La ‘neutralidad’ de la Red, excluida del documento de la NETMundial | Sociedad | EL PAÍS

La ‘neutralidad’ de la Red, excluida del documento de la NETMundial | Sociedad | EL PAÍS.

El sagrado concepto ‘neutralidad de la Red’, que el martes aprobó el senado brasileño, dos días después no aparece en el documento final firmado en la NETMundial, el encuentro global sobre la gobernanza en Internet que reunió en Brasil a 800 representantes de 85 países.

El documento condena la llamada “vigilancia masiva” en Internet y también hace un llamamiento a que esta sea perseguida según la legislación internacional, en alusión al escándalo Snowden. Pero no incluyó ni una sola mención a la NSA (Agencia Nacional de Seguridad estadounidense), encargada de espiar a Gobiernos aliados, empresas privadas y ciudadanos anónimos, entre ellos, la propia presidenta brasileña Dilma Rousseff.

La inclusión del concepto de ‘neutralidad’ (que todos los servicios de Internet tengan el mismo acceso y a la misma velocidad, sin preferencias) atrasó varias horas el consenso en torno a la llamada Declaración de Sao Paulo.

El documento, de apenas 10 páginas, es un pálido reflejo de la que para muchos era una cumbre histórica, celebrada en un país —Brasil— que acababa de aprobar la primera Constitución de Internet. En la llamada Ley de Marco Civil, precisamente, la neutralidad era uno de los caballos de batalla del Gobierno brasileño.

Este movimiento se producía justo 24 horas después de que la Comisión Federal de Comunicaciones (FCC), el organismo independiente encargado de la regulación de la web en Estados Unidos, anunciara que revisaría la normativa actual para facilitar que los proveedores de Internet ofrezcan servicios a diferentes velocidades. Las divergencias de opiniones entre Brasilia y Estados Unidos y la Unión Europea impidieron sacar adelante un texto más ambicioso.

En declaraciones a la prensa, Paulo Bernardo, el ministro brasileño de Comunicaciones, admitió estas diferencias y aseguró que confiaba en obtener más adelante el derecho a que todos tengan acceso a los mismos contenidos y con la misma velocidad. “Hay países que no lo quieren. Estados Unidos. Tampoco la Unión Europea”, dijo y se remitió a la reunión que se celebrará en Estambul (Turquía) del Foro Global de Internet (GIF). “Hay diferentes opiniones”, aseguró la vicepresidenta de la Comisión Europea, Neelie Kroes.

Para ciertos especialistas, como Sergio Amadeu, sociólogo que participó en la redacción del Marco Civil, lo que se ha producido es una gran victoria de las grandes empresas de telecomunicaciones (operadoras telefónicas y del cable) sobre las de Internet (Google, Facebook, Twitter…). “Todo esto es un absurdo”, aseguró Amadeu. “Los lobbies de las empresas de telecomunicaciones dominaron y presionaron durante los debates finales y consiguieron debilitar el texto y sacar la palabra neutralidad de la redacción”.

La Unión Europea es partidaria de la neutralidad de Internet, pero en Brasil se quedó sin cumplir sus deseos, pese a que varios de sus países han legislado claramente en favor de ese concepto.

La comisaria de la Agenda Digital, Neelie Kroes, siempre se ha mostrado una “firme defensora” de ella. “Pero entiende que en dos días no es posible consensuar este concepto”, explicó su portavoz. Kroes se alegra, al menos, de que el tema hubiera salido en la cumbre, aunque reconoce que el documento “no es el comunicado firme que algunos querrían”, informa Lucía Abellán

Los representantes de Cuba, India y Rusia (cuyo presidente, Vladímir Putin, acaba de comparar a Internet con un instrumento de la CIA) mostraron su disconformidad con el documento final. “Se ignoraron nuestras aportaciones y lo único que va a pasar es que se va a fomentar la desigualdad entre los países”. Ante la polémica generada, los representantes de Estados Unidos en la cumbre, Michael Daniel y Lawrence Strickling, coordinador de Seguridad Cibernética de la Casa Blanca y secretario adjunto de Comercio, respectivamente, justificaron en la Folha de São Paulo la postura de Washington, asegurando que “neutralidad significa cosas diferentes en lugares diferentes”.

Lo único en claro de la cumbre es que EE UU ha confirmado que renuncia a la prerrogativa de atribución de dominios en Internet a través del ICANN y a una reestructuración de su servicio de información NSA.