la constitución, funcionamiento y extinción de cooperativas en sectores no agropecuarios de la economía nacional…

Para la Asociación Jurídica Cubana esto resulta de especial interés por cuanto llevamos más de tres años en un debate con el  Ministerio de Justicia intentando algo parecido: ser reconocidos  como ONG independiente.

La vida resulta más pragmática y realista que los artilugios de la ingeniera social cuando pretende diseñar un modelo de funcionamiento de la sociedad,  creado en la cabeza de los que gustan de trazar a priori un devenir social insoslayable,  ignorando a la naturaleza humana.

Un ejemplo de lo anterior es lo que llamaremos, la “institución de los repasadores” que no es otra cosa que el “alquiler” que muchos padres han tenido que hacer de profesores particulares para elevar el nivel de sus hijos fuera del sistema estatal de enseñanza y eliminar así evidentes lagunas en su aprendizaje.

Ahora parece que la actual dirección del país comienza, a concientizar la necesidad de grupos profesionales fuera de la tutela estatal  para resolver los problemas que confrontan la esfera laboral y los servicios a la población.

Si hoy ya es posible una cooperativa no agropecuaria con personalidad jurídica, lo que necesitamos es que, mañana puedan constituirla los constructores, los maestros, los arquitectos, los abogados, los médicos y cuantos, por sus oficios o profesiones y sus posibilidades personales,  se sientan en capacidad de crearlas y fomentarlas.

Y algo muy importante que no debe soslayarse: con regulaciones legales que tiendan a su desarrollo, no a su ahogamiento.

Si de verdad queremos que Cuba pueda algún día volver a valerse por sí misma, sin dependencia foránea, ese es el camino.

Comentarios sobre las sociedades cooperativas

Publicado en 17 de febrero de 2014 por ajudicuba

Lic. Argelio M. Guerra Aliaga

El diseño cooperativo como forma de gestionar y administrar negocios, no es un fenómeno nuevo en Cuba aunque su desaparición hace que las nuevas regulaciones sean tomadas por una gran cantidad de ciudadanos como una novedad. Se tienen referencias de cooperativas durante los años 40 y 50 del pasado siglo, como aquella de transporte que me recordaba un amigo, la Cooperativa de Ómnibus Aliados, COA.

A tenor con los cambios económicos y las desregulaciones del monopolio estatal sobre la economía, el gobierno ha dado luz verde en 2012 a una nueva forma de propiedad colectiva, nacida al amparo del Decreto Ley 305 “De las Cooperativas no agropecuarias”.

A un año de su publicación en la Gaceta Oficial de la República, si bien existen actividades que se han visto motivadas y bien acogidas por los socios para su gestión cooperativa (construcción, placitas y mercados agropecuarios, mantenimiento y reparación de equipos industriales, entre otras), existen otras actividades que se desarrollan de forma cooperada con un gran descontento y desmotivación por los asociados, en este grupo se encuentran básicamente las cooperativas de transporte que funcionan bajo el arrendamiento de bienes del patrimonio estatal, como el caso de vehículos y guaguas.

El movimiento cooperativo nace al calor del fenómeno histórico de la Revolución Industrial en la Inglaterra del siglo XVIII, donde la creciente demanda y consumo, la bonanza económica, y los frutos y valores del pensamiento intelectual ilustrado tales como el apego a las ciencias, el aprecio por el trabajo y el éxito material, orientaron a los primeros inventores y fabricantes de la maquinaria industrial. Se desplegaron las ideas y fuerzas en construcción de carreteras, ferrocarriles y factorías, a la vez que los oficios gremiales tradicionales se fueron extinguiendo dejando el camino libre a las nuevas fábricas.

A la larga, con la introducción de la maquinaria moderna, la industrialización agudizó las divisiones sociales, el excedente de mano de obra y fuerza de trabajo, protestas, huelgas y diversas acciones políticas se desarrollaron de forma paralela al avance de la industrialización.

 

Comentarios al Decreto Ley 305 de las Cooperativas no agropecuarias (III)

Publicado en 30 de abril de 2014 por ajudicuba

 

Lic. Argelio M. Guerra Aliaga

Bajo un elemental concepto pudiéramos definir a la Cooperativa como una asociación autónoma de personas, que se unen de manera voluntaria para formar una organización democrática, y cuya administración debe llevarse a cabo en la forma que acuerden los socios sin intervención de agentes externos.
Como vemos, existen cuatro elementos que deben estar presentes en cualquier forma de asociación cooperativa, la ausencia de, al menos uno de estos elementos, desnaturaliza la esencia de esta forma productiva.
En lo que al D-L 305 se refiere, el artículo 2.1 define que la cooperativa es una organización con fines económicos y sociales, que se constituye voluntariamente sobre la base del aporte de bienes y derechos y se sustenta en el trabajo de sus socios, cuyo objetivo general es la producción de bienes y la prestación de servicios mediante la gestión colectiva, para la satisfacción del interés social y el de los socios.


Nótese en tal definición la ausencia de elementos importantes que deben regir la vida de la cooperativa, pues la existencia de ésta se sustenta en: asociación voluntaria y abierta, control democrático por los asociados, participación económica de los asociados, autonomía e independencia, educación, capacitación e información, cooperación entre cooperativas, preocupación por la comunidad.
Si bien el polémico D-L 305 reconoce en el artículo 17.1 a la Asamblea General de los socios como el órgano superior de dirección de la Cooperativa, el articulo 10.2 manda que tendrán preferencia como socios, incluso como fundadores de la Cooperativa, aquellos trabajadores de unidades empresariales que se decidan administrar en forma de cooperativas, con lo cual se quebranta el principio de Autonomía e Independencia, que dispone que la cooperativa es una organización autónoma, en la cual los socios deciden asociarse de manera voluntaria sin hacerse dependientes y sin responder a intereses externos a la misma.